Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alix, la prostituta acusada de matar a magnate de Google

Forrest Hayes, de 51 años, fue encontrado muerto en su yate tras sufrir una sobredosis de heroína

Alix Tichelman

Alix Tichelman

Alix Tichelman

Una historia de éxito de Silicon Valley se tornó sórdida esta semana con la detención de una prostituta de lujo que supuestamente dejó morir a un ejecutivo de Google en su yate tras inyectarle un chute mortal de heroí­na y no socorrerle al sufrir una sobredosis.

Forrest Hayes, de 51 años, fue encontrado muerto por el capitán de su yate de 50 pies (15 metros) el Escape, en noviembre pasado. En ese momento, un sencillo obituario lo describió como un amado esposo y padre de cinco hijos al que le gustaba pasar el tiempo con su familia y en su barco.

El miércoles, la historia se volvió muchí­simo más complicada cuando Alix Tichelman, de 26 años y natural de Folsom, se encontró vestida con un carcelario mono rojo, esposada y mascullando mientras se enfrentaba a cargos de homicidio involuntario por su papel en la muerte de Hayes, y a cargos de tráfico de drogas y prostitución. Se encuentra retenida en prisión bajo fianza de 1,5 millones de dólares.

Las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad del yate lo enseñan todo, dijo la policí­a, desde que llegó hasta después del colapso de Hayes. Fue entonces cuando Tichelman recogió su ropa, la heroí­na, las agujas, y pasó por encima de un Hayes agonizante. Apuró un último vaso de vino, bajó una persiana y salió del bote para perderse en el muelle tranquilamente.

El jefe adjunto de policí­a de Santa Cruz Steve Clark declaró el miércoles a The Associated Press que Hayes habí­a contratado a Tichelman con anterioridad y que su cita del 23 de noviembre "fue un encuentro mutuamente consensuado incluida la introducción de la heroí­na."

Clark dijo que al parecer no era la primera vez que ella dejaba abandonado a alguien con problemas sin llamar al 911 o buscar ayuda. Sin entrar en más detalles, dijo que su comisaria está cooperando con la policí­a de un estado diferente en un caso similar.

"Existe un patrón de comportamiento por el que ella nunca busca ayuda cuando alguien está en problemas", añadió.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación