Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se agrava la crisis diplomática entre España y Venezuela

El Gobierno español manda a llamar a consultas a su embajador en Caracas

Se agrava la crisis diplomática entre España y Venezuela

Se agrava la crisis diplomática entre España y Venezuela

Se agrava la crisis diplomática entre España y Venezuela

MADRID. España llamó ayer a consultas a su embajador en Caracas en respuesta a la "escalada de insultos, calumnias y amenazas" del gobernante venezolano, Nicolás Maduro, quien acusó al Gobierno español de "apoyar al terrorismo" en su país.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, calificó de "absolutamente intolerables" las palabras pronunciadas el martes por Maduro, quien también acusó al Gobierno de España de formar parte de una "conjura internacional" para derrocarlo.

A primera hora de ayer, García-Margallo anunció que ha llamado a consultas al embajador de España en Venezuela, Antonio Pérez Hernández, en señal de protesta por las acusaciones de Maduro, quien también acusó al jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, de formar parte de "un grupo de bandidos, de corruptos y de ladrones".

La llamada a consultas del embajador español se produce después de que la Asamblea Nacional de Venezuela declarara, con los votos de la mayoría chavista, persona non grata "para el pueblo venezolano" al expresidente del Gobierno español Felipe González, quien recientemente anunció que se ocuparía de la defensa de opositores encarcelados en este país latinoamericano.

De esos, los más destacados son Leopoldo López, líder del Partido Voluntad Popular, quien se encuentra encarcelado desde hace más de un año por de promover protestas callejeras, mientras que el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, fue detenido en febrero pasado acusado de participar en un intento de golpe de Estado contra Maduro.

La llamada a consultas es una herramienta de protesta diplomática que supone la retirada temporal del embajador durante un periodo de tiempo indeterminado.

"Los calificativos que utilizan las autoridades venezolanas son absolutamente intolerables y teniendo en cuenta el grado de irritación verbal de Maduro he decidido convocar a consultas al embajador en Caracas", anunció a primera hora el ministro.

En opinión de García-Margallo, la "escalada verbal" en Venezuela crece "a medida que aumentan las dificultades por las que atraviesa el pueblo" de ese país.

En un comunicado, el Ministerio de Exteriores manifestó el rechazo a los "insultos" del gobernante venezolano contra España y sus instituciones, contra Rajoy y contra los expresidentes Felipe González y José María Aznar.

Para el Gobierno español, son "particularmente ofensivas" las palabras sobre un supuesto apoyo a actividades terroristas, puesto que España ha sufrido durante muchos años esta lacra, según la nota.

"El Gobierno quiere manifestar que siempre ha apoyado y apoyará al pueblo de Venezuela, con quien nos unen históricos y fraternales lazos, en la solución de sus problemas", destacó el comunicado.

También señaló que el Ejecutivo español "ha deseado mantener las mejores relaciones posibles con el gobierno de Venezuela, dentro de un espíritu constructivo y desde el respeto mutuo hacia las instituciones y la dignidad de las personas que las ocupan".

Desde el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) -la mayor fuerza de la oposición española- el diputado Juan Moscoso ha respaldado la decisión del Gobierno de llamar a consultas al embajador porque los "exabruptos" pronunciados en las últimas semanas por las autoridades venezolanas "merecían una respuesta".

La tensión en las relaciones entre España y Venezuela volvió a subir el 14 de abril, cuando el Congreso de los Diputados pidió -en una proposición no de ley pactada por Partido Popular (en el Gobierno) y PSOE- la liberación "inmediata" de López, Ledezma, y de otros políticos venezolanos.

El embajador venezolano en Madrid, Mario Isea, quien volvió a Madrid a finales de febrero tras ser llamado a consultas, hizo el martes una declaración en reacción por la visita al Congreso de los Diputados de España del opositor venezolano Julio Montoya, al que acusó de corrupto.

Isea fue llamado a consultas por su Gobierno como muestra del malestar después que Rajoy se entrevistara en octubre pasado, en calidad de líder del PP, con Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López.

Mientras, la ministra de Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, escribió en Twitter que Maduro ha dado orden de "tomar las acciones de distinto orden que correspondan" contra España".

Ella acusó a Rajoy de "respaldar los intentos golpistas de la derecha violenta" y reiteró las críticas contra el expresidente José María Aznar, a quien Caracas reprocha que "apoyó el golpe de Estado contra el presidente (Hugo) Chávez". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación