Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aerolíneas de la UE y todas las de EE. UU. anulan vuelos a Israel

La suspensión llega tras el impacto cerca del aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv de un cohete lanzado por el grupo Hamás

Pasajeros hacen cola para y esperan el control de seguridad antes de la salida en el aeropuerto Internacional de Ben Gurión, en Israel. foto edh / REUTERS

Pasajeros hacen cola para y esperan el control de seguridad antes de la salida en el aeropuerto Internacional de Ben Gurión, en Israel. foto edh / REUTERS

Pasajeros hacen cola para y esperan el control de seguridad antes de la salida en el aeropuerto Internacional de Ben Gurión, en Israel. foto edh / REUTERS

WASHINGTON. Las autoridades de EE. UU. prohibieron ayer a las aerolíneas del país volar hacia o desde Tel Aviv por unas 24 horas, después de que un cohete impactara en las inmediaciones del aeropuerto internacional Ben Gurión de esa ciudad israelí.

La Administración Federal de Aviación de EE. UU. (FAA, en inglés) notificó ayer la prohibición que, por el momento, durará 24 horas desde su emisión.

"El aviso fue emitido en respuesta a un ataque con cohete que aterrizó aproximadamente a una milla del aeropuerto internacional Ben Gurión en la mañana del 22 de julio de 2014", apuntó la agencia en su comunicado, apenas unos minutos después de que varias compañías aéreas anunciaran la suspensión de sus conexiones con Tel Aviv.

"La FAA continuará vigilando y evaluando la situación. Nuevas instrucciones serán provistas a las aerolíneas de EE. UU. una vez que las condiciones lo permitan, pero no más tarde de las 24 horas desde que entrara en vigor la notificación", agregó la agencia.

El cohete que provocó las suspensiones aéreas desde EE. UU. y Europa fue lanzado por el movimiento islamista palestino Hamás contra Israel y causó daños considerables en una vivienda.

La aerolínea Delta fue la primera en anunciar su decisión de suspender sus vuelos hacia y desde Tel Aviv "hasta nueva orden" tras verse obligada a desviar a París una de sus aeronaves que tenían como destino esa ciudad israelí.

Delta, que normalmente vuela entre el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy (JFK) de Nueva York y el aeropuerto internacional Ben Gurión en Tel Aviv, explicó que el vuelo Delta 468, un Boeing 747 con 273 pasajeros y 17 tripulantes, fue desviado a la capital francesa tras las informaciones que apuntaban a que un cohete impactó en las cercanías del aeropuerto israelí.

Asimismo, antes de hacerse oficial la prohibición de la FAA, US Airways ya había cancelado el vuelo 796, que había partido de Los Ángeles (EE. UU.) pero fue abortado en su escala en Filadelfia antes de salir hacia Israel.

Por su parte, United Airlines canceló también los vuelos 84 y 90, que iban a partir seguidamente del aeropuerto de Newark (Nueva Jersey) con el mismo destino.

Air Canada se sumó también a la iniciativa estadounidense anunció en su cuenta de Twitter que hará un seguimiento de la situación.

Varias aerolíneas europeas siguieron los pasos de las estadounidenses, cancelando al menos los vuelos previstos para las horas posteriores al impacto, como las alemanas Lufthansa (que incluye GermanWings, Austrian Airlines y Swiss Air) y Air Berlin; la francesa Air France y la holandesa KLM han anulado sus vuelos de manera indefinida. La española Iberia ha detenido sus vuelos.

Un avión de Turkish Airlines que volaba de Estambul a Tel Aviv dio media vuelta ayer por la tarde tras decidir también la aerolínea la suspensión de todas sus operaciones durante 24 horas

El aeropuerto Ben Gurión es el más grande de Israel y concentra el 95 % de los vuelos internacionales del país con el resto del mundo.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pidió ayer al secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que le ayude a revocar esta medida, según informó la agencia Reuters, citando fuentes oficiales israelíes.

El ministro de Transportes, Israel Katz, explicó a las compañías estadounidenses que "el despegue y el aterrizaje en el aeropuerto de Ben Gurion no suponen ningún problema de seguridad ni para los aparatos ni para los pasajeros". "Es un lugar seguro y está completamente protegido. No hay razón alguna para que se deje de volar y se pague el precio del terror", añadió. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación