Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Advierten de los peligros de buscar modelo venezolano

Políticos de Venezuela sostienen que la crisis de ese país podría extenderse a otras naciones

Los políticos venezolanos Abelardo Díaz, Nelson Villavicencio y Lawrence Castro. foto edh /

Los políticos venezolanos Abelardo Díaz, Nelson Villavicencio y Lawrence Castro. foto edh /

Los políticos venezolanos Abelardo Díaz, Nelson Villavicencio y Lawrence Castro. foto edh /

Cualquier proyecto político que busque parecerse al Gobierno venezolano tiene como resultado el engaño y la frustración. Esa es la advertencia que hicieron tres opositores venezolanos que visitaron, ayer, El Salvador para compartir los detalles de la crisis política y social que agita a esa nación desde hace más de dos semanas.

Los políticos de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) Abelardo Díaz, diputado de la Asamblea Nacional, Nelson Villavicencio y Lawrence Castro advirtieron en San Salvador que lo que sucede en Venezuela puede extenderse a cualquier otro país si se instala un régimen con la misma concepción ideológica del chavismo.

"Lo que sí queremos, con mucha responsabilidad, es alertar que todo lo que se parezca al Gobierno venezolano no es positivo, que todo lo que se parezca al guión del régimen venezolano lamentablemente termina siendo más adelante producto del engaño y de la frustración", aseguró el diputado Díaz.

Uno de los motivos de su visita, aseguró, es demostrar la verdad de lo que sucede en el país sudamericano, la cual, aseguró, se ha querido maquillar desde el Gobierno del presidente Nicolás Maduro (leer entrevista aparte).

"Quieren vender al Gobierno del señor Nicolás Maduro como un faro que ha iluminado la revolución de izquierda en el mundo entero, y resulta que hoy esa luz en Venezuela está completamente apagada. Esa luz en Venezuela lo que significa es tiniebla, persecución, encarcelamiento, represión y hoy estamos pidiendo solidaridad del mundo entero", aseveró el opositor venezolano.

De paso, trajo un mensaje específico para El Salvador, de cara a los comicios del 9 de marzo próximo: "Al hermoso y glorioso pueblo de El Salvador queremos decirle que no todo lo que brilla es oro. En Venezuela nos prometieron una revolución bolivariana y nunca nos explicaron qué era, pero que supuestamente iba a ser el mecanismo para que los pobres dejaran de ser pobres", manifestó.

Díaz explicó que uno de los detonantes de la crisis que ha llevado a opositores a realizar protestas de calle ha sido la falta de productos de primera necesidad y de las decisiones del Gobierno en materia económica. "Esto ha sido un detonante para que mucha gente, que ha apoyado el régimen, pues esté defraudada y hoy esté en las calles reclamando un profundo cambio político y social", acotó.

Según Díaz, no es un invento de la oposición la escasez de productos como leche descremada, papel higiénico, desodorantes y otros artículos básicos, además de las trabas para poder comprar dólares a precio oficial, ante lo cual los venezolanos que quieren viajar fuera del país deben acudir al mercado negro.

Por su parte, Castro recomendó a los países del continente que no se dejen llevar por la apatía a la política y que participen en los procesos políticos internos.

"No se pueden seguir perdiendo oportunidades y posibilidades de progreso y desarrollo solamente porque hay decepción y frustraciones creadas por el aparato que genera ataques psicológicos a la sociedad", continuó.

Para el político, lo que suceda hoy en Venezuela puede repercutir en Centroamérica y que la represión, que según dijeron ha dejado presos políticos y más de 16 muertos, debería ser una alerta para esta región.

En tanto, Villavicencio lanza otra recomendación. A su juicio, los países que tienen un robusto sistema de partidos políticos son menos propensos a caer en regímenes autoritarios. "No hay antídoto en el mundo moderno para combatir el caudillismo y los excesos de poder que un sistema sólido de partidos políticos", aseveró.

Por su parte, Villavicencio aclara que el Gobierno chavista se ha encargado de mantener a los pobres de ese país con algún grado de expectativa para superar sus necesidades, pero que ello se realiza a cambio de su libertad.

"¿Tiene sentido hablar de pobreza cuando en perspectiva no hay intenciones de construir una gran clase media en el país, sino mantener altas las expectativas de los pobres? Es decir, el tema no es llevar a los pobres a la clase media, sino mantener una pobreza con expectativas. Estos escenarios son oportunos porque, sobre esas dos grandes hipótesis, democracia y lucha contra la pobreza, el Gobierno venezolano se ha tratado de lavar su cara ante el mundo", acotó.

Uno de los objetivos de gobiernos como el que dirige Nicolás Maduro, aseveró, es generar un desasosiego en la población, creando la idea de que la situación no puede cambiar, aseguró.

"Hay un elemento intangible en este tipo de regímenes que, a veces, no pasa por los medios de comunicación: en último término el propósito de estos regímenes es la construcción de una desesperanza aprehensiva, es decir que los ciudadanos se agoten en la búsqueda de las soluciones", manifestó.

Alba, con poco futuro

Otra de las consideraciones de el diputado Díaz es que el proyecto Alba, que consiste en ayuda venezolana a otros países como El Salvador, tienen poco futuro.

"Le auguro una corta vida porque si todos estos productos provienen de los recursos de Venezuela, que no tiene divisas ni para mantener el consumo nacional, pues mucho menos va a tener para estar subsidiando y poder estar enviando a otros países. La misma realidad económica del país va a llevar a que esto vaya mermando y que tienda a desaparecer", manifestó el legislador.

Para Díaz, si este proyecto se mantiene "sería un gobierno sumamente irresponsable", porque se estaría preocupando "solamente por tener un buen nombre afuera, pero el venezolano seguiría padeciendo el desabastecimiento y la inflación, que es lo que está acabando con nuestro poder adquisitivo", sostuvo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación