Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Advierten en España sobre prolongación de ola de calor

Las temperaturas serán significativamente más altas en buena parte de la península, ya que superarán los 35 grados centígrados y alcanzaron los 40 grados en el sur y el este.

Advierten en España sobre prolongación de ola de calor

Advierten en España sobre prolongación de ola de calor

Advierten en España sobre prolongación de ola de calor

El servicio meteorológico español advirtió a la gente el sábado que se prepare para altas temperaturas en buena parte del país los próximos días, al prolongarse la ola de calor en Europa.

Las temperaturas serán significativamente más altas en buena parte de la península y las islas Baleares, ya que superarán los 35 grados centígrados y alcanzaron los 40 grados en el sur y el este.

El pronóstico dice que habrá algún alivio con lluvias y tormentas eléctricas el 10 y 11 de julio.

Muchos países europeos, como España, Francia y Gran Bretaña, sufrieron temperaturas inusualmente elevadas la semana pasada, aunque la agencia meteorológica de la ONU dijo que el continente está mejor preparado que nunca para evitar que el calor provoque víctimas.

Portugal, al otro lado de la frontera, se preparaba también para incendios forestales luego de un invierno excepcionalmente seco y el junio más cálido y árido de los últimos 12 años. Casi el 54% del territorio continental de Portugal padece una grave sequía.

En Dinamarca, en el norte de Europa, decenas de personas acudieron a las playas cuando las temperaturas superaron los 30 grados.

En el Festival Roskilde, el evento musical más importante de la región nórdica, Ida Kristensen dijo a la televisora TV2 que no iría al concierto del sábado por la noche del ex Beatle Paul McCartney, considerado uno de los más importantes: "El sol ganó", dijo.

Un repentino chubasco iluminado por el sol, el cual estuvo acompañado por un arrocináis, refrescó a las decenas de miles de personas que aguardaban el viernes a que el papa Francisco se presentara en la Plaza de San Pedro en Roma, donde las temperaturas alcanzaron 33 grados.

"Primero el calor y luego un chubasco. El Señor es bueno", dijo un sonriente Francisco a los fieles, muchos de los cuales sostenían paraguas para mantener a raya tanto al sol como a la lluvia. "Incluso el agua es bienvenida, ya que el Señor la hizo".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación