Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Abogado espera abrir puertas a otros inmigrantes

El Tribunal Superior de California otorgó el jueves una licencia de abogado al mexicano Sergio García, de 36 años, en una decisión unánime

García llegó a Estados Unidos cuando era un adolescente para recolectar almendras con su padre, quien era un residente legal permanente.

García llegó a Estados Unidos cuando era un adolescente para recolectar almendras con su padre, quien era un residente legal permanente.

García llegó a Estados Unidos cuando era un adolescente para recolectar almendras con su padre, quien era un residente legal permanente.

Un joven mexicano que ingresó a Estados Unidos sin permiso hace dos décadas dijo que espera que el fallo de un tribunal, de otorgarle una licencia de abogado en Derecho, abrirá las puertas a otros inmigrantes en la misma situación.

El Tribunal Superior de California otorgó el jueves una licencia de abogado a Sergio García, de 36 años, en una decisión unánime.

García, quien asistió a la Facultad de Derecho y aprobó el examen de la barra de abogados del estado mientras trabajaba en una tienda de comestibles y en granjas, puede comenzar a ejercer de inmediato su profesión.

García dijo esperar que la decisión sirva como un "rayo de esperanza" para otros en la misma situación. Él planea ser un abogado especializado en lesiones personales y ejercer en Chico, su ciudad de residencia.

Se trata de la más reciente en una serie de victorias jurídicas y legislativas de personas que están en Estados Unidos sin permiso. Entre otros éxitos hay leyes que les conceden licencias de manejo en algunos estados y la creación de un programa que permite que mucha gente joven evite la deportación.

"Este es un nuevo día brillante en la historia de California y es muy prometedor para el futuro", afirmó en un comunicado la Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles).

La corte apoyó a funcionarios estatales en el caso, enfrentando a la Casa Blanca sobre una ley federal de 1996 que prohíbe a las personas sin permiso de residir en Estados Unidos recibir licencias profesionales de agencias del gobierno o con el uso de dinero público, a menos que legisladores estatales voten lo contrario.

Bill Hing, un profesor de Derecho de la Universidad de San Francisco, dijo que la corte dejó en claro que la única razón por la que concedió la solicitud de García es porque California aprobó recientemente una ley que autoriza específicamente que el estado otorgue licencias de abogado en Derecho a inmigrantes que están aquí sin autorización.

La nueva ley, inspirada por la situación de García, entró en efecto el miércoles.

No está claro cuántas personas calificarían para practicar la abogacía gracias al fallo y si este influiría a otros estados. Es probable que Legislaturas y gobernadores en estados más conservadores, como Alabama y Arizona, sean menos receptivos a la idea.

Sin embargo, algunas preguntas siguen sin ser resueltas, como si García podrá litigar en una corte federal o en otros estados. La ley federal prohíbe a despachos jurídicos contratarlo.

La magistrada Tani Cantil-Sakauye, presidenta del Tribunal Superior de California, quien redactó el fallo, dijo que la nueva ley estatal removió cualquier barrera a la solicitud de licencia de García. Ningún otro estatuto federal "se propone impedir que un estado conceda una licencia para ejercer la carrera de Derecho a un inmigrante indocumentado", escribió Cantil-Sakauye.

García llegó a Estados Unidos cuando era un adolescente para recolectar almendras con su padre, quien era un residente legal permanente. Su padre presentó una solicitud en 1994 buscando una visa de inmigrante para su hijo, que fue aceptada en 1995, pero debido al rezago en el procesamiento de solicitudes de ciudadanos mexicanos, García nunca recibió un número de visa.

Él solicitó la ciudadanía en 1994 y aún está trabajando hacia ese objetivo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación