Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ABC: Maduro e hijas de Chávez gastan $3.4 millones al día

Las partidas más grandes del presidente son en viajes, comida y regalos para sus amistades

Nicolás Maduro junto a las dos hijas del fallecido presidente Hugo Chávez: Rosa Virginia (izq.) y María Gabriela, en abril del año pasado, al anunciar que ganaba la presidencia. foto edh / Archivo

Nicolás Maduro junto a las dos hijas del fallecido presidente Hugo Chávez: Rosa Virginia (izq.) y María Gabriela, en abril del año pasado, al anunciar que ganaba la...

Nicolás Maduro junto a las dos hijas del fallecido presidente Hugo Chávez: Rosa Virginia (izq.) y María Gabriela, en abril del año pasado, al anunciar que ganaba la presidencia. foto edh / Archivo

CARACAS. El presidente Nicolás Maduro y las hijas de Hugo Chávez viven en una burbuja de lujo y despilfarro, que contrasta con la vida de la mayoría de venezolanos: pobres, castigados por la escasez de alimentos y medicinas, en un país paradójicamente rico en petróleo, pero asolado por una crisis económica y financiera que no parece tener fin, publicó, ayer, el periódico español ABC.

De acuerdo al medio, el diputado opositor Carlos Berrisbeitía lleva la cuenta de los gastos presidenciales desde hace 15 años, antes con Chávez, muerto de cáncer el 5 de marzo de 2013, y ahora con el sucesor, que han incrementado un 40 % sus gastos, en lo que va de año.

"Maduro es el único venezolano que no tiene problemas con la inflación porque pide al parlamento créditos para que le ajusten su presupuesto a la tasa de inflación", dice a ABC.

Su investigación muestra que Maduro y las hijas de Chávez (Rosa Virginia y María Gabriela) gastan 2.6 millones de euros diarios ($3.4 millones).

El legislador considera que esa es una cifra "inmoral y obscena", ya que supera con creces el gasto de las monarquías europeas, por ejemplo, la reina Isabel II de Inglaterra, y los presidentes latinoamericanos.

El diputado Berrisbeitía suma los dos gastos presupuestados a cargo del Jefe de Estado: el total de este año del ministerio de la Secretaría del Despacho de la Presidencia (Miraflores) es de 5,892 millones de bolívares ($935.3 millones) y el total de la residencia presidencial (La Casona), de 2,258 millones de bolívares ($357.3 millones), informa el diario español.

Dos presupuestos

ABC explica que la separación de los dos presupuestos se debe a que Maduro vive con su familia en el Fuerte Tiuna y no en la residencia presidencial, donde permanecen todavía María Gabriela y Rosa Virginia Chávez, después de la muerte de su padre hace año y medio, lo que genera doble gasto para la nación por mantener a dos grupos familiares.

Las hijas de Chávez gastan un total de 2,258 millones de bolívares al año ($357.3 millones, a razón de $979,344 diarios) por vivir en "La Casona", sin incluir billetes de avión ni viáticos de viajes, dice la publicación.

Detalla que la mayor partida presupuestada para 2014 incluye electricidad, teléfono, seguridad del personal civil y militar, guardaespaldas, choferes. También el mantenimiento de la sala de bolos, la de baile, piscinas, los cocineros o el cuidado de los vehículos.

Entre tanto, los gastos directos de Maduro en el Palacio de Miraflores suman 77 millones 313 mil 637 bolívares ($12 millones 271 mil 72), sin incluir los $935.3 millones de su despacho de Presidencia, indica ABC.

Las partidas más abultadas son las de viajes: al exterior son 33.2 millones de bolívares y los nacionales, 16.8 millones. En tercer lugar, el mandatario tiene una cartera de 12.4 millones de bolívares llamada "relaciones sociales", para invitar a sus amigos a comer y hacer regalos, detalla el diario.

Además, desglosa que para los gastos telefónicos, Maduro asigna 9.164 millones y 898,000 bolívares para la factura eléctrica. También gasta en lavandería y tintorería 969,680 bolívares; en prendas de vestir, 1.4 millón, en calzado 170,000 y en crema de afeitar y lociones, 753,050 bolívares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación