Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Historias humanas

Doña Rosa vende orquídeas para sobrevivir desde 1958

Con su arduo trabajo y pujanza, esta salvadoreña logró que una de sus hijas se convirtiera en odontóloga y otro hijo un analista en un banco local

Doña Rosa Amaya elabora los adornos con orquídeas en el Parque Bolívar.

Doña Rosa Amaya elabora los adornos con orquídeas en el Parque Bolívar.

Doña Rosa Amaya elabora los adornos con orquídeas en el Parque Bolívar.

Doña Rosa Amaya tiene 80 años y al verla nadie se imagina la historia que ella lleva consigo. Desde 1958 se dedica a la venta de orquídeas en las diversas plazas de la capital San Salvador.

Su duro trajinar no ha sido en vano. Con su esfuerzo y pujanza logró que dos de sus hijos hoy sean personas de bien. La hija mayor es odontóloga y su segundo hijo analista en un banco local.

"Mi hijo una vez se fue a callejear, pero lo castigué duro y ya no lo volvió a hacer. Hoy me agradece que lo haya castigado de esa manera", cuenta doña Rosa.

Esta salvadoreña ejemplar, sostiene que la disciplina por parte de los padres es la que hoy hace falta para que los jóvenes sean de provecho y no caigan en la delincuencia.

Recuerda que fue su madre la que le enseñó a elaborar adornos con orquídeas naturales, las que ahora vende a $1.50 centavos.

"Me recuerdo que teníamos el puesto en el Parque Libertad, luego nos pasamos a la Plaza 14 de Julio, después a la Plaza Gerardo Barrios y al terreno en donde funcionó la Normal de Maestros, frente al Mercado Cuartel", cuenta.

En esta temporada navideña y de fin de año ha colocado su puesto en el Parque Bolívar.

Doña Rosa contó que científicamente ella sabe poco de las orquídeas, pero que un estudiante de Agronomía de la Universidad de El Salvador (UES) le regaló un libro en el que se enteró que El Salvador y Guatemala son los dos países centroamericanos que más tipos de orquídeas producen.

Hoy doña Rosa afirma que sigue con su negocio, pero que la entrada de adornos chinos les ha perjudicado, porque por ejemplo, afirma que elaboraba arbolitos navideños de mezcal, pero que ahora los venden de plástico.

Sin embargo, afirma que mantendrá su pequeños oficios hasta que sus fuerzas ya no le den para más.

1- Estas orquídeas son vendidas de esta forma para ser colocadas en árboles. Cada año dan una hermosa flor.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación