Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ENTREVISTA

"Sentimos que no se termina de decidir el rumbo de El Salvador"

Bolívar destaca el trabajo del vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, pero no ve que otras autoridades del gobierno acompañen sus esfuerzos

El gerente general de Inversiones Bolívar, Diego de Sola, señala que el sector de la construcción camina a paso lento, por lo que aún esperan un impulso de parte del gobierno.

El gerente general de Inversiones Bolívar, Diego de Sola, señala que el sector de la construcción camina a paso lento, por lo que aún esperan un impulso de...

El gerente general de Inversiones Bolívar, Diego de Sola, señala que el sector de la construcción camina a paso lento, por lo que aún esperan un impulso de parte del gobierno.

"Estamos cautelosos", dijo en varias ocasiones Diego de Sola, gerente general de Inversiones Bolívar, durante una entrevista con Expansión, al hablar sobre el clima de inversiones que prevalece en El Salvador. Sin embargo, aplaudió la apertura del vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, con quien la empresa privada ha sostenido varias reuniones para hablar sobre la reactivación del sector construcción y la agilización de trámites, entre otros temas económicos.

No obstante, aseguró que el sector empresarial siente cierta preocupación porque aún no se ve claro el rumbo del país.

¿En términos concretos, cómo observa el clima de inversión en nuestro país, pues se ha visto la llegada de nuevas inversiones, pero también que algunas se van?

Yo siento que hay un potencial (para las inversiones) según lo que escuchamos del vicepresidente, Óscar Ortiz y de la Comisión de Inversiones. Creo que él tiene una línea muy clara, pero no hay un eco en el resto del gabinete, aunque en algunos comenzamos a escucharlo. En realidad, todavía no vemos esa unidad de criterio ni una articulación en la apuesta para impulsar la economía de país, y no solo en el Ejecutivo sino también en la Asamblea Legislativa; es decir, aún estamos esperando un campanazo y una visión clara a la cual todos nos podamos unir.

Estamos con todo el deseo de ser los que contribuyen a las soluciones porque lo que queremos es trabajar por nuestro país, eso es lo que nos interesa.

¿Algún proyecto de ustedes como grupo empresarial ha tenido que esperar, debido al clima de inversión?

Nosotros teníamos un proyecto que se llamaba Magnolias 159, que eran dos torres de apartamentos, justo a la par de Alisios 115 (cerca de la Zona Rosa); de hecho, tenemos una excavación bastante amplia, lo que significa un montón de dinero que tenemos invertido ahí y sí nos interesa mucho ponerlo a trabajar. ¿Qué nos detuvo? Por un lado, cuestiones de mercado, un poquito de incertidumbre, porque aunque Alisios ya se vendió, se tardó más que otros proyecto, pero al final funcionó.

Pero también tuvimos que considerar si salir o no con dos edificios más, debido a que había mucha turbulencia en el ambiente político, y todavía sentimos que no se termina de decidir cuál será el rumbo del país y no vemos acuerdos claros de cómo vamos a salir adelante.

¿Y cómo van las reuniones del sector privado con el Gobierno?

La Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco) se ha estado reuniendo con algunas instancias de gobierno central, y en esas jornadas nos han expresado que para ellos es prioritaria la reactivación económica, y que ven al sector de la construcción como prioritario porque es generador de trabajo. De hecho, nosotros (Inversiones Bolívar) hemos tenido una relación muy estrecha con el vicepresidente Ortiz, pues cuando era alcalde de Santa Tecla emprendimos muchos proyectos, y por eso le estamos tomando la palabra.

Ya que hemos tocado ese punto, ¿me puede comentar cómo va el desempeño del sector construcción?

Hasta el momento está bastante lento. Hay pocos proyectos en ejecución, son contados con los dedos de una mano, pero sí hay un optimismo sobre lo que podría venir ahora que se tendrá el Fomilenio II, aunque todavía estamos un poco cautelosos y seguimos preocupados porque necesitamos señales claras de que hay un interés y un compromiso para potenciar la actividad de la construcción, y eso pasa por agilización de trámites.

¿Y la Ley Especial para la Agilización de Trámites para el Fomento de Proyectos de Construcción es letra muerta?

Yo no diría que es letra muerta, yo diría que la Ley es un buen inicio, pero se le debe dar seguimiento, que de hecho por eso hace poco tuvimos una reunión con el vicepresidente Ortiz y otras autoridades del gabinete, en donde estamos viendo la forma de trabajar juntos para que la Ley se operativice.

Por eso digo que estamos cautelosamente optimistas porque nos urge ver agilidad, porque si no hay agilidad en los trámites será muy difícil levantar el sector.

¿Y cuál es la expectativa con Fomilenio II?

La expectativa es muy positiva. Sentimos que es fundamental para el país porque le da un enfoque prioritario a ciertas zonas, y eso nos da bastante apertura a buscar oportunidades de inversión, pero de momento no tenemos proyectos directamente relacionados.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación