Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REPORTAJE

Santa Tecla vive un “boom” inmobiliario

La ampliación de Plaza Merliot, la construcción de un laboratorio, nuevos centros comerciales y oficinas gubernamentales son parte del portafolio de proyectos que están en construcción en Santa Tecla.

SANTA TECLA

Santa Tecla ha dejado de ser ciudad dormitorio y se ha convertido en sede de un variado portafolio de proyectos inmobiliarios. | Foto por EDH

Un edificio corporativo de ocho niveles se encuentra en pleno proceso de construcción al costado sur del centro comercial Plaza Merliot, propiedad de Inversiones Bolívar.

El nuevo inmueble tendrá seis niveles, cuatro para estacionamientos y dos para oficinas. La apuesta de Bolívar es atender la alta demanda del “mall” que recibe 26 mil visitas diarias.

Marcela Velasco, Gerente de Mercadeo de Plaza Merliot, detalló que los niveles de oficinas tendrán un total de 7,600 metros cuadrados rentables, mientras que en los primeros cuatro niveles habrá alrededor de 830 espacios para parqueo.

“La obra está en curso y proyectamos concluir los primeros cuatro niveles de estacionamiento en el primer trimestre del 2016 y el edificio completo para el tercer trimestre del mismo año”, informó.

La ejecutiva aseguró sin duda el inmueble se convertirá en sede de nuevos empleos en el municipio, y además, refrescará y dinamizará el tráfico del complejo comercial.

La firma inmobiliaria también es la desarrolladora del Complejo Urbano Santa Rosa, cuya segunda etapa está en proceso de construcción, y consta de un total de 652 unidades habitacionales.

El complejo fue complementado con el centro comercial La Skina, el cual inició operaciones hace un año. El inmueble tiene 31 espacios comerciales en un total de unos 2,600 metros cuadrados rentables.

En un futuro, Bolívar construirá edificios de apartamentos de media altura, según informó el grupo en entrevistas previas.

La Skina forma parte de la nueva oferta comercial de Santa Tecla, al igual que Plaza Borbón, que abrió este año sobre la Calle Jabalí y El Bulevar Merliot con una inversión de $1.2 millones. Justo enfrente de este último “mall” ya se observan obras de terracería, en donde según autoridades municipales, una empresa privada construirá otro centro comercial.

Siempre en el rubro comercial, en julio pasado, el Grupo Hasgar inició la construcción del centro comercial Santa Rosa, que entre sus anclas tendrá a Super Selectos.

Al dinamismo que inyectan los recintos comerciales a la ciudad, a la industria de la construcción, y al desarrollo económico del país, se suman otros proyectos como el que ejecuta Laboratorios Vijosa, en la Carretera a Santa Tecla.

Se trata de una “mega” planta que se edifica en un terreno de 9.61 manzanas. La obra forma parte de los planes de expansión de Vijosa, que incluye la renovación total de la maquinaria actual. La planta tendrá siete edificaciones y dará empleo a 1,200 personas.

La primera piedra fue colocada en octubre pasado y se estima finalizarán ese mismo mes de 2016. La inversión total de Vijosa en “mega” planta asciende a $40 millones.

Algunos proyectos gubernamentales también forman parte del “boom” urbanístico que se observa en el municipio, como el Centro Judicial Integrado, un edificio de seis niveles, que tendrá dos de estacionamiento. La obra se ejecuta cerca de la zona conocida como la Gran Manzana, y se espera esté lista en 2016.

A poca distancia de ahí se encuentra el edificio en donde opera el “call center” de Teleperformance El Salvador, que según la alcaldía sigue en proceso de ampliación. El centro de llamadas se estableció en un edificio de tres niveles, con una inversión de 4.3 millones de dólares.

El abanico de proyectos, ejecutados y en proceso, ha propiciado que Santa Tecla se haya convertido en un atractivo para inversionistas locales y extranjeros, así como en un polo de desarrollo económico del país.

“La ciudad siempre ha sido reconocida como una ciudad dormitorio, pero hoy día se ha convertido en un referente de servicios y comercios, en donde habitan 150 mil personas, un 91 por ciento en la zona urbana, y el resto en la rural”, afirmó Roberto D’Aubuisson, alcalde de Santa Tecla.

Sin embargo, está consciente que el crecimiento del valle en donde se asienta la ciudad está limitándose, y por lo mismo, la puesta de cara a futuro son las construcciones verticales o en altura, una tendencia propia de las grandes urbes de Latinoamérica. El primer proyecto bajo este perfil es el complejo urbanístico La Gran Manzana (ver nota secundaria).

La visión de la actual administración es convertir a Santa Tecla en la primera ciudad inteligente y segura del país, de manera que tenga “el sistema de vídeo vigilancia más moderno”, expresó D’Aubuisson.

El sueño del edil es seguir el modelo de Medellín, una ciudad colombiana que décadas atrás era asediada por la delincuencia y hoy día es moderna y segura.

La visión de la comuna, no solo es modernizar la ciudad, sino también dotarle de espacios de estacionamiento, a fin de atender la demanda que surge del mismo crecimiento comercial, industrial y turístico, en especial en la zona de El Paseo El Carmen.

Según el alcalde, la ciudad necesita al menos unas 3,000 soluciones de estacionamientos. La municipalidad ya tiene en etapa de diseño un edificio destinado a parqueos (ver nota secundaria).

El alcalde informó que tanto el proyecto de ciudad inteligente, como el edificio para parqueos, se ejecutarán por medio de asocios públicos-privados, una de las formas en que las inversiones se traducen en un “ganar-ganar”.

La alcaldía hizo proceso de precalificación y afina los detalles del contrato que darán lugar a dos sociedades de economía mixta, una modalidad que seguirá impulsando para atraer inversiones frescas.

Santa Tecla era conocida como ciudad dormitorio, pero hoy se ha convertido en un referente de servicios, comercio y turismo”, dijo Roberto d’Aubuisson, Alcalde de Santa Tecla
Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación