Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Salvadoreños podrán portar sus números fijos y móviles en 2015

La implementación de la Portabilidad Numérica podría convertirse en realidad en el primer semestre del próximo año, con lo cual un usuario podrá trasladar el número de celular o fijo de una compañía a otra de su preferencia.

Todo apunta a que será hasta el primer semestre del próximo año cuando los salvadoreños por fin tendrán la libertad de decidir con qué operador de telefonía quieren tener adscrito su número de celular o fijo.

La Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget) lanzó en noviembre pasado la licitación pública internacional para contratar a una empresa que funcionará como operador de la Portabilidad Numérica.

Las empresas interesadas en participar tienen hasta el próximo 22 de diciembre para retirar las bases de licitación, ya que el 6 de enero 2015 vence el plazo para presentar sus ofertas técnicas y económicas.

Luego de la presentación de las ofertas, la Siget tendrá en sus manos la selección del operador, para luego darlo a conocer.

La portabilidad permitirá a los usuarios cambiar de una empresa de telefonía A a otra B y conservar su mismo número telefónico, ya sea celular o fijo.

Hasta la fecha, si bien es frecuente que los usuarios cambien de un proveedor a otro, al hacerlo se ven obligados a cambiar también su número telefónico, lo cual les genera inconvenientes para mantener comunicación con sus contactos. Se espera que la portabilidad numérica elimine estos inconvenientes.

El director ejecutivo de Tigo para El Salvador, Marcelo Alemán, sostuvo que la portabilidad numérica funciona en varios países del mundo, y añadió que la tendencia es que solo un 2 por ciento de los usuarios opta por este beneficio.

En El Salvador, la portabilidad numérica recibió aval parlamentario en la nueva Ley de Telecomunicaciones que los diputados aprobaron en junio de 2010, cuando la Asamblea Legislativa estableció un plazo de seis meses para su implementación. Este plazo se incumplió.

Cuatro años y medio han pasado y los usuarios siguen sin poder conservar su número telefónico al cambiar de operador.

Dos de los aspectos que han retrasado la aplicación de la portabilidad son, por un lado, la falta de un reglamento y, por otro, la falta de claridad con respecto a quién cubrirá los costos para contratar al operador de este nuevo servicio.

El reglamento de la portabilidad numérica fue publicado en el Diario Oficial del pasado 10 de octubre, luego de que el Presidente Salvador Sánchez Cerén lo sancionara.

La vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Tigo, María Teresa de Rendón, explicó que el reglamento establece los procedimientos de administración y conexión de líneas, entre otros detalles técnicos.

Con respecto a la otra piedra de tropiezo, el costo, personeros de Siget dijeron en mayo de este año que la medida no se ha podido implementar porque el costo oscila entre los 2.5 y los 5 millones de dólares.

"Por ahora es muy difícil determinar los costos, sin saber quién será el operador portable... Por ejemplo, los gastos de adecuación de Tigo no necesariamente van a ser los mismos de otros operadores, ni tampoco del operador portable, que me imagino tienen que ser responsabilidad de la Siget o del gobierno porque es una empresa ajena a nosotros", comentó Alemán.

Lo que sí está claro es que el costo de trasladar un número de una empresa a otra no lo pagará el consumidor, sino la compañía receptora.

Impacto para las compañías

El CEO de Tigo previó que en El Salvador pocos usuarios harán uso de la portabilidad numérica.

Alemán también descarta beneficios económicos o tarifarios para las personas que opten por dicho servicio.

El único beneficio será que los usuarios serán los dueños de sus propios números telefónicos, tanto fijos como móviles.

Las empresas de telefonía tampoco tendrán mayores beneficios, ya que así como pueden recibir nuevos clientes, también pueden sufrir la huida de muchos. Para enfrentar o disminuir el éxodo, las operadoras tienen bajo la manga campañas publicitarias con las cuales esperan conquistar clientes y retener los actuales.

"Las operadoras de telefonía se encargarán de seguir su estrategia comercial y el cliente será quien decidirá en qué operador quiere estar", reiteró Alemán.

No obstante, el ejecutivo no observa que se desate una batalla o una competencia entre operadores, sino más bien el surgimiento de estrategias comerciales en las que cada empresa destacará sus virtudes.

Lo que sí representa una ventaja, según Alemán, es que en nuestro país la portabilidad será universal, lo que quiere decir que aplica tanto para los ocho millones de teléfonos móviles que existen en el mercado, como para el millón de líneas fijas que hay, entre residenciales y empresariales.

"Hoy por hoy, las personas que tienen línea fija en su casa o en su empresa y no estén contentos con el operador que les presta ese servicio, podrán cambiarse", explicó.

El primero país del mundo que aplicó la portabilidad numérica fue Hong Kong, en 1999. Le siguieron Estados Unidos, República Dominicana, Honduras, Panamá, Brasil, Ecuador, Perú, Países Bajos, Irlanda y España.

En El Salvador, se espera que el esquema entre en funcionamiento el próximo año. De hecho, representantes de Siget que visitaron hace cuatro meses la Comisión de Economía de la Asamblea Legislativa dijeron que será en febrero cuando todos los salvadoreños tendrían la portabilidad numérica.

Expansión también pidió entrevista con Claro, Digicel y Telefónica para conocer su posición sobre la portabilidad numérica, pero no fue posible hablar con un representante.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación