Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADOS

Rousseff le roba la receta a su opositor

Durante la campaña electoral, Rousseff atacó al derrotado líder opositor, Aécio Neves, por querer combatir la inflación con el aumento de los intereses, pero, paradójicamente, ésta ha sido la primera medida económica adoptada por el Banco Central tr

Brasil cerró 2013 con una inflación del 5,91 % y la meta en el país es del 4,50 % anual, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite un máximo del 6,50 %.

Brasil cerró 2013 con una inflación del 5,91 % y la meta en el país es del 4,50 % anual, con un margen de tolerancia de dos puntos...

Brasil cerró 2013 con una inflación del 5,91 % y la meta en el país es del 4,50 % anual, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite un máximo del 6,50 %.

SAO PAULO. Tres días después de la reelección de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, el Banco Central anunció ayer el aumento de la tasa oficial de interés para contener la inflación, un gesto que fue interpretado como un guiño del Gobierno para recuperar la debilitada confianza de los inversores.

La decisión del emisor brasileño de elevar un cuarto de punto porcentual la tasa, hasta el 11,25 %, sorprendió al mercado financiero, que reaccionó con ganancias, a diferencia de lo que suele ser habitual tras el aumento de los intereses.

"Parece que el Gobierno está dispuesto a emprender reformas y eso es lo que está animando al mercado. La bolsa tendría que haber caído en la apertura y en cambio ha subido", comentó a Efe el analista jefe de inversiones de la correctora SLW, Pedro Galdi.

A pesar del guiño realizado por Rousseff, la "inseguridad" persistirá en el corro paulista hasta que el Gobierno desvele cuál será el perfil del nuevo ministro de Hacienda, después de que el actual, Guido Mantega, anunciara que dejará el cargo antes de que finalice el año.

"A pesar de la señalización no tenemos el nombre del ministro de Hacienda, no tenemos un programa de Gobierno. Hay mucha inseguridad", comentó el analista.

La consultora UBS, por su parte, celebró la decisión del organismo emisor y consideró que "podría ser el primer escalón del Banco Central para recuperar su credibilidad", cuestionada en los últimos meses por el mercado.

"¿Debería este movimiento ser interpretado como un punto de inflexión hacia una política económica más ortodoxa? Pensamos que todavía es prematuro afirmar eso", precisó UBS en un informe presentado la víspera.

La autoridad monetaria atribuyó el aumento de la tasa de interés a la baja cotización del real experimentada en las últimas semanas, lo que podría contribuir a un aumento de la inflación, debido al encarecimiento de los productos importados.

"El Comité consideró oportuno ajustar las condiciones monetarias de modo que puedan garantizar, a un menor costo, la prevalencia de un escenario más benigno para la inflación en 2015 y 2016", justificó el Comité de Política Monetaria del ente emisor, que cada 45 días se reúne para definir si mantiene o altera los tipos.

Brasil cerró 2013 con una inflación del 5,91 % y, según los especialistas, debe terminar este año muy próxima al límite máximo tolerado por el Gobierno. La meta en el país es del 4,50 % anual, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite un máximo del 6,50 %.

Una receta muy criticada, pero oportuna

Durante la campaña electoral, Rousseff atacó al derrotado líder opositor, Aécio Neves, por querer combatir la inflación con el aumento de los intereses, pero, paradójicamente, ésta ha sido la primera medida económica adoptada por el Banco Central tras su reelección.

Para los analistas, además del combate a la inflación, la presidenta Rousseff deberá realizar una "profunda reforma estructural" para acelerar la economía y mejorar las cuentas públicas, que se encuentran en números rojos.

"Dilma (Rousseff) tiene que anunciar una reforma fiscal muy profunda. Tiene que hacer algo para la industria, porque ha caído mucho. Se espera una reforma estructural", sostuvo Galdi.

Las agencias de calificación de riesgo ya han advertido a Brasil que la nota del país dependerá de las medidas que el Gobierno adopte en los próximos meses.

Standard & Poor's afirmó la víspera que elevará la nota "si el Gobierno adopta políticas más consistentes para fortalecer sus cuentas fiscales o promover una agenda proactiva de reformas para mejorar las perspectivas de crecimiento del país a medio plazo".

Sin embargo, la agencia advirtió que la nota podría ser rebajada "si hay una deterioro agudo de sus indicadores externos y fiscales", así como "una relajación de su compromiso con las políticas económicas pragmáticas".

Standard & Poor's redujo este año la nota soberana de crédito de Brasil desde "BBB" hasta "BBB-", por lo que el país quedó en el último escalón de los países con grado de inversión, es decir considerados seguros para la inversión. EFEBrasil cerró 2013 con una inflación del 5,91 % y la meta en el país es del 4,50 % anual, con un margen de tolerancia de dos puntos porcentuales, lo que permite un máximo del 6,50 %.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación