Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADOS

Rousseff confía en nuevas inversiones para salir de la mala "racha"

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff, aspira a captar más inversiones germanas en su plan de enderezar la maltrecha economía brasileña. La canciller alemana, Ángela Merkel, llega hoy a Brasil para poner en marcha un mecanismo de diálogo polític

Dilma Rousseff

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, Brasil enfrenta una serie turbulencia y el propio Gobierno ha reconocido que la economía se contraerá este año en torno al 1.5 %,... | Foto por Archivo EDH

BRASILIA.  La canciller alemana, Ángela Merkel, llega este miércoles a Brasil para poner en marcha un mecanismo de diálogo político con la presidenta Dilma Rousseff, quien a su vez aspira a captar más inversiones germanas en su plan de enderezar la maltrecha economía brasileña.

Merkel llegará esta noche a Brasilia y será recibida por Rousseff con una "cena de trabajo" en el Palacio de la Alvorada, su residencia oficial, a la que asistirán ministros de ambos países y que tendrá carácter privado.

Las mandatarias tendrán el jueves una nueva reunión en el Palacio presidencial de Planalto, asistirán a la firma de documentos bilaterales y compartirán un almuerzo, tras el cual Merkel regresará a Alemania.

Fuentes oficiales dijeron a Efe que uno de los intereses de la mandataria brasileña es presentar a Merkel y su delegación una serie de planes de inversiones que el Gobierno brasileño ha desarrollado en los últimos meses en su afán de capear la difícil situación de la primera economía de América Latina.

Brasil enfrenta una serie turbulencia y el propio Gobierno ha reconocido que la economía se contraerá este año en torno al 1,5 %, en un escenario de alta inflación y crecimiento del desempleo, que hasta amenazan afectar las mejoras sociales que el país registró en la última década.

La crisis económica y los escándalos de corrupción en la empresa petrolera estatal Petrobras han herido la imagen de Rousseff, cuyo apoyo ha caído a mínimos históricos del 8 %, y han espoleado unas masivas protestas, como las que este domingo llevaron a las calles del país a cerca de un millón de personas que exigieron la destitución de la mandataria.

Una de las apuestas de Rousseff para superar esa situación pasa por una rápida recuperación de la economía, para lo cual el país precisa atraer capitales extranjeros que reanimen la actividad, en momentos en que la inversión estatal ha caído a mínimos.

En ese marco, Rousseff presentará a Merkel planes de inversión que el Gobierno promueve en infraestructura y en el área de energía, con énfasis en las fuentes renovables, en la que Alemania tiene una reconocida experiencia.

Como anticipo de la visita de Merkel, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) anunció este martes que ha obtenido un crédito de 290 millones de dólares de su similar germano KFW, que servirá para financiar obras de movilidad urbana.

También antes de la llegada de la canciller, los ministerios de Medio Ambiente de ambos países firmaron hoy un acuerdo en esa área, mediante el cual Alemania financiará proyectos brasileños por valor de unos 54 millones de euros (59,4 millones de dólares).

El director de la cancillería brasileña para Europa, Oswaldo Biato, ha adelantado que en esta cita "no habrá grandes anuncios", sobre todo en las áreas económica y financiera, pero sí que se sentarán las bases para una mayor cooperación en diversos sectores.

En ese sentido, explicó que los acuerdos que serán firmados por ambos países reflejarán la intención de afianzar la cooperación en las áreas de economía e inversiones, ciencia, tecnología, energía renovable, educación, medioambiente, investigación marítima y puertos, entre otras.

Según Biato, "el hecho de que la visita de Merkel ocurra en este momento" de dificultades para Brasil "demuestra el interés en desarrollar una agenda de largo plazo" y el sentido "estratégico" que tiene la relación entre ambos países.

El diplomático agregó que "los alemanes conocen bien Brasil", ya que muchas de sus empresas operan en el país hace "más de cien años" y por tanto "han visto pasar muchas crisis iguales o peores" que la actual.

También subrayó que Brasil "sigue y seguirá siendo un gran mercado, aunque las cosas estén ahora un poco más difíciles", y destacó las fuertes inversiones que alrededor de 1.600 empresas alemanas tienen en el país, calculadas en unos 30,000 millones de dólares.

El intercambio comercial entre ambos países llegó en 2014 a la suma de 20.470 millones de dólares, con la balanza inclinada en favor de Alemania, que el año pasado exportó productos hacia Brasil por valor de 13,837 millones de dólares.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación