Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADOS

S&P rebaja la perspectiva de la deuda británica

S&P mantiene la máxima calificación para la deuda británica ("AAA"), pero alerta de que la convocatoria del plebiscito, previsto para antes del fin de 2017, hará que la dirección económica del país esté más expuesta a políticas partidistas.

Standard & Poor's advirtió que podría bajar la calificación crediticia a Gran Bretaña en algún momento de los próximos dos años ante la decisión del gobierno de someter a referendo la permanencia del país en la Unión Europea.

Standard & Poor's advirtió que podría bajar la calificación crediticia a Gran Bretaña en algún momento de los próximos dos años ante la decisión del gobierno de someter...

Standard & Poor\'s advirtió que podría bajar la calificación crediticia a Gran Bretaña en algún momento de los próximos dos años ante la decisión del gobierno de someter a referendo la permanencia del país en la Unión Europea.

LONDRES. La agencia de calificación Standard & Poor's (S&P) rebajó de "estable" a "negativa" la perspectiva de la deuda a largo plazo del Reino Unido ante la decisión del Gobierno de celebrar un referéndum sobre la pertenencia del país a la Unión Europea (UE).

S&P mantiene la máxima calificación para la deuda británica ("AAA"), pero alerta de que la convocatoria del plebiscito, previsto para antes del fin de 2017, hará que la dirección económica del país esté "más expuesta a políticas partidistas".

"Una posible salida del Reino Unido de la UE plantea preguntas sobre la financiación" de la deuda, sostuvo en un comunicado la agencia, que subraya los "riesgos" asociados con la convocatoria de la consulta.

"El Reino Unido se beneficia de una economía abierta y flexible, que en nuestra opinión ha prosperado dentro de la UE. Creemos que la pertenencia europea del Reino Unido ha permitido a su economía atraer mayores flujos de capital a bajo coste y trabajadores cualificados", señala la agencia.

Standard & Poor's considera que la decisión del primer ministro, el conservador David Cameron, "está en parte motivada por el deseo de contener la influencia de los euroescépticos del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP)".

El Partido Conservador se comprometió a convocar el plebiscito en la campaña electoral previa a los comicios del 7 de mayo, en los que Cameron obtuvo una mayoría absoluta y el UKIP logró un único escaño en el Parlamento, aunque fue la tercera fuerza en número de votos, con casi cuatro millones de sufragios.

Esta semana, la Cámara de los Comunes dio luz verde al proyecto de ley que permitirá convocar el referéndum, cuyo calendario está sujeto a las negociaciones que Cameron ha abierto con Bruselas para tratar de renegociar la relación del Reino Unido con el resto de la Unión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación