Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La realidad virtual y la realidad del mercado se encuentran en E3

Sony llega a E3 con una posición de liderazgo gracias a las ventas de su consola PlayStation 4, la única de la última generación de estos dispositivos que ha cumplido con las expectativas.

La realidad virtual y la realidad del mercado se encuentran en E3

La realidad virtual y la realidad del mercado se encuentran en E3

La realidad virtual y la realidad del mercado se encuentran en E3

La realidad virtual dejará de ser un proyecto para convertirse en un producto en la edición 2015 de la feria E3, la más importante del sector del videojuego, que se celebra esta semana en Los Ángeles (EEUU) y donde Nintendo, Microsoft y Sony volverán a medir sus fuerzas.

Esa tecnología envolvente de gafas que son pantallas, auriculares y sensores de movimiento, combinación que transporta al usuario a un mundo generado por ordenador, acaparará los titulares de un evento que sirve para cazar tendencias pero en el que lo que cuenta, al fin y al cabo, es el catálogo de juegos por estrenar.

Sony llega a E3 con una posición de liderazgo gracias a las ventas de su consola PlayStation 4, la única de la última generación de estos dispositivos que ha cumplido con las expectativas.

Se han despachado más de 22 millones de unidades de PS4 en apenas año y medio, en torno a 10 millones más que su gran rival, Xbox One (Microsoft).

Ese cómodo colchón permitirá a la empresa nipona sacar pecho en E3 y explayarse con sus próximas novedades como los esperados "No Man's Sky", "Street Fighter V" y quizá sorprender con una secuela de "God of War" o con "The Last Guardian".

"Uncharted 4: A Thief's End", uno de sus títulos que más interés despiertan, estará en la feria pero su estreno previsto inicialmente para 2015 fue retrasado en marzo hasta 2016.

Algunos analistas aventuran que la multinacional japonesa podría reservarse otros cartuchos para el próximo año, en el que se verá el impacto de la realidad virtual en un sector que aún no tiene claro si esto será una cosa más, como las 3D y los sensores Kinect y Sony Move, o supondrá "un cambio de paradigma", como advirtió el director ejecutivo de Oculus VR, Brendan Iribe.

Se da por hecho que el lunes los responsables de esa empresa dedicarán tiempo a Project Morpheus, su sistema de realidad virtual previsto para 2016 y al que se espera ya ver en acción en E3.

Project Morpheus era quizá el argumento con el que Sony confiaba imponerse en E3 en cuestiones de vanguardia tecnológica a Microsoft, que hasta esta semana parecía ir por detrás en ese terreno en el que sus gafas Hololens están más pensadas para la realidad aumentada que la virtual y son más una promesa que un producto acabado.

Microsoft, sin embargo, dio un golpe de efecto el jueves al conocerse su acuerdo con Oculus RV, empresa referente en el floreciente negocio de la realidad virtual.

Esa asociación implicará que todos los equipos de gafas Oculus Rift llegarán al mercado en el primer trimestre de 2016 equipados con un mando de la consola Xbox One, lo que permitirá usar juegos de esa plataforma de Microsoft en el innovador sistema de Oculus.

Todo apunta a que Microsoft ahondará en E3 en las posibilidades que ofrece Oculus Rift para los usuarios de Xbox.

La clave estará en ver si el gigante informático está preparando alguno de sus grandes juegos para la tecnología de realidad virtual.

Hasta ahora, la oferta anunciada por Oculus RV es muy limitada y ajena a las grandes franquicias.

Microsoft ha dicho que los contenidos de Xbox se podrán usar en Oculus Rift, pero el efecto no será realmente de realidad virtual, sino más como jugar en un "cine privado".

En el menú de Xbox One en E3 habrá "Halo 5: Guardians", "Rise of the Tomb Rider" y "Forza 6", entre otros videojuegos.

La presencia de Nintendo en E3, aunque importante en el recinto ferial del Centro de Convenciones de Los Ángeles, ha ido menguando en entidad desde 2012, año en el que estrenó su entonces esperada consola Wii U, la sucesora de su tremendamente exitosa Wii.

Wii U ha sido un fracaso comercial, hasta el punto de que posiblemente terminará siendo la consola menos vendida de la historia de Nintendo, récord que tiene Gamecube.

Nintendo vendió 21 millones de Gamecube en seis años. En los casi tres de vida de Wii U, apenas alcanzó los 10 millones (Xbox One y PlayStation 4 salieron al mercado un año más tarde que Wii U).

Coincidiendo con el desastre de Wii U, Nintendo ha dejado de hacer presentaciones en vivo en E3, como Sony y Microsoft, para hacerlas a través de un vídeo grabado que se distribuye por internet.

La compañía ya anunció que su gran apuesta para Wii U "The Legend of Zelda" no llegará hasta 2016, así que en lo que queda de año sus esperanzas están puestas en que juegos como "Star Fox", de Shigeru Miyamoto, compensen esa ausencia en 2015.

No todo son malas noticias para Nintendo, que ya trabaja en una nueva consola hasta ahora conocida como NX.

Los figuritas coleccionables Amiibo, que se usan para jugar a "Super Smash Bros", han sido un acierto comercial. Ha vendido más de 10,5 millones de unidades, por lo que seguro que en E3 tendrán una presencia notable.

La feria abre oficialmente sus puertas el martes pero mañana, día 15, las grandes compañías desvelan ya su oferta de contenidos

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación