Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADOS

Racha de menor dinamismo nos perseguirá en la mitad del lustro

Las proyecciones de los organismos internacionales apuntan a que la economía salvadoreña se mantendrá estancada en 2014, ya que el PIB podría cerrar con 1.6 %, similar al del año previo

Racha de menor dinamismo nos perseguirá en la mitad del lustro

Racha de menor dinamismo nos perseguirá en la mitad del lustro

Racha de menor dinamismo nos perseguirá en la mitad del lustro

on un crecimiento del 3.9 % para 2014, la región centroamericana marca un patrón de desenvolvimiento económico estable, según un balance elaborad por la Secretaria de Integración Económica Centroamericana (SIECA).

En este panorama de estabilidad, no obstante, El Salvador mostrará un crecimiento económico de 1.6 %, similar al del año previo. Para 2015 a penas llegará a 1.7 %.

De hecho para la economía local, 2014 será un año complicado, pues el país enfrentará eventos políticos importantes, como es el cambio de administración presidencial.

En este contexto, los organismos internacionales han trazado sus líneas para el futuro económico salvadoreño, estimando que lejos de un crecimiento habrá un estancamiento del Producto Interno Bruto de El Salvador.

La apreciación del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) es que el 1.6 % que se espera de crecimiento para El Salvador, refleja un contraste, Honduras, Guatemala y Nicaragua tendrán un mejor desempeño con crecimientos de 2.8 %, 3.4 % y 4 %, respectivamente.

El analista de planificación del BCIE, Pablo Flores, aseguró a finales del año pasado que el principal problema que enfrenta El Salvador está ligado con la baja inversión extranjera directa ($171 millones hasta junio 2013), la poca diversificación de la matriz productiva, el déficit fiscal (4.2 %), y el alto nivel de la deuda pública (55 % al cierre de 2013).

El Fondo Monetario Internacional (FMI) anticipó el año pasado, que las elecciones presidenciales de 2014, y las elecciones parlamentarias un año después, sin duda afectarían la economía del país.

El largo periodo electoral podría reducir el espacio para adoptar políticas fiscales correctivas", indicó el Fondo, insinuando que cualquier medida fiscal debería ejecutarse antes de esos periodos eleccionarios.

En su análisis, los directores del FMI coinciden en que la prioridad a corto plazo debe ser mantener la estabilidad macroeconómica y la confianza de los inversionistas durante el periodo electoral.

El organismo multilateral ha alentado, en varias ocasiones, a las autoridades a mantener estables los salarios públicos, mejorar la focalización de los subsidios, adoptar medidas para disminuir el gasto público y elevar los ingresos tributarios.

Las recomendaciones incluyen el aumento del IVA.

En el mediano plazo, argumentan los directores, la reducción gradual del coeficiente de deuda pública a los niveles anteriores a 2009 hacia el final de la década debería ser el ancla de la estrategia macroeconómica de El Salvador.

Una estrategia de tal magnitud, si es adoptada, lograría un balance entre restaurar el espacio fiscal y mantener a su vez niveles adecuados de gasto en infraestructura y proyectos sociales.

A finales del año pasado, la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) rindió un informe que visualizaba que las economías de la región se anotarían una expansión del 3.2 % en 2014, lo cual está asociado al repunte del 2. 6 % que registró al cierre a 2013. Sin embargo, El Salvador no se ubica entre los países con mejor desempeño.

En este clima, el crecimiento regional estará encabezado por Panamá, con 7 %, seguido por Bolivia (5.5 %), Perú (5.5 %), Nicaragua (5 %), República Dominicana (5 %), Colombia, Haití, Ecuador y Paraguay (los cuatro con 4.5 %).

Se proyecta que Argentina y Brasil crezcan 2.6 %, Chile y Costa Rica 4 %, Guatemala, México y Uruguay 3.5 % y Venezuela 1 %. El Salvador no figura en el listado de los países con mejor desempeño.

A nivel Latinoamericano, el FMI coincide en que el aumento en el consumo mundial impulsará el crecimiento total a un 3 % este año, lo cual tendría que ser aprovechado por la economía local.

Las proyecciones de El Banco Mundial para El Salvador son un tanto más positivas, ya que estiman un crecimiento de alrededor del 2.3%. Para 2015, el organismo multilateral pronostica que el crecimiento del PIB será del 2.6 % y, con suerte, si a la economía le va bien habría un 2.9 % en el 2016.

Las previsiones del BM están en línea con las cifras oficiales proporcionadas por el Banco Central de Reserva (BCR), a mediados de diciembre pasado, la Gerencia de Estudios y Estadísticas Económicas del BCR, señaló que para 2014 se estima crecer a razón del 2.1 %, condicionado esto principalmente a la implementación del Fomilenio II, las Alianzas Público-Privadas y los primeros resultados del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

A pesar de la proyecciones más optimistas, el Banco Mundial refleja en sus estadísticas que El Salvador seguirá siendo el país de Mesoamérica que menor dinamismo productivo tendrá, al menos en la mitad del siguiente lustro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación