Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

AMÉRICA LATINA

Presidenta de Brasil busca calmar a inversores

Rousseff no ofreció medidas concretas pero sí dijo que se mantendrán las finanzas públicas ordenadas y la meta de la inflación

Rousseff aseguró a los inversores que Brasil es un ambiente seguro, reiterando que se cumplirán los contratos y que quienes invierten en el país siempre se les ha tratado bien.

Rousseff aseguró a los inversores que Brasil es un ambiente seguro, reiterando que se cumplirán los contratos y que quienes invierten en el país siempre se les ha...

Rousseff aseguró a los inversores que Brasil es un ambiente seguro, reiterando que se cumplirán los contratos y que quienes invierten en el país siempre se les ha tratado bien.

SUIZA. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, defendió hoy el compromiso de su Gobierno para manejar la decaída economía del país, pero no ofreció medidas concretas para calmar a los inversores.

En lo que sus asesores describieron como un discurso diseñado para recuperar la confianza de los inversores en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, Rousseff reiteró el compromiso de mantener las finanzas públicas ordenadas y la meta de inflación, en medio de las crecientes críticas de los inversores a su gestión.

"Quiero dejar en claro que no seremos débiles en el manejo de la inflación", dijo Rousseff. "Por otra parte, la responsabilidad fiscal es un principio básico de nuestra visión para el desarrollo económico y social".

Los comentarios de Rousseff en su primera visita a Davos se dieron en medio del creciente pesimismo de los inversores sobre el panorama de la economía de Brasil. Una mayoría de analistas espera un crecimiento del 2.0 por ciento en 2014, de acuerdo a una encuesta del banco central.

El principal índice bursátil de Brasil, el Bovespa, ha caído un 20 por ciento en los últimos doce meses, comparado con una baja del 8,6 del índice mexicano IPC y un alza del 22,3 por ciento del S&P 500 de la Bolsa de Nueva York en el mismo lapso.

La mayor parte de los inversores ha culpado de la caída a las preocupaciones sobre los fundamentos económicos, una implementación de políticas errática y una excesiva interferencia del Gobierno en el sector privado.

Rousseff también le aseguró a los inversores que Brasil es un ambiente seguro, reiterando que se cumplirán los contratos y que quienes invierten en el país siempre han sido tratados bien.

La mandataria habló en medio de una caída generalizada de los mercados emergentes, mientras los inversores están muy inquietos por el impacto de un menor crecimiento en China y las decisiones futuras de política monetaria en Estados Unidos.

"La estabilidad de nuestra moneda es un valor central del país", sostuvo la presidenta, quien se espera que busque la reelección este año.

Rousseff no anunció ninguna medida concreta, lo que haría que los inversores sigan dudando respecto a si su gobierno está preparado para realizar alguna de las reformas que los mercados demandan.

Pimco, el mayor gestor de bonos emergentes del mundo, consideró el jueves que el clima para la inversión en Brasil no fue de "Orden y Progreso" en el 2013, en una alusión al lema de la bandera del país más grande de América Latina.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación