Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Pettenati invertiría $20 millones, si baja energía y mejora la estabilidad

Desde que arrancó de cero en 2008, la empresa brasileña ha invertido un total de $70 millones. La incertidumbre política, económica e institucional los hace ver opciones en México

Pettenati Centroamérica estableció su bases en El Salvador desde 2008, con una inversión inicial de $50 millones, según datos de PROESA. Es una de las textileras más representativas en la producción de tejido circular de punto en América Latina.

Francesco Pilenga, su director ejecutivo, comentó a Expansión que la compañía podría crecer 20 % más, e invertir $20 millones, si se mejoran los precios de la energía y la estabilidad política e institucional.

El precio del "megawatt" hora (MWh) casi alcanzó los $200 en el 2013. En el 2007, un año antes de que Pettenati invirtiera en el país, el MWh rondaba los $91, según datos del Consejo Nacional de Energía.

Un estudio realizado por CAMTEX, la gremial que aglutina a la industria textil y de la confección, plantea que para algunos subsectores, como el clúster sintético, la factura energética se vuelve el costo más elevado de su cadena productiva

"Los precios actuales están afectando gravemente su competitividad, a tal grado que existe un serio riesgo de perder estas inversiones innovadoras", reza el documento.

Opciones en otros países

Cuando Expansión le consultó a Pilenga cuál país de la región escogería para invertir, contestó: "Ahora ninguno, en dos años Guatemala, porque tiene mejores políticas de medio corto y largo plazo, y porque en dos años podemos observar y esperar que las buenas políticas de Guatemala den frutos".

También dijo: "la incertidumbre política económica e institucional nos hace mirar hacia México para balancear los riesgos". Según datos oficiales, Pettenati produce 1.6 millones de yardas por mes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación