Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

TRANSPORTE

Panamá nacionalizará servicio de Metrobus

El gobierno de Panamá contratará a una empresa privada para que haga la evaluación que permita definir el desembolso que deberá hacerse para nacionalizar el servicio de Metrobus, de acuerdo con la información oficial.

El Gobierno mantendrá la nómina actual, de unos 2.400 trabajadores según la empresa, y lo que está por definir es si se mantiene el contrato colectivo vigente o se cancela y se firma otro.

El Gobierno mantendrá la nómina actual, de unos 2.400 trabajadores según la empresa, y lo que está por definir es si se mantiene el contrato colectivo vigente o...

El Gobierno mantendrá la nómina actual, de unos 2.400 trabajadores según la empresa, y lo que está por definir es si se mantiene el contrato colectivo vigente o se cancela y se firma otro.

PANAMÁ. El servicio de transporte de la capital panameña Metrobus será nacionalizado mediante un proceso "amigable" con la empresa colombiana Mi Bus, que incluirá mantener intacta la nómina de alrededor de 2.400 empleados, dijo hoy a Efe una fuente oficial.

El Gobierno del presidente panameño, Juan Carlos Varela, anunció el jueves que el país asumirá el control del servicio de Metrobus, en marcha desde 2011 en la capital panameña y duramente criticado por los usuarios, que se quejan constantemente de retrasos, largas filas para abordar una unidad y falta de rutas.

El ministro panameño de Gobierno (Interior), Milton Henríquez, sostuvo hoy viernes una reunión a puerta cerrada con los trabajadores de la empresa de transporte "para explicarles el proceso de transición, que será amigable y largo", dijo a Efe una portavoz de ese despacho.

El Gobierno panameño ha alcanzado "un acuerdo con los directivos" de Mi Bus, aunque aún hay que definir muchos aspectos, entre ellos "cómo el Estado va a adquirir la empresa y cuánto debe pagar" a la firma colombiana como compensación.

Está previsto que el Ejecutivo contrate a una empresa privada para que haga la evaluación que permita definir el desembolso que deberá hacerse para nacionalizar el servicio de Metrobus, de acuerdo con la información oficial.

"No hay nada definido, todo está en evaluación, será un proceso largo de negociación", añadió la portavoz de la Oficina de Información y Relaciones Públicas del Ministerio de Gobierno.

Destacó que lo que sí está claro es que el Gobierno mantendrá la nómina actual, de unos 2.400 trabajadores según la empresa, y lo que está por definir es si se mantiene el contrato colectivo vigente o se cancela y se firma otro.

"No va a haber despidos (...) queremos (el Estado) quedarnos con ellos (los empleados) vamos a asumir lo que hay (en la empresa) incluyendo los trabajadores", aseguró la fuente.

Según los datos disponibles, el Metrobus atiende a unas 700.000 personas en 21 rutas de la capital.

La empresa Mi Bus fue sancionada con multas de varios miles de dólares diarios, en varias ocasiones, por el Gobierno del presidente Ricardo Martinelli (2009-2014) debido a su "pésimo" servicio, como llegó a calificarlo públicamente el entonces mandatario, que incluso habló de rescindir el contrato suscrito en 2010.

Incluso asociaciones de usuarios presentaron el año pasado una demanda por 5 millones de dólares contra Mi Bus y contra la empresa chilena Sonda, responsable de las tarjetas de pago del servicio de Metrobus, debido al "pésimo" manejo del sistema de transporte terrestre que se introdujo en la capital de Panamá en 2011.

La puesta en servicio del Metrobus en 2011 estuvo aparejada con la salida de los históricos buses conocidos como "diablos rojos" y los problemas con el nuevo servicio de transporte generó el fenómeno de los vehículos "piratas" o sin licencia para operar.

Los "piratas" se quejan de que son constantemente penalizados por las autoridades pese a que han resultado ser una respuesta a la crisis de transporte público, según sus promotores

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación