Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

TELEFONÍA

Orange le pisa los talones a Telefónica en su propia casa

El operador francés ha comprado Jazztel por 4.400 millones de dólares para desplazar a Vodafone y convertirse en el segundo mayor de España.

El consejero delegado adjunto y responsable de operaciones en Europa de Orange, Gervais Pellisier, durante la rueda de prensa ofrecida en Madrid, para explicar el acuerdo de compra alcanzado con Jazztel.

El consejero delegado adjunto y responsable de operaciones en Europa de Orange, Gervais Pellisier, durante la rueda de prensa ofrecida en Madrid, para explicar el acuerdo de compra...

El consejero delegado adjunto y responsable de operaciones en Europa de Orange, Gervais Pellisier, durante la rueda de prensa ofrecida en Madrid, para explicar el acuerdo de compra alcanzado con Jazztel.

MADRID. El grupo francés de telecomunicaciones Orange anunció la compra de Jazztel por 3.400 millones de euros (unos 4.400 millones de dólares) con el objetivo de convertirse en el segundo mayor operador del mercado de España y desplazar a Vodafone.

La operación ha sido bien recibida en la bolsa española, donde las acciones de Jazztel ganaron un 6,1 por ciento, y según el acuerdo alcanzado, Orange se hará con el 100 % de las acciones de la española Jazztel al precio 13 euros por cada título en una oferta pública de venta, tras cerrar hoy a 12,78 euros.

El consejero delegado adjunto y responsable de operaciones de Orange en Europa, Gervais Pellisier, destacó en una conferencia de prensa en Madrid que gracias a esta operación la compañía revisa al alza sus expectativas de crecimiento en España, pasando de siete millones a diez millones los hogares que tienen previsto conectar con fibra óptica en 2017.

De acuerdo con sus palabras, las razones por las que compran Jazztel es por el crecimiento que viene registrando en los últimos años y por el rápido despliegue de fibra óptica que está acometiendo, que le permitirá llegar a los 3 millones de hogares conectados este año.

También ha influido en la operación el que la economía española se está recuperando, lo que atrae inversores, y el marco regulatorio del sector, que Pellisier calificó de estable.

Orange espera que esta operación le convierta en el segundo operador de España en banda ancha fija y en uno de los más dinámicos en móvil, lo que le permitiría alcanzar "rápidamente" el segundo puesto también en este negocio.

Con esta compra, Orange busca acelerar su despliegue de fibra óptica, después de que Vodafone se hiciera con la empresa de cable ONO en marzo.

En un principio, este proceso supone que Orange desplazaría del segundo puesto de operadores en España a Vodafone, mientras que Telefónica sigue a la cabeza del sector.

La operación supone también que Jazztel desiste de hacerse con Yoigo, al que también renuncia Orange, según Pellisier, que prevé que la compra de Jazztel no se cerrará hasta 2015 y considera que es un "gran movimiento" al que van a destinar más del 10 % de la capitalización de la operadora francesa.

"Integrar dos compañías llevará un par de añitos y no deberíamos pensar en otros movimientos en dos años, aunque nunca hay que decir nunca jamás", indicó el ejecutivo de Orange.

La plantilla conjunta de Orange España y de Jazztel es de unos 8.500 empleos, de los que podrían ser recortados unos 400, indicó Pellisier, que puntualizó que hay un compromiso de no superar dicha cifra.

Desde el Gobierno español, el ministro de Industria, José Manuel Soria, apostó por que se siga avanzando en un proceso de consolidación del mercado de las telecomunicaciones, ya que terminaría beneficiando al consumidor.

Soria dijo que la operación va en línea con lo que el Gobierno "defiende" para Europa y España, y que es la necesidad de ir hacia menos operadores "pero más fuertes" para poder afrontar las inversiones necesarias en este sector.

En ese sentido, el analista de ATL Capital Ignacio Cantos explicó a Efe que la unión entre Orange y Jazztel puede suponer el pistoletazo de salida al proceso de concentración al que se dirige el mercado europeo de las telecomunicaciones, que podría terminar con cuatro grandes operadores: Deutsche Telekom, Orange, Vodafone y Telefónica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación