Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

POLÍTICA

Nisman, la novela de intriga que envuelve a Cristina Fernández

Un fiscal muerto en circunstancias muy dudosas, pasillos secretos en su despacho, espías, terroristas iraníes y compras de petróleo a Irán rodean la trama del nuevo escándalo en el que se ve envuelta la mandataria argentina.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, arremete con ex director de Inteligencia.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, arremete con ex director de Inteligencia.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, arremete con ex director de Inteligencia.

BUENOS AIRES. La presidenta argentina, Cristina Fernández, dio hoy un vuelco al caso Nisman al afirmar que "no fue suicidio" sino parte de una "operación contra el Gobierno" que incluía utilizar al fiscal para denunciar a la mandataria antes de su muerte.

En una carta publicada en su blog, Fernández señala que al fiscal Alberto Nisman "le plantaron pistas falsas" para denunciar al Poder Ejecutivo.

"Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el Gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la presidenta, a su canciller y al secretario general de La Cámpora de ser encubridores de los iraníes acusados por el atentado terrorista de la AMIA", afirmó Fernández.

"Lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible", acusó.

Las cartas de la Presidenta

El planteamiento constituye un giro radical sobre la tesis inicial de Fernández, ya que si bien en su primera carta, 72 horas antes, puso la palabra suicidio entre interrogantes, después escribió: ¿Qué fue lo que llevó a una persona a tomar la terrible decisión de quitarse la vida?".

La nueva misiva, titulada "Los espías que no eran espías. Los interrogantes que se convierten en certeza. El suicidio (que estoy convencida) no fue suicidio", añade todavía más interrogantes.

Fernández insiste en desmentir los puntos principales de la denuncia presentada por el fiscal especial de la causa AMIA.

"Los presuntos agentes de inteligencia que Nisman identificaba como miembros de una 'SIDE (Secretaría de Inteligencia) paralela' en conexión directa con la presidenta, Ramón Allan Héctor Bogado y Héctor Yrimia, NUNCA habían pertenecido a la Secretaría de Inteligencia, bajo ningún carácter", escribe la jefa de Estado.

Ex director de inteligencia en la mira

Fernández arremete especialmente contra el influyente ex director de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Antonio "Jaime" Stiusso, quien renunció a fines de diciembre pasado.

Según la presidenta, el juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, "se ha referido críticamente a la participación del ingeniero Stiuso, manifestando que en lugar de colaborar, terminó dirigiendo la investigación".

"Personalmente creo que hacía algo más que dirigirla. Los hechos hablan por sí solos", remarcó.

Fernández señala que "si los agentes no son agentes", "si el comercio con Irán crece en vez de aumentar luego del Memorándum", "si además el Gobierno nunca compró petróleo a Irán", "entonces todo es falso".

El día en que Nisman murió, debía presentarse al Congreso para explicar su denuncia contra Fernández iba a comparecer ante una comisión del Congreso argentino para explicar su denuncia contra la Presidenta Fernpandez y para comprobar que el memorándum de entendimiento con Irán, aprobado en 2013, incluía el supuesto encubrimiento de los acusados iraníes a cambio de relaciones comerciales e intercambio de petróleo por granos en el marco de la crisis energética argentina, difundió el periódico ABC.

La Presidenta subraya en sus cartas que la muerte del fiscal "sepulta" el impacto de la denuncia por presunto encubrimiento de terroristas, que fue formulada, insiste, "en el marco internacional por lo sucedido en Francia", en referencia a los recientes atentados yihadistas que causaron la muerte de 17 personas en París.

Al señalar que la muerte de Nisman fue presentada como "aparente suicidio", Fernández recuerda que es "un recurso que ya ha sido utilizado en muchos casos tristemente célebres".

La jefa de Estado pide "que se le otorgue mucha protección al sr. Daniel Ángel Lagomarsino", el colaborador de Nisman y experto en informática que le prestó el arma que le provocó la muerte, considerado también la última persona que vio con vida al fiscal, el pasado sábado.

Dudan de guardaespaldas

En declaraciones al diario Página 12, Lagomarsino recuerda que Nisman le confió que el ex agente Stiusso le había advertido que tuviera cuidado con su custodia, integrada por 10 hombres de la Policía Federal.

El ex jefe de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (SI, antigua SIDE) vuelve a ser blanco de las acusaciones en la misiva presidencial: "¿Por qué se iba a suicidar si no sabía que era falsa la información que estaba en el informe? Estas respuestas seguramente las podrán dar quienes lo convencieron de que tenía en sus manos "la denuncia del siglo" proporcionándole datos falsos".

Tras la carta de Fernández, el Gobierno rechazó profundizar en la denuncia.

Al ser consultado en rueda de prensa, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, se limitó a recordar que "la Justicia está efectuando la investigación correspondiente" y remitió a los periodistas al "mensaje claro y contundente" de la mandataria, mientras que el secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, admitió que las cosas "se están poniendo cada vez más extrañas".

Nisman acusó a Fernández de articular un "plan criminal de impunidad" para los supuestos autores del atentado contra la mutual judía AMIA, que causó 85 muertos en 1994. EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación