Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ECONOMÍA

Nerviosismo en Grecia, sin acuerdo para desembolso

Debe devolver un pago de 1.600 millones de euros al FMI, dinero que no tiene si no logra el desembolso, al menos parcial, de los 7.200 millones del rescate pendientes.

Una sesión en el Parlamento en Atenas, Grecia, sobre las negociaciones del primer ministro griego, Alexis Tsipras, para alcanzar un acuerdo con los socios acreedores.

Una sesión en el Parlamento en Atenas, Grecia, sobre las negociaciones del primer ministro griego, Alexis Tsipras, para alcanzar un acuerdo con los socios acreedores.

Una sesión en el Parlamento en Atenas, Grecia, sobre las negociaciones del primer ministro griego, Alexis Tsipras, para alcanzar un acuerdo con los socios acreedores.

Mientras en Bruselas continúan las negociaciones a todos los niveles para esclarecer el futuro de Grecia, en Atenas se palpa el nerviosismo ante la ausencia de un acuerdo, cuando se acerca el final de la prórroga del rescate y un nuevo desembolso internacional.

El Euro grupo de hoy, el tercero que se celebra en cuatro días, terminó de nuevo sin acuerdo sobre el documento presentado por las tres instituciones, que básicamente recoge las propuestas formuladas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), con algunas concesiones a Grecia.

El Gobierno griego ya había adelantado que sigue defendiendo la propuesta que presentó el lunes, pues fue "reconocida" entonces "como base de los debates" en las negociaciones por las instituciones, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI.

El Gobierno heleno rechazó el último documento porque incluía medidas que considera inaceptables en materias como el mercado laboral, las pensiones o la petición de elevar el IVA de los restaurantes, caterings y hoteles hasta el 23 % a partir del 1 de julio, explicaron a Efe fuentes del Ejecutivo.

Pese a las dificultades en las negociaciones de las últimas horas, tanto el primer ministro, Alexis Tsipras, como el titular de Finanzas, Yanis Varufakis, se mostraron convencidos de que finalmente su país podrá llegar a un acuerdo con los socios.

También los mercados parecen ver próximo un pacto, pues a pesar de que durante toda la jornada apenas hubo avances en las negociaciones de Bruselas, la Bolsa de Atenas cerró con una subida del 0,10 %.

El peor de los escenarios

Este optimismo contrasta con las voces de algunos políticos que hoy ya se preparaban para el peor de los escenarios.

El ministro de Trabajo griego, Panos Skurletis, afirmó que todas las "opciones están abiertas" respecto al resultado de las conversaciones y denunció las últimas acciones de las instituciones como "tácticas dilatorias" fuera de cualquier "ética política".

El líder del partido conservador Nueva Democracia, el ex primer ministro Andonis Samarás, señaló que el futuro europeo del país no es negociable.

"Independientemente de los errores gravísimos de este Gobierno, nuestros socios europeos deben apoyar a los griegos, con solidaridad, porque los griegos han pagado un precio muy alto", afirmó Samarás en un comunicado tras una reunión del Partido Popular Europeo en Bruselas.

Desde el otro extremo político, el secretario general del partido comunista, Dimitris Kutsubas, calificó un posible acuerdo bajo estas condiciones de "guillotina".

En la calle el sentimiento es de preocupación ante la demora de un compromiso.

Yorgos, de 57 años y frutero de profesión, considera que entre un acuerdo muy malo y la ruptura, el Gobierno debe optar por la segunda opción, de lo contrario, considera que la carrera política de Tsipras "habrá terminado".

Una opinión menos radical, pero probablemente más cerca del sentir general, es la que expresa Dimitris, abogado de 31 años, que sostiene que "el corazón insta a optar por la ruptura, pero la lógica pide el acuerdo. Y si la política debe ser lógica, hay que aceptar el acuerdo".

El aplazamiento de una nueva reunión del Eurogrupo (ministros de Economía y Finanzas de la zona euro) al sábado da al traste con el calendario que se había barajado en los medios griegos con vistas a que el acuerdo pudiera ser aprobado por los órganos de Syriza hasta ese día y sometido a votación en el Parlamento heleno el domingo.

De esa forma se podría haber logrado una ratificación en los restantes parlamentos europeos que exigen votación antes del martes, día en que además de vencer la prórroga, Grecia debe devolver un pago de 1.600 millones de euros al FMI, dinero del que no dispone si no logra el desembolso, al menos parcial, de los 7.200 millones del rescate pendientes.

Estaba previsto que mañana mismo se reuniera el comité central de Syriza y el sábado el grupo parlamentario, donde Tsipras se enfrenta a una serie de diputados que habían manifestado grandes reservas incluso al primer borrador de acuerdo presentado el Gobierno griego el pasado lunes, considerado una "buena base" de negociación.

Hasta ahora no ha habido ningún diputado de Syriza que haya retirado rotundamente su apoyo, pero cinco parlamentarios han condicionado su respaldo a que el compromiso incluya una mención al alivio de la deuda.

También el socio de coalición, el partido nacionalista Griegos Independientes, ha reiterado su oposición al aumento del IVA en las islas, una medida que han señalado como una línea roja y que de ser traspasada han amenazado incluso con abandonar el Ejecutivo. EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación