Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ENTREVISTA

McDonald's devora el mercado de hamburguesas en la región

Sin importar la crisis que vive la región, McDonald's Mesoamérica impulsa un agresivo plan de expansión. En los próximos cinco años espera llegar a tener unos 200 restaurantes en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

McDonald's Mesoamérica impulsa un agresivo plan de expansión

En los próximos cinco años espera llegar a tener unos 200 restaurantes en Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Desde hace nueve años, cuando McDonald’s Mesoamérica, se embarcó en el reto de expandirse en la región centroamericana, el crecimiento no ha parado.  Alvaro Cofiño, presidente de la marca para esta región, lanza una mirada al pasado, y asegura que los años han sido de franco crecimiento y ahora se enfoca hacia  el futuro.

Hoy día, la franquicia cuenta con 81 restaurantes en su mercado  principal, Guatemala. En 2006, una vez que había consolidado el mercado guatemalteco, decidió saltar a Nicaragua y Honduras, en donde posee 11 y 6 restaurantes, respectivamente. Fue hasta 2009 cuando ingresó al mercado salvadoreño y actualmente tiene 14 locales.  En Costa Rica, la marca es operada por la compañía Arcos Dorados, la  cual opera el resto de Latinoamérica, incluyendo México. 

La empresa nació en Guatemala en 1974,  cuando su padre, José María Cofiño, compró la franquicia.  En 1983 Alvaro Cofiño inició su trayectoria en McDonald’s, y comparte con Expansión sus proyecciones.

¿Cuál es la apuesta de crecimiento en Centroamérica?

La idea es poder abrir un total de ocho a diez restaurantes por año en los mercados en donde operamos. Según el plan maestro de inversiones esperamos llegar a los 200 restaurantes de aquí al año 2020. Hoy día tenemos 121 y esperamos cerrar el año con 125.

¿Cuál es la inversión anual? El año pasado usted dijo que invertirían $20 millones.

La inversión no se maneja públicamente. Pero esos 20 millones de dólares los invertimos en 2014, con prioridad en Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Honduras. Yo visualizo una cifra similar para cada año, pero no puedo brindar esos detalles.

¿Y en El Salvador, cuál es el crecimiento proyectado?

Si todo va bien, a finales de este año estaríamos abriendo un restaurante más en Santa Ana. Actualmente tenemos uno adentro del centro comercial Metrocentro, pero el nuevo estaría afuera, en una zona estratégica.   Con el segundo McDonald’s  Santa Ana estaríamos completando los 15 en este país. La idea es abrir entre tres a cuatro restaurantes por año en los siguientes cinco años, es decir, unos 20.

¿Y cómo observa el clima de negocios en la región, sobre ahora con todo lo que está viviendo Guatemala.

El clima de negocios, en general, no sólo en Guatemala, sino en los cuatro países en donde operamos, hay mucha inestabilidad, pero a la vez eso crea una oportunidad de negocios. Sabemos que en estos meses la situación estará complicada en Guatemala, pero una vez sean las elecciones y asuma el nuevo presidente, el clima se volverá a estabilizar.

¿En El Salvador, cómo ve el panorama?

El Salvador está enfrentando una situación con excesiva violencia, pero estamos seguros que el gobierno está trabajando. Esperamos que vengan mejores épocas. Nosotros lo vemos como una montaña rusa, de sube y baja, hay épocas buenas, y épocas no tan buenas.  Lo importante es el porcentaje de población joven que hay en la región, eso es lo que permite las oportunidades de crecimiento, no los gobiernos, que son transitorios.

¿Y en Honduras cómo ve la situación?

En Honduras las cosas están más complicadas que en el resto de Centroamérica, pues desde el golpe de Estado de hace cuatro años, la economía no se ha logrado recuperar, porque además ha habido bastante bloqueo de la comunidad internacional, hasta hace poco  están abriendo nuevamente los préstamos. Espero que ya en 2016 se pueda comenzar a ver cambios importantes en la economía de Honduras porque los prestamos están comenzando a entrar.  Por eso es el cuarto en nuestras prioridades y este año no estamos abriendo ningún restaurante. Y el próximo año estamos visualizando abrir únicamente uno.

¿Cómo impactan a McDonald’s Mesoamérica estas crisis políticas y económicas?

Pues nos impactan (en ventas) porque cuando hay más violencia, cuando hay muchas manifestaciones, las personas prefieren quedarse en su casa. Pero una vez todo pasa, la gente vuelve a salir.

¿Y cuáles son los retos que tiene El Salvador?

Uno de los retos es la superación de la desaceleración económica que tuvo en el último año y medio, el país debe trabajar para que la economía vuelva a crecer, y creo que lo hará en el futuro cercano. Otro reto importante, y no sólo para El Salvador, es la integración de los mercados centroamericanos para que verdaderamente funcionemos como un mercado único. Pero este país también tiene ventajas, por ejemplo, tener una moneda dolarizada, muy establece, a diferencia de los otros tres países en donde dependemos de medidas gubernamentales para el tipo de cambio.

Usted dice que cree en la juventud, ¿cómo los apoya?

En el Grupo McDonald’s Mesoamérica trabajan cerca de seis mil empleados, lo cual es un motivo de orgullo que somos uno de los principales generadores del primer empleo para los jóvenes, porque es una empresa en donde se necesita de mucha energía y dinamismo. El 60% de nuestros empleados son menores de 23 años. Para nosotros es importante la generación de trabajo y la educación, y damos oportunidades de estudio para  que terminen el bachillerato o comiencen la universidad a través del programa de Desarrollo para Colaboradores .

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación