Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REVISTA EXPANSIÓN

El mar podría darnos más electricidad de bajo costo

La Geo ha realizado un estudio, según el cual, las olas del país poseen una energía potencia anual de 60 MW/hora. La empresa El Salvador Sostenible está interesada en producirla.

Los convertidores de energía de las olas, inventados por la empresa israelita Eco Wave Power, socio de El Salvador Sostenible.

Los convertidores de energía de las olas, inventados por la empresa israelita Eco Wave Power, socio de El Salvador Sostenible.

Los convertidores de energía de las olas, inventados por la empresa israelita Eco Wave Power, socio de El Salvador Sostenible.

El Salvador podría convertirse en uno de los pioneros en Centroamérica en producir electricidad a base de golpe de olas. Para la empresa El Salvador Sostenible, un holding que representa operaciones en tecnologías en energía renovables y eficiencia energética, entre otros rubros, en asocio con compañías internacionales, el país tiene un alto potencial para producir electricidad por la vía maremotriz.

El holding ha firmado un acuerdo comercial con Eco Wave Power, para la generación eléctrica a través de las olas del mar, con alcance hacia el mercado centroamericano.

El potencial maremotriz a nivel mundial es de 2,000 GW, lo cual indica que se puede producir dos veces la que ya se obtiene por otras fuentes, comparó Óscar Gómez, director de El Salvador Sostenible.

Su socio en este negocio, la israelita Eco Wave Power, diseña, fabrica y opera los convertidores de energía de las olas, llamados "EWP".

El convertidor de energía de las olas es una tecnología de bajo costo, tanto en materiales como en mantenimiento, que produce electricidad con olas altas y bajas, según esta compañía.

Para Gómez, la tecnología desarrollada por la empresa israelita podría ser una opción técnica económica viable, y una fuente importante a explotar, en El Salvador y en el resto de Centroamérica.

Planteó que el potencial de generación en el país, con esta tecnología es alto, y se han detectado 20 puntos claves identificados en la costa salvadoreña, capaces de generar entre 0.5 MW, 1 MW y 5 MW.

"Siendo conservadores, el potencial puede andar muy fácil entre 30 MW a 100 MW, muy similar a la potencia de 96 MW licitada hace poco", comparó.

Incluso, agregó, con el Fomilenio II se presenta una gran oportunidad de inversión, para hoteles y clusters de negocios turísticos que serían más competitivos si parte de los fondos que se destinen sean para generar este tipo de energía.

Parte de los sectores beneficiados, además de mejorar la matriz energética del país, serían los ligados a la industria marina, cooperativas de pesca, muelles, puertos, escuelas, alcaldías, empresas logísticas que requieren energía limpia y a bajo costo, señaló.

Para desarrollar esta tecnología, el holding y su socio buscarán una planta piloto o muelle para instalar los equipos, formar personal en el manejo de los mismos y trabajar con inversionistas interesados en generar electricidad a base de olas de mar.

No descartan asociarse a generadoras que ya operan en el país y tampoco a instituciones estatales involucradas en la producción eléctrica, para inyectarla a la red nacional de distribución.

Estudios de generadoras

La Geo y El Salvador Sostenible son dos de las empresas que están interesadas en abastecer la demanda de energía nacional por medio de este recurso marino, el cual se considera en el mundo uno de los menos costosos.

La Unidad de Energías Renovables de La Geo ha comenzado estudios de investigación en la playa Mizata del departamento de La Libertad, para medir la altura, velocidad, temperatura, dirección, variación de las mareas y el flujo de la energía contenida en las olas.

Los datos recolectados por la compañía facilitaron un modelo numérico preliminar del oleaje con un simulador "SWAN", cuyos resultados han indicado que las olas poseen una energía potencia anual de 60 MW/hora.

Según el estudio de La Geo, publicado en su portal digital, la energía maremotriz puede aprovecharse en el país de diferentes formas, ya sea por los niveles de marea, por la energía océano térmica, las corrientes y el oleaje costero.

Expansión gestionó una entrevista con el ingeniero Tomás Campos, para profundizar en las proyecciones de la compañía, pero no fue posible obtener una versión.

Según el Consejo Nacional de Energía, (CNE), la generación térmica y geotérmica en 2014 ha sido mayor que la producida en 2013, para abastecer la demanda del país.

La generación térmica creció de 42 % a 53 % de un año a otro, y la geotérmica creció de 22.2 % a 24.6 %.

La hidroeléctrica bajó más de la mitad, de 31.3 a 16.7 %. La generada a base de biomasa sigue en 0 %, mientras las importaciones subieron de 4.5 % a 5.6 %. (Ver gráficas).

Para el 2018, la matriz de generación eléctrica, según cálculos del CNE, se concentrará en un 34 % en la de gas natural; 26 % en la hidro; 20 % geotérmica; 15 % petróleo; 2 % biomasa; 2 % solar y 1 % eólica.

En Chile, se estima que el potencial teórico bruto que poseen sus costas es de 240 GW, según un estudio realizado por Baird & Associates S.A.

Cada año, el estudio encontró que Chile podría generar 100 MW por la actividad del oleaje que registra, el cual es lo suficientemente intensa como para producir energía en toda la costa del Pacífico.

Se considera que la energía undimotriz podría ser competitiva en términos comerciales, una vez instalada por los países que están dispuestos a aprovechar su salida a los océanos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación