Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

CENTROAMÉRICA

Los“fast food” van y vienen en Costa Rica

Mientras Burger King y Wendy’s no supieron aprovechar el mercado costarricense, Popeyes y KFC hacen de las suyas con el pollo frito.

RESTAURANTES COSTA RICA

El año pasado, la cadena de restaurantes de comida rápida cerró sus 29 locales en Costa Rica por decisión unilateral de la casa matriz en Estados Unidos. Otros... | Foto por elsalv

SAN JOSÉ. El año pasado, Burger King y Wendy’s decidieron cerrar sus operaciones en Costa Rica. Los establecimienos permanecieron cerrados durante algún tiempo, hasta que otras marcas de comida rápida decidieron aprovechar la opoertunidad.

Según La República.Net, las franquicias que no duraron en apropiarse de las instalaciones, son: KFC, Taco Bell, Carl’s Jr. y Popeyes .

La publicación revela que en el caso de KFC, en mayo próximo abrirá un local en Nicoya, en el mismo establecimiento donde Burger King tenía su punto.

“Es una ubicación ideal para cualquier compañía, tiene la afluencia de personas, es un restaurante ‘stand-alone’ de los que más atesoraba Burger King”, añadió Isidro Perera, gerente general de KFC.

Para la remodelación, compra y apertura del punto en Nicoya, la empresa invirtió más de $1 millón, además, empleará unas 35 personas.

KFC tiene interés en otros tres puntos donde Burger King tenía presencia, ubicados fuera de la Gran Área Metropolitana (GAM).

Por su parte, Popeyes, franquicia especializada en pollo frito, abrió en julio anterior un local ubicado en Santo Domingo de Heredia, en un establecimiento que era de Burger King, el cual cerró en febrero de 2015, alegando poca rentabilidad.

La cadena invirtió $400 mil en las tareas de remodelación, informó Virya Navarro, gerente de Mercadeo de Popeyes.

Popeyes está interesado en otros cuatro locales que Burger King dejó en el país, tres dentro de la capital.

Popeyes además aprovechó la salida de Pollo Tropical, que del mismo modo fue manejado por los mismos dueños de Burger King en 2012, al abrir en la primera semana de enero en Escazú, donde se ubicaba la cadena que también vendía pollo.

Burger King dejó 29 restaurantes, de los cuales, cerca de unos 14 puntos son los que están en proceso de alquiler o venta.

En cuanto a Wendy’s, que era manejado por Corporación Raventós, mantenía diez locales en el país, tres de los cuales fueron alquilados a Carl’s Jr., entre éstos: Multiplaza Curridabat, Multiplaza Escazú y el que estaba en Lindora, Santa Ana. Los tres puntos fueron abiertos en noviembre anterior.

Taco Bell, por su parte, aprovechó los locales de Wendy’s en Alajuela y Heredia, según Javier Gallegos, uno de los integrantes del Grupo Raventós.

La ubicación de los locales es uno de los puntos a favor para las cadenas de restaurantes, puesto que son difíciles de adquirir y ya tenían un mercado al que atender.

“Esos puntos son muy buenos, ya fueron estudiados y si se construyeron ahí es que de verdad surtieron efecto, sin embargo, siempre realizamos estudios de mercado para medir la rentabilidad de un punto”, añadió Navarro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación