Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

TENDENCIAS

Los millonarios prefieren vivir en España

Con un millón de dólares, pueden adquirir 133 metros cuadrados en Madrid, mientras en Londres sólo pueden comprar 20 con esa misma cantidad, 50 en París y 68 en Roma.

Esta residencia, en Mallorca, con un costo de 2.6 millones de euros, consta de 480 metros cuadrados.

Esta residencia, en Mallorca, con un costo de 2.6 millones de euros, consta de 480 metros cuadrados.

Esta residencia, en Mallorca, con un costo de 2.6 millones de euros, consta de 480 metros cuadrados.

Los millonarios que poseen fortunas de más de 30 millones de dólares son el "target" que en estos momentos busca las ciudades de Madrid y Barcelona para invertir en bienes y raíces.

Según un estudio de Capital Markets, citado por el periódico español expansión.com, los proyectos inmobiliarios de lujo tienen un precio más atractivo para estos consumidores, que los que ellos pudieran encontrar en otros mercados europeos.

Con un millón de dólares, un afortunado de estos vuelos puede adquirir 133 metros cuadrados en Madrid o Barcelona, una ganga que no encontraría en Londres, donde por la misma cantidad sólo podría comprar 20 metros cuadrados, unos 50 en París y 68 en Roma.

En temporadas de apogeo inmobiliario, el metro cuadrado alcanza los 15,436 dólares por metro cuadrado en las áreas residenciales de lujo de Barcelona y Madrid. Los principales compradores proceden de Brasil, Colombia, México y Venezuela, según otros estudios de la compañía.

El año pasado, los precios "prime" en estas zonas subieron 5%, mientras la tendencia en Europa bajó. No obstante, Londres se mantiene como el destino preferido de los millonarios, después de Nueva York y Hong Kong.

Londres lidera un año más la lista con 4,364 fortunas residentes, seguida de Tokio, con 3,575 millonarios, y Nueva York, con 3,008, según el estudio citado.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación