Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADO LABORAL

Los jefes obligan al "hoesik" en Corea

En las exitosas compañías automotrices y de tecnología, si el jefe decide que hay "hoesik" al final de la noche, es obligación asistir, aun si es lunes.

Corea del Sur es el segundo país del mundo con más horas laborales anuales trabajadas (2.163), después de México ( 2.237), según la OCDE. foto EFE.

Corea del Sur es el segundo país del mundo con más horas laborales anuales trabajadas (2.163), después de México ( 2.237), según la OCDE. foto EFE.

Corea del Sur es el segundo país del mundo con más horas laborales anuales trabajadas (2.163), después de México ( 2.237), según la OCDE. foto EFE.

SEÚL. Los horarios interminables, vacaciones escasas y borracheras obligadas con el jefe son parte de la extrema cultura laboral de Corea del Sur, lo que supone toda una pesadilla para los extranjeros que trabajan en empresas del país.

"Tengo miedo de pedir mis vacaciones, porque el jefe las puede rechazar o incluso montarme un escándalo", comenta a Efe un ingeniero español de 34 años que trabaja para una filial del Grupo Samsung, el mayor conglomerado empresarial de Corea del Sur.

Al igual que sus compañeros surcoreanos, este español, que no quiso ser identificado, tiene 15 días anuales de vacaciones por contrato, pero "aquí está muy mal visto tomárselos todos porque das la imagen de ser un vago, y hay algunos que llegan a cogerse solo tres en todo el año para no quedar mal", asegura.

Conciliar la vida laboral y la privada es la mayor dificultad para el 36,9 por ciento de los extranjeros en Corea del Sur, incluso mayor que el idioma con el 30,7 por ciento, mientras en tercer lugar se sitúa la cultura corporativa, con un 24,6 por ciento, según un reciente informe del Instituto de Investigación de Hyundai.

Los extranjeros que viven en Corea del Sur suman más de un millón. De ellos, apenas un 2,5 por ciento -unos 25.000- son trabajadores foráneos cualificados empleados en las grandes empresas surcoreanas de sectores como la tecnología y el motor.

La encuesta de Hyundai especifica que muchos de estos últimos se consideran víctimas de "la estricta cultura laboral", además de "las excesivas horas de trabajo y la estructura jerárquica que hace muy difícil expresar opiniones".

En pleno siglo XXI esta cultura todavía está presente. "Si no se va el jefe, tú no te puedes ir de la oficina aunque sean las ocho de la tarde", comenta a Efe otro ingeniero, en este caso un mexicano de 32 años que trabaja para una de las grandes constructoras.

Mala educación decir que no

Otro quebradero de cabeza para algunos -aunque fuente de diversión para otros- es lo que se conoce en Corea del Sur como "hoesik", una cena improvisada después del trabajo que suele acabar en borrachera colectiva por la ingesta masiva de chupitos de "soju", un licor de unos 20 grados.

"Ya sea lunes, martes o viernes, si el jefe decide que esa noche hay hoesik, tienes que cancelar todos los planes e ir con el resto del equipo, no hay excusa que valga", asegura el ingeniero español en Samsung. Además, los compañeros se sirven alcohol recíprocamente y es una falta de educación decir que no. "Por eso hay que estar muy atento a dónde sentarse en la mesa, ya que si te sientas junto a alguien muy bebedor, la borrachera está asegurada aunque no quieras", explicó. _ EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación