Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

TENDENCIAS

Ha llegado la hora de la economía colaborativa

Amsterdam se convirtió en la primera ciudad europea en implementar negocios para compartir intereses.

En Amsterdam, las personas tienen aplicaciones con las cuales pueden detectar servicios o productos que pueden intercambiar con otros ciudadanos. Muchos negocios han surgido con esta modalidad.

En Amsterdam, las personas tienen aplicaciones con las cuales pueden detectar servicios o productos que pueden intercambiar con otros ciudadanos. Muchos negocios han surgido con esta modalidad. | Foto por EFE

En Amsterdam, las personas tienen aplicaciones con las cuales pueden detectar servicios o productos que pueden intercambiar con otros ciudadanos. Muchos negocios han surgido con esta modalidad.

ROTTERDAM (HOLANDA). La economía colaborativa es un concepto cada vez más de moda en todo el mundo y ahora Amsterdam ha sido nombrado la primera ciudad colaborativa de Europa después de que numerosas iniciativas, colectivos y empresas pusieran de manifiesto el interés por este nuevo fenómeno económico.

Se trata de una modalidad motivada por la crisis financiera mundial, mayor preocupación por los problemas ambientales y la sostenibilidad, el desarrollo de internet y las redes sociales o la revalorización de conceptos como comunidad o colaboración,  explicó el cofundador de la iniciativa social SharingNL, Harmen van Sprang.

SharingNL ha sido la plataforma encargada de impulsar la cultura del compartir en la capital holandesa, una iniciativa promovida por el propio gobierno municipal.

La tendencia implica a sectores muy diferentes, desde alojamiento, turismo, transporte o educación, y que representa cada vez más una oportunidad tanto para empresas como consumidores.

De hecho, han surgido empresas tan diversas como “Peerby”, una aplicación donde vecinos intercambian objetos prestados; “Konnektid”, que pone en contacto a ciudadanos que quieren enseñar con los que quieren aprender; “Rewear”, una plataforma de alquiler de prendas y accesorios de diseño, o “Floow2”, un mercado de intercambio de equipos comerciales, entre muchos otras.

La economía y el consumo colaborativo es un fenómeno mundial creciente que promueve el compartir en lugar de poseer e incrementa el valor de la experiencia frente al de la posesión de bienes, según sus partidarios.

En Amsterdam, al igual que en otras ciudades como Seúl, Barcelona o Bristol (Reino Unido), el movimiento se está desarrollando fuerte.

Con el reto de adaptar el sistema económico tradicional al nuevo panorama global, SharingNL empezó redactando en 2013 un plan sobre cómo desarrollar un sistema de economía colaborativa en la ciudad y hoy trabajan en un libro, organizan numerosas actividades y encuentros y asesoran a compañías y empresas emergentes para familiarizarse con este nuevo sistema. _EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación