Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REPORTAJE

EE. UU. lidera producción de combustibles en el mundo

Latinoamérica importa el triple de gasolina y diésel de Estados Unidos. El istmo centroamericano cuadruplicó sus importaciones en 2014.

EE. UU. lidera producción de combustibles en el mundo

EE. UU. lidera producción de combustibles en el mundo

EE. UU. lidera producción de combustibles en el mundo

stados Unidos se ha convertido en el mayor productor de combustibles líquidos del mundo, desplazando a Rusia al generar 15.7 millones de barriles diarios, casi dos millones más que los rusos, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El auge del hidrocarburo de esquisto ha marcado el liderazgo estadounidense y una de las caídas más significativas de los precios del petróleo a nivel internacional desde mediados de 2014 y ahora el galón, que se cotizaba en franjas superiores a los $100 por barril en la última década, roza los $50 en el mercado de referencia de Texas, y $56 en el Brent de los europeos.

La semana pasada, el Departamento de Energía de Estados Unidos notificó que las reservas de petróleo del país ascendieron a 471.4 millones de barriles, el nivel más alto para esta época del año, desde la década de 1930.

Las refinerías estadounidenses produjeron una media de 15.7 millones de barriles diarios, es decir, 198,000 barriles diarios de media más que la semana anterior. También en gasolina registró incrementos: 9.7 millones de barriles al día y 4.9 millones de barriles diarios de productos destilados, según las cifras oficiales.

Las importaciones de crudo alcanzaron un promedio diario de 7.3 millones de barriles la semana pasada, unos 44,000 barriles menos que la semana precedente, con lo que la media diaria de las últimas cuatro semanas se mantuvo en los 7.3 millones de barriles, un 0.1 % por debajo de la media del mismo periodo del año anterior, según la agencia EFE.

Efectos en América Latina

Lisa Viscidi, Directora del Programa de Energía, Cambio Climático e Industrias Extractivas del Diálogo Interamericano, ha publicado un estudio según el cual, ante los excedentes de crudo, Estados Unidos se ha convertido en el principal proveedor de derivados del petróleo para Latinoamérica.

En el referido estudio, titulado "Acortando la brecha: Los efectos del auge energético estadounidense sobre el mercado de la refinación en América Latina", la experta señala que la dependencia del continente es mayor a medida que crecen la demanda y el déficit en capacidad de refinado en la región.

La producción estadounidense ha aumentado 75 % , pese a que no cuenta con nuevas refinerías desde hace 40 años.

Sin embargo, las mejoras en infraestructura de las refinerías existentes elevaron la capacidad total del país de 16.9 millones de barriles diarios en 2004 a 17.9 millones en 2014. Las refinerías, agrega el estudio, están repletas de petróleo y operan con el 100 % de su capacidad, ya que la producción nacional de crudo subió de unos 5.5 millones de barriles al día, en 2010, a 8.7 millones en 2014, con el consecuente aumento del 300 % en las exportaciones, entre 2004 y 2014. (Ver gráfica de consumo y refinado)

La competitividad de las refinerías estadounidenses deja en desventaja a mercados emergentes con menor capacidad de refinado, entre ellos América Latina. Aunque los precios lleguen a estabilizarse, visualiza la experta, a largo plazo, Estados Unidos seguirá siendo un proveedor importante para la región.

Ejemplifica que según proyecciones de la Administración de Información Energética de los Estados Unidos, la exportación de derivados del petróleo pasará de unos 2.8 millones de barriles diarios en 2014, a cerca de 3.7 millones hacia el año 2040.

Las exportaciones totales a la región crecieron en un 400 % en el lapso de 10 años, y han alcanzado 1.9 millones de barriles diarios en 2014. También ha aumentado la dependencia general sobre productos suministrados por Estados Unidos, los que en términos de volumen constituyeron cerca de tres cuartas partes de las importaciones hechas por la región en 2013, señala Lisa Viscidi.

La falta de capacidad de refinado y la mayor demanda interna han dejado a Centroamérica altamente dependiente de Estados Unidos, su principal proveedor de derivados, señaló. La región compra la mayoría de lo que consume, lo que explica que entre 2004 y 2014 las exportaciones estadounidenses se hayan cuadruplicado hasta alcanzar la cifra de 345,000 barriles al día.

Los envíos de gasolina a Latinoamérica se han prácticamente triplicado en los últimos diez años. México, comparó, se mantiene como el principal destino al captar más del 90 % del total, entre 2000-2008. En el caso de Costa Rica, Guatemala y Panamá, la expansión del parque automotor de 2008 a la fecha ha elevado las importaciones de gasolina en más del 500 %. En el horizonte medio, Brasil, Ecuador y Venezuela se perfilan como los próximos grandes clientes de Estados Unidos al enfrentar cada vez mayor demanda de combustibles. E

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación