Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADOS

Liberación del franco suizo, un "tsunami" en mercados

La eliminación del control de cambio entre el franco y el euro provocó un tsunami en los mercados de divisas, más allá de sus fronteras, el alza de la moneda helvética y a la baja al euro

En 2011, en plena crisis financiera mundial, mucha fortunas veían el franco suizo como una inversión segura y empezaron a comprarlo masivamente, provocando su sobrevaluación. Los exportadores suizos se enfrentaron a una situación complicada, lo que llevó al Banco Nacional de Suiza (BNS) a instaurar un control de cambio fijo.

Hace dos semanas, los papeles se revirtieron, cuando el BNS decidió abandonar su política de mantener un tipo de cambio máximo, que estaba estipulado en 1.20 unidades por euro, desde ese año.

Tras varios días bajo una fluctuación libre, el franco ha vivido una fuerte apreciación respecto a las principales divisas. Por eso la misma institución monetaria asegura que está lista para intervenir en el mercado de divisas y depreciar el franco respecto al euro, según una publicación de El Economista de España.

Y es que tras la decisión, el franco se ha venido apreciando frente al euro que pasó de los 1.20 francos por euro a rebasar incluso la paridad, se llegó incluso a los 0.99 francos por euro.

Ahora el franco suizo es libre o fluctúa de acuerdo al mercado de divisas. La medida provocó, en los primeros dos días, subidas del CHF del 15 al 25 por ciento respecto a otras divisas.

Pese a que el mercado de divisas mueve más de 5 billones de dólares al día, según la publicación de dicho periódico, el impacto de la decisión del BNS ha sido muy intenso.

Un impacto en cadena

La decisión está causando estragos en algunas industrias, compañías del sector financiero, exportadores y hasta en inversionistas. Todos temen pérdidas millonarias.

El jueves pasado, por ejemplo, el franco suizo siguió, subiendo, alcanzando un 15% más frente al euro y el dólar en una jornada infarto, una subida que fue calificada como inoportuna a las puertas del Salón Internacional de alta relojería, que se inauguró recientemente en Ginebra.

El CEO de la reconocida marca de relojes Swatch sentenció lo siguiente: "La decisión es un tsunami, me faltan palabras".

Ese día, en el mundo de las divisas el BNS provocó una tormenta financiera al desvincular la cotización del franco de la del euro.

La firma estadounidense de intermediación financiera FXCM anunció que no cumple las reglas macroprudenciales, tras asumir pérdidas de sus clientes por 225 millones de dólares, mientras que la empresa británica de inversión en Bolsa, Alpari UK, le ha ido peor y se ha declarado en suspensión de pagos.

La fábrica de chocolates Lindt & Sprungli también mostró preocupación cuando sus acciones cayeron hasta 8 % en la bolsa de valores suiza.

Kathleen Brooks, directora de Investigación de Forex.com, recomendó en tono de broma almacenar una reserva de chocolates Lindt.

Asimismo, el mercado de valores fue sorprendido por la medida del BNS, que había mantenido su política de defensa de un tipo de cambio mínimo durante tres años y cuatro meses.

De hecho, según una publicación de CNN en español, las proyecciones de crecimiento económico de Suiza están siendo recortadas a medida que a los economistas les preocupa que un franco más elevado afecte a los exportadores y genere una deflación.

El banco suizo UBS predice que la economía suiza será de un 0.5% en 2015, frente a una proyección previa de 1.8 %. La expectativa para 2016 también se redujo a 1.1 % desde 1.7 %.

Para Jean Pierre Danthine, vicepresidente del Banco Nacional de Suiza, la renuncia a la fijación del tipo de cambio supone en endurecimiento de la política monetaria. "Aceptamos esto, pero sólo hasta cierto punto. Ahora estamos preparados para intervenir en el mercado de divisas", apuntó.

El dirigente de la institución monetaria asegura que el banco central no sólo está observando el tipo de cambio con el euro, también está analizando el dólar y la fuerte apreciación que ha sufrido el franco respecto al "billete verde", según El Economista.

Danthine cree que, por ejemplo, el sistema de Singapur puede ser su nuevo modelo, pues el pequeño país asiático mantiene su divisa en una banda de fluctuación relativamente amplia respecto a las divisas de sus principales pares comerciales.

"Teóricamente, el balance de un banco central puede crecer de forma indefinida; sin embargo nos hubiéramos visto obligados a crear más francos sobrepasando lo que creemos que es una cantidad responsable", sentenció Danthine.

Para algunos expertos, anclar el franco suizo al euro implica la obligación de copiar la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE). Para otros, la decisión del BNS se anticipa al previsible anuncio de un amplio programa de inyección de liquidez por parte del BCE, que no desea ni necesita para Suiza. Se estiman cifras billonarias e incluye compras de Bonos soberanos.

El Economista de España/CNN en Español/Expansión.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación