Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las cabañas de recreo en Berlín, viven edad de oro

Hacerse con una cabaña se está complicando cada vez más. En los lugares de mayor demanda, en Berlín, lleva hasta seis años.

Hace un lustro el número de Lauben (cabañas) se acercaba a los 77,000, en la actualidad se sitúa en los 73,400.

Hace un lustro el número de Lauben (cabañas) se acercaba a los 77,000, en la actualidad se sitúa en los 73,400.

Hace un lustro el número de Lauben (cabañas) se acercaba a los 77,000, en la actualidad se sitúa en los 73,400.

BERLÍN. Hasta seis años esperan algunos berlineses para hacerse con una de las 73,000 cabañas de recreo con jardín de la capital alemana, una especie de segunda vivienda "low cost" que vive una nueva edad de oro de la mano de familias jóvenes y ecologistas pese a la creciente presión urbanística.

La casa, de una planta, tienen 24 metros cuadrados con los exteriores de madera pintada en rojo oscuro, ventanas discretas y un tejado coquetamente ladeado y está rodeada por un jardín con un par de frutales, un seto bien recortado y un pequeño huerto al fondo con tomateras.

La estampa no está sacada de un remoto pueblo alemán, sino del céntrico barrio de Charlottenburg de Berlín, y no es una excepción: el 4 % del territorio de la capital, equivalente a más de 3,000 campos de fútbol, está ocupado por los denominados "Lauben" (cenador) o "Kleingarten" (pequeño jardín).

"Se está convirtiendo en una moda tener una cabaña. La demanda es cada vez más fuerte en los últimos años", reconoce a Efe Stefan Grundei, gerente de la Asociación de Amigos de los Jardines (BDG), un grupo con un millón de miembros en toda Alemania a través de sus veinte federaciones.

"La mayoría de los nuevos usuarios son gente joven con hijos que no quieren renunciar a las comodidades de la ciudad y a la vez buscan disfrutar de la naturaleza", explica.—EFE.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación