Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ANÁLISIS

Las Acciones son más atractivas que los bonos de alto riesgo

Las Acciones son más atractivas que los bonos de alto riesgo

Las Acciones son más atractivas que los bonos de alto riesgo

Las Acciones son más atractivas que los bonos de alto riesgo

En las últimas semanas, los mercados financieros han entrado en una temporada turbulenta. Las razones principales son las tensiones entre Rusia y Ucrania, la incertidumbres sobre la política monetaria en EE. UU., la guerra civil en Iraq, la reestructuración de Banco Espíritu Santo en Portugal y datos macroeconómicos decepcionantes en la Unión Europea. Estos eventos remontan a los inversionistas sobre los riesgos que tienen ciertas inversiones, sobre todo las acciones y bonos de alto rendimiento ("high yield").

De ahora en adelante, será aún más importante controlar estos riesgos en una manera profesional, a través de una buena diversificación y no salir de su perfil de riesgo. Sobre todo, será importante no olvidar el riesgo oculto en las carteras de bonos.

Los activos de riesgo han corregido

Después de retornos muy atractivos en el primer semestre, los activos de riesgo, tales como acciones, materias primas y bonos de alto rendimiento, han entrado en una fase de corrección. El Euro Stoxx 50 (índice principal de acciones europeas), por ejemplo, corrigió 9%, lo cual significa que el retorno total desde el principio del año ahora está negativo (- 3 %).

En EE. UU. la corrección fue mucho más moderada, el S&P 500 corrigió 4 % entre el 24 de julio y el 7 de agosto y ha rebotado un poco desde entonces. Esto demuestra que el mercado estadounidense es más robusto en tiempos de nerviosismo. Pero al mismo tiempo, su potencial está limitado por la valoración elevada.

Lo que preocupa más en EE. UU. fue la liquidación de los bonos "high yield" en julio, lo cual causó una caída del índice de más de 3%. Y adicionalmente, el diferencial de los rendimientos entre "high yield" y el tesoro (es decir, la prima extra que los inversionistas demandan por el riesgo) subió de 3.6 % a 4.4 % en solo un mes.

Los bonos siguen siendo bastante vulnerables, sobre todo tomando en cuenta que las tasas de interés van a empezar a subir en el 2015. Los últimos datos económicos en EE. UU. (sobre todo indicadores líderes) demuestran que probablemente el mercado esté demasiado relajado en términos de este riesgo. De hecho, es probable que una vez que las tensiones geopolíticas comienzan a desvanecerse, los mercados se enfoquen mucho más en la política monetaria de EE. UU.

Ucrania permanece en los titulares

Es probable que en las próximas semanas las tensiones geopolíticas permanezcan en el foco de atención, con el riesgo más grande siendo la situación en Ucrania. El desarrollo reciente ha aumentado la posibilidad de una intervención militar de Rusia y no se puede descartar la posibilidad de sanciones mutuas más fuertes entre Rusia y el Occidente.

Actualmente, es difícil prever la estrategia del presidente de Rusia Vladimir Putin para ganar influencia en el este de Ucrania, pero lo más probable es que las incertidumbres persistan al menos hasta las elecciones legislativas en Octubre. A pesar de que el impacto económico real se limita, este debe seguir pesando sobre la confianza de los consumidores y la confianza empresarial en Europa.

La recuperación europea se ha detenido

Esta situación pone en peligro la frágil recuperación de la economía europea. De hecho, la economía europea decepcionó en el segundo trimestre de 2014 con cero crecimiento. Sobre todo, la caída de 0.2 % del PIB en Alemania, lo que ocasiona algún dolor de cabeza para los inversionistas. Y si vemos la caída de indicadores de varias encuestas y el riesgo de una escalada del conflicto en Ucrania, no es muy probable que la economía acelere mucho en el tercer trimestre.

Esto implica que probablemente el Banco Central Europeo va a tener que implementar una política monetaria más expansiva para debilitar el EUR, combatir los temores deflacionistas y estimular el crecimiento.

Por el momento, es probable que las acciones europeas se mantengan vulnerables, al menos a corto plazo. Sin embargo, la vista a largo plazo sigue positiva, sobre todo por la valoración atractiva y un EUR más débil, lo cual debería beneficiar a los exportadores.

Asia es el punto brillante

Mientras hay una corrección en acciones europeas y los activos en EE. UU. están menos interesantes dada su alta valoración, los mercados asiáticos están atrayendo más interés de nuevo. Sobre todo, China ha sorprendido positivamente últimamente.

El gobierno chino ha implementado mas medidas para estimular la economía y es probable que el crecimiento se mantenga por encima de 7.5% en este año. Por lo cual, los índices más importantes de acciones en China han subido alrededor de 20% desde marzo con una fuerte subida en julio, lo cual es un contraste con las caídas en los mercados occidentales. A pesar de esta subida, China sigue siendo uno de los mercados más baratos en la renta.

Tomando en cuenta la dinámica en la economía, es probable que esta recuperación dure un poco más en las próximas semanas o meses. Sin embargo, los inversionistas no deben olvidar los desafíos estructurales que China va a tener que confrontar. La transformación de una economía que depende de exportación e inversiones en infraestructura a una economía mas ligada al consumo interno va a desacelerar el crecimiento en los próximos años.

Aparte de china, los mercados de renta variable de India (reformas económicas) y Japón (enorme estímulo monetario y nuevas reformas) se ven actualmente interesantes.

Conclusión

Estamos en un mundo en el cual las inversiones en activos seguros dan muy poco rendimiento. Esto ha empujado a muchos inversionistas a tomar más riesgo de crédito, más riesgo de duración y a incrementar la exposición en renta variable.

La reciente corrección en acciones europeas y bonos "high yield" nos recuerda que hay que evitar una concentración elevada en temas específicos, diversificar bien los portafolios, monitorear activamente los riesgos y no pasar el presupuesto de riesgo personal. Sin embargo, para los inversionistas que quieran y puedan mantener una cierta exposición a activos de alto riesgo, es recomendable empezar a subir la exposición a acciones, empezando con Asia. Pero también las acciones europeas empiezan a ofrecer valor, aunque la actual corrección bien pueda continuar un poco más.

Los inversionistas conservadores deberían preocuparse más por el riesgo oculto en las carteras de bonos. Sobre todo, los bonos de larga duración o calificaciones de crédito por debajo de grado de inversión son vulnerables.

Es buen momento para subir la calidad de la cartera de bonos, aunque esto signifique sacrificar rendimiento por un tiempo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación