Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Kimberly Clark planea derrotar a Google y Sas en ranking mundial

Sas Institute, Google y Net App anteceden a Kimberly Clark en el ranking de las mejores empresas para trabajar en el mundo. Para 2013, una de las ambiciones es desplazarlas.

Kimberly Clark planea derrotar a Google y Sas en ranking mundial

Kimberly Clark planea derrotar a Google y Sas en ranking mundial

Kimberly Clark planea derrotar a Google y Sas en ranking mundial

El año pasado, Kimberly Clark fue derrotada por Sas Institute, Google y Net App en el ranking de las mejores multinacionales para trabajar en el mundo, del Instituto Great Place To Work (GPTW), en el cual obtuvo el cuarto puesto.

Ha quedado muy cerca de la primera posición, pero no fue posible superar las mejores prácticas laborales que tuvieron sus rivales delanteros en este ranking. Por ejemplo, Sas Institute, uno de los principales fabricantes de software en Estados Unidos, fue reconocida como la mejor multinacional para trabajar a nivel mundial, debido a que su CEO Jim Goodnight, invita a sus empleados a desayunar cada mes, para compartir información o tratar inquietudes, sin importar su tipo. No hay guiones para dirigir la conversación, todo es confianza.

Google quedó en el segundo puesto del GPTW global y se le reconoció por su original práctica de formar líderes para las operaciones mundiales de la compañía, mediante el programa "CareerGuru" que permite a los empleados de todos los niveles participar en el mismo, desde las fases "EngAdvisors "y "Senior", para luego salir versados en ingeniería y diferentes especialidades del rubro.

NetApp, propietaria del tercer puesto del GPTW global, dedicada a desarrollar soluciones innovadoras de almacenamiento y gestión de datos en el mercado estadounidense y mundial, fue reconocida por su proyecto de capacitación llamado "Toast", con el cual, cada líder de equipo forma a sus colaboradores en áreas como la gestión de negocios, metas y la cultura de valores.

Mientras, Kimberly Clark asoma para este 2013 en cuarta posición entre las grandes del globo terráqueo, después de ostentar el noveno puesto en las mediciones del GPTW global del 2011. Fue su proceso de acogida el que la llevó muy cerca del primer puesto para este año.

En la sede de Kimberly Clark Colombia, el recibimiento comienza antes de que los nuevos empleados atraviesen la puerta principal por primera vez. Reciben en sus casas una caja que contiene una carta de bienvenida y una clave simbólica que les "abre la puerta de la mejor compañía".

El paquete contiene una segunda misiva con toda la información básica que el nuevo empleado necesita para su primer día de trabajo y, por último, todos los nuevos colaboradores reciben un correo electrónico de su "padrino", un compañero seleccionado para colaborarle en el ajuste laboral.

Durante tres años consecutivos, Kimberly Clark se ha entronado como la #1 entre las mejores compañías para trabajar en Latinoamérica, y se conserva así hasta 2012, en espera de la nueva medición del GPTW para este 2013.

Ramiro Garcés es el responsable de llevar a la compañía hasta estas elevadas posiciones de reconocimiento en cultura laboral. Como vicepresidente de recursos humanos de Kimberly Clark para Latinoamérica, compite desde 2003 en las mediciones del GPTW, tanto en sus índices regionales, como mundiales.

Hace tres semanas, el Instituto GPTW entregó en El Salvador los reconocimientos para las empresas de Centroamérica y El Caribe. Kimberly Clark fue reconocida en todos: la #6 entre las transnacionales que operan en la zona;la #7 entre las que tienen más de mil colaboradores en la región;la #5 en El Caribe; la #3 en Guatemala; la #1 en Honduras y Nicaragua;la #7 en Costa Rica;la #2 en El Salvador;y la cuarta en Panamá, Puerto Rico y República Dominicana.

En resumen, Garcés se fue con las manos llenas al arrasar en todas las categorías de la región. Su próximo reto es llegar a ser la #1 entre las mejores para trabajar en el mundo, pero eso lo sabrá hasta noviembre próximo.

Mientras, Ramiro Garcés prosigue con su estrategia. Es reconocido por su larga trayectoria de transformación laboral enfocada en la mezcla de múltiples estilos empresariales para formar una cultura de trabajo ganadora.

El año pasado viajó al Medio Oriente, a Europa y a Australia para exponer su experiencia en la transformación laboral, práctica que al otro lado del Atlántico suena novedosa para los directores de Kimberly Clark. Han sido sorprendidos por las tácticas que Garcés ha empleado en las sedes de la compañía en Latinoamérica y ahora quieren replicarlas. Esta será una de las claves para ganar la primera posición global del GPTW, este año.

En su más reciente charla en Chile, en la Cámara Americana de Comercio, Garcés destacó que para tener buenas prácticas laborales, las empresas deben considerar el valor, la utilidad y las personas, factores que al estar alineados traen muchos beneficios y éxito a las compañías.

"El punto está en cómo llevar a todos los empleados al nivel deseado de engagement, que se sientan realmente comprometidos con la empresa en la cual trabajan", recalcó Garcés en su alocución.

El nuevo modelo organizacional que Garcés ha implementado en Kimberly Clark Latinoamérica fomenta la cultura ganadora a través de 10 factores claves para sus trabajadores:empoderamiento para que los empleados sean capaces de tomar decisiones;sentido de pertenencia para que estén orgullosos del lugar de trabajo;capacitación en otros países; canales internos de comunicación para acercar a los líderes y sus equipos; agilizar información y aclarar expectativas, entre otros.

Garcés es uno de los ponentes más cotizados a nivel mundial en los principales eventos sobre cultura laboral y competitividad. La semana pasada estuvo en el "Employee Engagement and Motivation" que se desarrolló en Berlín, Alemania, organizado por la compañía especializada Connecting Group.

Garcés compartió conocimientos y casos de estudio con homólogos de empresas multinacionales, tales como Unilever, Ebay, Adidas, Abbot y Volvo, compañías que ya están empleando la modalidad "Employee Engagement and Motivation".

Según Benjamin Shneider, de la Universidad de Maryland, esta es una condición nueva y aún en desarrollo que se implementa en las estrategias de fortalecimiento de recursos humanos. Se resume en conseguir un estado de mentalidad, de ánimo, compromiso y de metas para alcanzar una productividad altamente competitiva.

"Las empresas que tienen estas condiciones se vuelven difíciles de imitar. Es fácil cambiar precios y productos, pero otra cosa es crear un estado de compromiso entre el equipo de trabajo", concluye el estudio de Schneider, titulado "the meaning of employee engagement".

Ramiro Garcés participó en dicho evento con enfoques orientados a la sintonía de la fuerza laboral con los negocios exitosos, estrategias basadas en el engagement.

Garcés compartió con Expansión sus experiencias en los proceso de cambio de cultura laboral que ha encabezado en Kimberly Clark.

¿Cuál ha sido la clave del cambio de cultura laboral en Kimberly Clark?

Se llega a la cultura laboral cuando la compañía con sus líderes se compromete a comprometer a sus empleados o colaboradores. Es fácil decir que el mejor recurso es el de los empleados. Lo más difícil es cómo llevarlo a la práctica.

Hace once años comenzamos este recorrido y nos dimos cuenta que la gran verdad es que l los colaboradores son el mejor recurso y que íbamos a tener éxito. Ahí nos propusimos a llevar esto a la práctica.

¿Cómo alcanzaron este nivel?

Uno de los puntos principales es crear esa relación de líder junto con los equipos. Es un continuo proceso, esfuerzo diario y lo principal es cómo construir confianza con los colaboradores esa es la esencia para llegar a la transformación laboral. Tiene que iniciar ahí.

Construir confianza a partir de qué

Todo es cultura en cualquier compañía. Es un proceso de dos partes:la confianza de los líderes hacia sus colaboradores y a la inversa, pero muy especialmente, los líderes como gerentes o jefes, como quieran llamarlo, tienen que proponerse a generar esa confianza en sus empleados.

Hay una gran diferencia en comunicar a los empleados y comunicar con los empleados. Es una palabra pequeña que hace la diferencia.

Decir yo comunico a los empleados, eso para mí no significa nada. La verdadera significancia es yo estoy hablando con mis empleados.

¿Cómo se llega a esa dinámica ?

La otra parte importante de todo esto es que el líder debe saber escuchar a sus colaboradores. No es solamente hablar como jefe, sino escuchar, transmitir hacia dónde vamos, pero saber escuchar a mis colaboradores porque ellos me van a guiar como líder a dónde podemos llevar a la compañía. Ese fue uno de las primeras gestiones que como compañía comenzamos a realizar para la transformación de la cultura laboral.

Otro punto importante es cómo vamos a empoderar a nuestros empleados. Hoy en día, los empleados necesitan tomar sus decisiones y para eso uno debe crear autonomía para que puedan hacerlo en el proceso de nueva cultura.

¿Cómo se puede entender ese empoderamiento?, ¿qué implicaciones tiene?

Es poderles decir que les marca la cancha para que pueda tomar las decisiones que significan lo mejor para la compañía. Si usted se va a salir de la cancha por favor venga y hablemos. Eso es importante en una transformación de cultura laboral, que los empleados sientan que son importantes, que tienen capacidad de tomar decisiones, que puedan decir que lo que hacen tiene un impacto en el negocio y el buen líder tiene que ayudarle a los colaboradores a encontrar ese camino.

De esta manera, los empleados comienzan a convertirse en el mejor recurso de la compañía, siempre y cuando los líderes hagan su parte y esa es la ventaja competitiva.

¿Cuáles son las ventajas o desventajas?

La cultura laboral de una compañía es lo que no se puede duplicar. Todas las compañías duplican o mejoran productos, pero nadie puede duplicar una cultura laboral interna y esa es la gran ventaja competitiva de nuestra compañía. No es una meta de recursos humanos, sino una meta de una estrategia de negocios, de lo contrario es una desventaja.

¿Por qué han implementado esta estrategia sólo en Latinoamérica y no en Europa o Asia, como suele ocurrir?

Solamente es en América Latina lo hacemos, los demás están tratando de llegar ahí. Y lo hacemos así porque nosotros fuimos los primeros que comenzamos. Ahora toda la corporación nos usa de ejemplo para transformar su cultura laboral.

Fue una decisión muy nuestra hacerlo primero en Latinoamérica para marcar la diferencia del resto. Ahora toda la región está involucrada.

¿Cuál es su meta, su reto?

Nuestra meta es ser considerada la mejor compañía del mundo y el año pasado, el Work Place to World Institute ha comenzado la lista global de mejores compañías multinacionales para trabajar en el mundo.

El primer año quedamos en noveno lugar, el año pasado pasamos de noveno a cuarto puesto. En los últimos tres años consecutivos, somos la mejor multinacional para trabajar en Latinoamérica

Mi deseo es que seamos considerados la mejor compañía para trabajar en el mundo. Arriba están Sas Institute, Google y Net App. Mi deseo es llegar a ser la número uno en el mundo y vamos a ser.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación