Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REPORTAJE

Kimberly-Clark invierte $10 millones en ampliación de planta

La inversión de $10 millones inyectará mayor velocidad de producción a la planta, ubicada en El Sitio del Niño En El Salvador, la firma posee la planta papelera más grande de Latinoamérica, por lo que se ha convertido en el 'hub'

Innovación, investigación y tecnología son los tres pilares que sostienen el plan de inversión de la multinacional, establecida en el país desde hace 50 años.

Innovación, investigación y tecnología son los tres pilares que sostienen el plan de inversión de la multinacional, establecida en el país desde hace 50 años.

Innovación, investigación y tecnología son los tres pilares que sostienen el plan de inversión de la multinacional, establecida en el país desde hace 50 años.

Renovarse y mejorar la productividad es la meta de Kimberly- Clark El Salvador en 2014, para lo cual ha invertido un monto de 10 millones de dólares.

Los fondos se han destinado a la compra de una maquinaria italiana que fabricará papel tissue, que se usa para producir toallas faciales y otros productos, y la construcción de una nueva nave industrial de tres niveles para la instalación de la misma.

El proyecto llamado Yankuik, una palabra maya que significa "renovación", tendrá una extensión de 3 mil metros cuadrados de construcción, con lo cual la planta que actualmente ocupa un total de 188 mil metros cuadrados, tendrá un crecimiento físico de un 10 %.

La nueva máquina no vendrá a ampliar la capacidad instalada de la planta, ubicada en Sitio del Niño en San Juan Opico, sino a mejorar la productividad, ya que permitirá alternar con las otras cuatro que posee hoy día.

La obra civil del proyecto comenzó recientemente, a pesar de la incertidumbre que vivió el país debido a la elección presidencial.

Sin importar los colores políticos del presidente electo para el próximo quinquenio, las inversiones de Kimberly Clark se mantendrán y continuarán, pues solo así podrán atender el crecimiento de la demanda, de la firma especializada en productos del cuidado personal, aseguró el gerente de país de Kimberly Clark, Rafael Ravettino.

"La empresa tiene 50 años de operar en este mercado, y espera quedarse por otros 50 o 100 años más y seguir invirtiendo", dijo Ravettino.

En 2009, por ejemplo, Kimberly Clark ejecutó en El Salvador una inversión por alrededor de 40 millones de dólares, la cual estuvo destinada a incrementar la capacidad de producción de la planta.

"Kimberly Clark confía en El Salvador y lo estamos demostrando con las inversiones que estamos realizando", añadió el gerente.

La millonaria inversión de 2014 mejorará la tecnología existente y permitirá ser más eficiente en los costos de operación. Asimismo, facilitará el poder seguir innovando en los productos diferenciados que cada vez demandan más los consumidores salvadoreños, centroamericanos y caribeños.

De hecho, para este año se estima que la demanda regional de papel higiénico crecerá entre un 8 % y 10 %, por lo que la multinacional no ha dudado en invertir 10 millones de dólares en la compra de tecnología de avanzada, dijo Ravettino.

El ejecutivo detalló que la planta produce actualmente 92 mil toneladas de papel tissue al año, y cuando comience a operar la nueva máquina (a finales de año) se podrá alcanzar las 97 mil toneladas.

Cada mes, la planta produce unos 40 millones de rollitos de papel higiénico, por lo cual las operaciones de El Salvador se han convertido en el hub desde donde se exporta para Centroamérica, el Caribe y Chile.

El año pasado, las exportaciones a Centroamérica reportaron un crecimiento del 6 %, pasando de 104 millones de dólares a 111 millones. En el mercado caribeño y chileno, las ventas pasaron de 14 millones de dólares a 14. 5 millones.

Un 68 % de las exportaciones corresponde a la marca Scott, líder en El Salvador, Centroamérica y Latinoamérica. Un 25 % de las exportaciones corresponde a bobinas de papel (jumbos de papel) hacia Costa Rica y Dominicana, en cuyas plantas de conversión se fabrican los rollitos de papel.

El resto de las exportaciones corresponde a productos como: Kotex, Kleenex, Servilletas, Poise, Plenitud y Huggies.

En el mercado local, el negocio equivale a 70 millones de dólares anuales en ventas. El año pasado, las ventas crecieron un 7 %. Ese buen desempeño está basado en la alta demanda de los clientes salvadoreños hacia los productos de alta calidad, sostiene el ejecutivo peruano, quien está al frente del cargo desde hace un año.

Los resultados, además, posicionan a Kimberly como el mayor exportador del país en el rubro de papel y cartón. La firma se posiciona además como el sexto exportador de entre todas las industrias que operan en El Salvador. El éxito de las operaciones ha sido reconocido en varias ocasiones por las gremiales empresariales del país, como la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI).

Los colaboradores, el pilar

Kimberly Clark, la multinacional internacional, se estableció en El Salvador en 1963 en Santa Tecla con apenas 12 empleados

Hoy día cuenta con 1,500 colaboradores, quienes son pieza clave para el éxito y crecimiento que cada año refleja la compañía.

"Es por eso que invertimos en su desarrollo, además de aplicar políticas laborales y programas que promueven un clima de trabajo seguro y saludable, en el que prevalece la confianza, credibilidad, el respeto y el orgullo de pertenecer a esta empresa", comentó el peruano.

Ese nivel de compromiso que se alcanza entre líderes y colaboradoras para compartir e impulsar una sola visión y un solo objetivo ha permitido que Kimberly-Clark ganara cuatro veces el premio como el mejor lugar para trabajar, según el Instituto Great Place to Work. Kimberly-Clark ha ganado el primero puesto en 2001, 2012, 2013 y 2014.

"Ser un excelente lugar para trabajar es sin duda la combinación entre resultados excepcionales y un excelente clima laboral. Es un lugar donde nos atrevemos a soñar y a luchar para que esos sueños se hagan realidad", dijo Ravettino.

Según el gerente, la empresa está comprometida con liberar el poder de la gente, una filosofía que se logra a través de una experiencia de corazón y mente. Esa mística brinda a cada persona la inspiración y herramientas necesarias para alcanzar el desarrollo al que aspira, tanto personal como profesional.

Añade que contar con una cultura fuerte y ganadora es una ventaja competitiva para la empresa, al mismo tiempo que permite atraer talento sobresaliente y mantener altos estándares de exigencia.

La multinacional en el mundo

Kimberly-Clark fue fundada en 1872 de la mano de John Kimberly, Havilah Babcock, Charles Clark y Frank Shattuck en Neenah, Wisconsin (Estados Unidos) como fabricante de papel. La sede se encuentra ubicada en la ciudad de Dallas.

A nivel global, la multinacional, líder en el mercado de desarrollo de productos para la higiene y el cuidado personal, tiene presencia en casi todos los países del mundo, por lo que Ravettino aseguró que por el momento no tienen contemplado planes de expansión con nuevas plantas.

La empresa vende aproximadamente 19 mil millones de dólares al año y cuenta con un equipo de trabajo de más de 5 mil empleados alrededor del mundo, con centros de producción en 37 países –distribuidos en los cinco continentes– y puntos de venta en más de 150 países.

Kimberly-Clark está clasificada entre las 10 mejores empresas multinacionales del mundo por tercer año consecutivo, según el Great Place to Work Institute.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación