Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

CENTROAMÉRICA

Jaguar cambia la matriz energética en Guatemala

La generación eléctrica a partir de carbón está ganando terreno en el vecino país. Se espera que pronto llegue a representar un 17 % de la demanda.

La planta está ubicada en Escuintla y la inversión asciende a $900 millones. Foto: PRENSA LIBRE.

La planta está ubicada en Escuintla y la inversión asciende a $900 millones. Foto: PRENSA LIBRE.

La planta está ubicada en Escuintla y la inversión asciende a $900 millones. Foto: PRENSA LIBRE.

GUATEMALA. El mes pasado, la planta de Jaguar Energy Guatemala (JEG) comenzó a operar con su primera unidad, de 132.06 MW de energía a base de carbón. La planta tiene una capacidad total para 300 MW.

Según Prensa Libre de Guatemala, la operación ha provocado la recomposición de la matriz energética del vecino país en donde dicho mineral toma impulso, aunque las hidroeléctricas siguen siendo el mayor volumen. JEG espera que la Unidad 2, también de 150 MW, pueda entrar en operaciones en julio.

De habilitarse esa unidad, el Ministerio de Energía y Minas (MEM), prevé que el carbón llegue a ser el 16.86 % de la matriz energética (512.80 MW), calculando que se le autorizarían unos 100 MW más a JEG.

El resto de generadores con carbón lo componen los ingenios azucareros, que combinan durante el año con biomasa de los desechos de la caña; además, con Duke Energy y La Libertad.

Sin embargo, en Guatemala no existen reglas para que este tipo de plantas ejecuten acciones para contrarrestar los gases de efecto invernadero que generan. En el caso de Jaguar, llegaron a acuerdos con el MEM acerca de cómo ejecutar esas acciones, porque los obliga el contrato de suministro que firmaron con Energuate.

En 2014, la capacidad instalada de renovables fue del 56.94 %, encabezados por las hidroeléctricas (con 951.71 MW que significan 37 % de total de parque energético del país) y la biomasa, 18.41 % (473.21 MW).

En el 2015, el volumen subió a 59.16 %, de la mano de ambas tecnologías, pero también aparecen la energía solar y la eólica con 1.87% y 1.68%, respectivamente. Aunque las hidroeléctricas subieron a 985.67 MW, su participación dentro de la matriz bajó a 33.51%.

Al entrar la segunda unidad de Jaguar, la estructura cambiaría de nuevo, ya que los no renovables significarían 42.77 %, y los renovables se quedarían en 57.23 %, según el MEM.

La Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE) , informó que en 2007 el 50.2% de la demanda del país se cubrió con generación renovable, y el restante 49.8 % con recursos fósiles. Para el 2014 la relación fue de 64.5 % y 35.5 %, respectivamente.

Carmen Urízar, presidenta de la CNEE, recordó que parte del cambio se debe a las licitaciones de largo plazo que se efectuaron en busca de más renovables. "Hay mil 200 MW de excedente, porque la demanda nacional es menor a la capacidad instalada, por lo que el país se esta convirtiendo en el principal exportador de energía de Centroamérica", concluyó. _Prensa Libre de Guatemala.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación