Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

AMÉRICA LATINA

Incertidumbre sobre estímulos en EE.UU. seguirá golpeando a mercados

Será clave la reunión de la Fed prevista para el 17 y 18 de septiembre.

Las monedas latinoamericanas podrían apreciarse levemente en los próximos días ante la incertidumbre sobre la llegada de los primeros recortes de la Fed.

Las monedas latinoamericanas podrían apreciarse levemente en los próximos días ante la incertidumbre sobre la llegada de los primeros recortes de la Fed.

Las monedas latinoamericanas podrían apreciarse levemente en los próximos días ante la incertidumbre sobre la llegada de los primeros recortes de la Fed.

Será clave la reunión de la Fed prevista para el 17 y 18 de septiembre.MONTEVIDEO. Las monedas latinoamericanas tenderán a apreciarse levemente en los próximos días ante un dólar debilitado por la incertidumbre que los datos de empleo en Estados Unidos generaron respecto al futuro de la política de incentivo de la Fed y previo a una esperada reunión de la entidad a mediados de septiembre.

Tras alcanzar su máximo precio en las últimas siete semanas, el dólar cedió el viernes en cuanto se conocieron los datos del reporte laboral de Estados Unidos, que acusaron un crecimiento del empleo peor al esperado.

Ante la falta de interés de los trabajadores en buscar trabajo, el desempleo cayó a un 7.3 por ciento en agosto.

Este escenario, en principio, indicaría una desaceleración de la economía del país norteamericano y postergaría el abandono de estímulos monetarios que la Reserva Federal (Fed) tiene previsto.

Será clave la reunión de la Fed prevista para el 17 y 18 de septiembre.

Por otra parte, el euro permanecería estable ante el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de mantener bajas las tasas de interés aún por un tiempo, pese a una leve mejora de los indicadores económicos para la región.

La principal tasa de interés del BCE se mantuvo el jueves en su mínimo histórico de un 0.50 por ciento.

En tanto, las monedas emergentes estarán sujetas al desempeño de la divisa estadounidense, dado que los mercados podrían postergar la migración de activos ante las dudas que generaron los últimos datos.

En Brasil, el real cerró el viernes con un alza de un 0.86 por ciento frente al dólar, con una cotización de 2,3042 unidades, tras conocerse los datos de empleo en Estados Unidos.

El gigante sudamericano logró tímidamente recuperar terreno en un contexto de depreciación de su moneda que ha requerido acciones del banco central para inyectar liquidez al mercado cambiario.

El peso mexicano también prolongaría la tendencia ganadora del viernes, cuando anotó su mayor alza en 12 semanas, apoyado en la complacencia de los inversores con el resultado del reporte de empleo en Estados Unidos y sus posibles réplicas sobre el futuro del estímulo.

En el plano local, un sorpresivo recorte de la tasa clave del banco central el viernes en 25 puntos base a 3,.75 por ciento también fue bien recibido por el mercado como una señal de apoyo a la economía.

En este contexto, la moneda operaría en un rango de 12.95 a 13.30 unidades por dólar.

El peso chileno cerró la semana pasada con su mayor valor en un mes, al subir un 0.36 por ciento y cotizar a 507.00 unidades por dólar comprador y 507.30 unidades vendedor.

"El peso chileno ha venido ganando espacio debido a oferta de empresas, principalmente de AFP (Administradoras de Fondos de pensiones) y algunas compañías aseguradoras, situación que se agudizó (...) producto de la débil cifra del empleo en Estados Unidos", dijo un operador en Santiago.

"Sin embargo, yo creo que en la próxima semana va a buscar un nuevo precio piso para el tipo de cambio que está en torno a los 505 pesos (por dólar) y si no logra romper ese valor, lo más seguro es que tengamos un rebote de precios por toma de posiciones", agregó.

Para el especialista, el tipo de cambio debería ubicarse en un rango de entre 505 a 509 pesos.

En Perú, el sol estuvo en línea con las monedas de la región y registró el viernes un avance de un 0.14 por ciento a 2,805/2,806 unidades por dólar, tras conocerse los datos laborales estadounidenses.

El peso argentino, en tanto, mantendrá su curso bajista con el control del banco central, que se encarga de regular la liquidez de dólares por las firmes restricciones cambiarias vigentes para evitar la fuga de capitales.

La moneda irá en búsqueda de nuevos niveles mínimos históricos en la zona de los 5.75 por cada dólar, con una brecha superior al 60 por ciento contra el mercado informal de cambios.

"En valores de 5.74 a 5.75 pesos se va a operar el dólar hacia fin de semana, con un banco central que mueve las intervenciones de acuerdo a su criterio de liquidez", dijo un analista de cambios en Buenos Aires.

En Uruguay, el peso se apreció un 0.31 por ciento a 22,535 unidades por dólar, arrastrado por la tendencia externa, tras registrar un precio estable de 22,60 unidades por dólar durante toda la semana.

La moneda uruguaya acumula una caída de un 13.7 por ciento en lo que va del año. Las monedas latinoamericanas podrían apreciarse levemente en los próximos días ante la incertidumbre sobre la llegada de los primeros recortes de la Fed.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación