Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

INA, la reina de las pastas, cumple medio siglo en Centroamérica

La Corporación Multi Inversiones (CMI) produce las pastas INA, para abastecer el mercado regional, y Fama, para El Salvador.

pasta

Pastas INA tiene 50 años en el mercado regional, marca fabricada por Corporación Multi Inversiones (CMI), matriz de la cadena de Restaurantes Pollo Campero. | Foto por Shutterstock

pasta

Cuando se habla de producción de pastas, Centroamérica resalta en el listado de fabricantes de la Organización Internacional de la Pasta (IPO), con Guatemala en el puesto #33, Costa Rica en el lugar #37, El Salvador en el #41 y Panamá en el #45.

En cuanto a consumo, los parámetros se invierten. Panamá resulta uno de los mayores consumidores de Centroamérica, con 3.8 kilogramos por persona, seguido de Costa Rica, con 3.2 kilogramos por cada tico, mientras Guatemala apenas ingiere 2 y El Salvador, un kilogramo por persona al año, según los datos de IPO, a octubre de 2012,  tomados de su página oficial.

Según ese mismo organismo, Guatemala es el mayor productor de pastas de Centroamérica con 38,000 toneladas anuales y Molinos Modernos, fabricante guatemalteco  de la marca INA, asegura que de cada 10 centroamericanos, cinco consumen esta marca, la cual ha cumplido medio siglo de presencia en el mercado regional y se considera "la reina de las pastas"

“INA es la reina de las pastas en Centroamérica, es la chef favorita, 100 % seguro, y no lo digo yo, lo dicen los consumidores”, recalcó el gerente regional de mercado de Molinos Modernos, Julio Arauz.

Según sus cálculos, Guatemala es el primer consumidor de la marca INA, seguido en orden geográfico de Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica. Arauz no proporciona datos sobre consumo de marca por país, y con respecto a El Salvador, donde Molinos Modernos opera una planta, la pasta oficial del consumidor es la marca Fama, que ya supera los 40 años en las góndolas de los supermercados y de las tiendas a nivel nacional, sin necesidad de competir,  aseguró, con INA, ya que está diseñada para un distinto segmento de consumidor y se considera la líder del mercado local. Según dijo, siete de cada 10 salvadoreños consumen pastas Fama.

Desarrollo de mercados

Molinos Modernos de El Salvador ha segmentado su negocio en el procesamiento industrial de harinas de trigo y de maíz, así como en la fabricación de pastas, salsas, y galletas de  las marcas Gama, CAN CAN y Cuétara.

En lo que respecta a las pastas, INA prevé tener mayor crecimiento, ya que su actual “reinado” en la región lo ha expandido en los últimos 25 años y se espera crecer más, con planes de incursionar en el mercado panameño, el mayor consumidor de espaguetis del istmo, según la organización IPO.

Dentro de la estrategia de expansión, según Arauz, se encuentra fomentar el consumo de la pasta, como proveedor de energía para los consumidores.

Molinos Modernos es una división de la Corporación Multi Inversiones (CMI), con plantas en El Salvador, Costa Rica y República Dominicana.

La estrategia comprende incrementar su participación de mercado en la demanda de galletas. Pretenden, dijo, convertirse en el segundo mayor fabricante de dicho producto en Centroamérica.

Molinos Modernos apela atener una posición relevante en el creciente mercado de los llamados “macro snacks”, en donde participan categorías como las galletas, los dulces y todos aquellos productos comestibles que los consumidores buscan entre comidas formales.

El mercado de los “macro snacks”, informó Arauz, representa un valor de ventas anuales superior a los $2,500 millones en la región.

El mercado de alimentos en el país

Según el “Ranking Industrial 2015”,  de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), en El Salvador hay 10,800 empresas dedicadas a la producción de alimentos en general.

Según este documento, dentro de la producción total de alimentos en este sector, el  32 % lo abarca el área de las harinas, con productos de molinería y panadería. Le sigue los de azúcar, con 28 %, mientras el área de bienes comestibles en general se lleva el 26 %, con los lácteos, las carnes y los confites de pesca se llevan el 15.1 % restante. (Ver gráfica de pastel de mercado)

En el Producto Interno Bruto del país, el sector de fabricantes de productos de molinería, panadería, azúcar y los otros productos alimenticios abarcan el 66 % del mismo. La producción interna de alimentos en el país tiene un valor de $678 millones a 2013, con un crecimiento de 5 %. Solo el sector de las harinas y las panaderías tuvo una producción de $216 millones, en 2013.

Por el lado de las exportaciones, los “snacks” son productos que han alcanzado crecimientos promedios de 10 % en los últimos cinco años, con exportaciones de $121 millones, a 2014, según el Ranking Industrial 2015.

En cuanto a los productos de molinería y panadería, donde clasificarían las pastas, las exportaciones se han movido entre valores de $94, $112 y $95 millones en el último quinquenio.

Este último rubro ocupa el 16 % de participación en las exportaciones de alimentos de El Salvador. Los cárnicos ocupan el 20 %, los “snacks” el 20 % y el azúcar el 33 %. Los confites y los lácteos, el 11 % restante.

En definitiva, las ventas internacionales de productos alimenticios diversos han alcanzado los $64 millones, con un incremento anual de 20 % y con Guatemala como principal comprador de los mismos, según la ASI. Lo que pretende Molinos Modernos es lograr una cuota de mercado significativa en estos rubros. El Salvador es el proveedor #1 en harinas de maíz y productos alimenticios diversos, para Centroamérica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación