Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

MERCADOS

Grupo Terranum, a la conquista de Centroamérica

Abrió un Hotel Aloft en Costa Rica, un Hard Rock en Panamá y planea abrir 20 hoteles más en Centroamérica. Decameron es su operador directo para manejar la plataforma hotelera regional

El colombiano Grupo Terranum ha comenzado con pie derecho su incursión en el mercado centroamericano. Se asoció con la cadena hotelera Starwood Hotels and Resorts para pasar de desarrollador a operador directo de hoteles. Ahora, su estrategia es crecer en la región con 20 complejos en el rubro, en los próximos cinco años.

Terranum adquirió los hoteles Decameron directamente de manos de Starwood Hotels & Resort, hace tres meses y a partir de la tercer semana de agosto ha confiado el manejo de la franquicia Aloft a manos del "staff" del Decameron.

Decameron se ha convertido en la llave de Terranum para entrar en Panamá, Chile y Perú, donde ha anunciado la construcción de nuevos complejos hoteleros.

Mientras, Starwood Hotels & Resort y la cadena Marriot fueron su entrada para operar la marca Aloft en Costa Rica y Colombia, así como la cadena estadounidense Hoteles W.

Invirtió 16 millones de dólares en el Hotel Aloft Costa Rica, equipado con 150 habitaciones y 170 metros cuadrados de espacios destinados a reuniones. La obra forma parte del parque de Oficinas Forum 2 en Lindora, Santa Ana, considerada una de las zonas corporativas y comerciales más dinámicas en San José.

Con el Hotel W, en Colombia, ha presupuestado 60 millones de dólares. Estará equipado con 168 habitaciones, 20 suites y una de ellas estilo presidencial, llamada "Extreme Wow Suite", así como un Spa, un gimnasio "Workout" de 276 metros cuadrados y 1,114 metros cuadrados exclusivos para un centro de conferencias.

Fuertes aliados, grandes proyectos

En su agresiva expansión hotelera, Terranum se convirtió en un aliado clave para Grupo Santo Domingo. El primero aportó acceso al mercado inmobiliario y el segundo inyectó plata para expandirse entre sí en Latinoamérica.

Juntos manejan ahora siete hoteles de las marcas Decameron, Aloft, W, Courtyard y Residence Inn Escazú. Este último, junto al Courtyard de San Salvador, forman parte de sus últimas adquisiciones.

Grupo Terranum está formado por seis unidades de negocio: Terranum Inversión, Capital, Corporativo, Inmobiliaria, Arquitectura, Administración y Terranum Hoteles. Bajo esta última filial desarrolla, adquiere y opera marcas afiliadas a reconocidas cadenas internacionales en América Latina.

Terranum tiene otro socio clave, Estrategias Corporativas, una banca de inversión considerada líder en la región andina enfocada en fusiones y adquisiciones.

Esta alianza le ha dado fortaleza para manejar proyectos de gran envergadura.

Bajo la filian Terranum Corporativo ejecuta "Connecta", uno de los megaproyectos más destacados de Colombia.

"Connecta" es un proyecto valorado en $350 millones y es definido por Terranum como un ecosistema de negocios y un complejo empresarial de uso mixto, desarrollado bajo parámetros sostenibles.

El modelo combina espacios corporativos ligados a una amplia oferta de servicios complementarios, tales como bancos, hoteles, restaurantes, gimnasios, salas de conferencias y un minimercado. Tendrá un área de 250 mil metros cuadrados, de los cuales 205 mil serán oficinas, y 15 mil de ellos serán asignados a comercio. La construcción inició a finales de 2010, en etapas, y se prevé esté terminado en 2017.

Zol Funza es otro de los megaproyectos de Grupo Terranum y el primero en su naturaleza destinado al desarrollo de operaciones logísticas en Colombia. Se estima una inversión de $400 millones.

Terranum comercializa la Zona de Operaciones y Logística como un complejo en el cual las empresas funcionarán con estándares internacionales de velocidad, agilidad, interacción y seguridad.

ZOL Funza, ubicada estratégicamente cerca del aeropuerto de Bogotá, es concebido como un sistema integrado con bodegas hechas a la medida, áreas verdes, espacios para servicios adicionales para el apoyo logístico y administración unificada.

La filial inmobiliaria de Terranum es uno de los brazos claves que complementan las estrategias de expansión de este conglomerado. Bajo sus funciones de asesoría, estructuración de proyectos, compra y venta de inmuebles, ha comercializado edificios y terrenos valorados en más de $150,000 millones de pesos, unos 80 millones de dólares. Entre sus grandes clientes se encuentran Helm Bank, Avianca, Office Depot, Novartis, Valorem y Carrefour.

En resumen, las seis unidades de negocio de Grupo Terranum aglutinan inversiones que superan los $700 millones, según los datos de la compañía.

En una de sus recientes declaraciones a los medios colombianos, tras anunciar la adquisición del Decameron, el presidente de Grupo Terranum, José Ignacio Robledo, reveló que entre los planes de la compañía está crecer rápidamente en el mercado centroamericano, con la adquisición de nuevas marcas hoteleras.

Expansión solicitó una entrevista con Robledo, pero no fue concedida ni vía telefónica, ni por correo electrónico.

No obstante, el Grupo ha dejado claro con su incursión en la región que no va a parar en su estrategia hasta que realice sus proyecciones en el rubro hotelero.

Decameron en crecimiento

Durante los últimos tres años, Decameron no ha dejado de crecer. Entró en Panamá para operar los 66 pisos y las 1,499 habitaciones del Hard Rock Hotel Megápolis.

Con las operaciones de Decameron y Courtyard en El Salvador, más las de Aloft y el Residence Inn Escazú, Grupo Terranum ha asegurado su entrada a la región, la cual ha comenzado a rodear en el norte, con méxico, y en el sur, desde Colombia.

Mientras continúa la exploración de mercados en Centroamérica, prosiguió este 2014 con Decameron Los Cabos, en baja California, con 153 habitaciones, y otro en la Isla San Andrés, Colombia, con 100 habitaciones.

Quedan pendientes los proyectos de ampliación en El Salvador. Hace dos años, Decameron lanzó una titularización de 45 millones de dólares en el mercado bursátil local.

La intención inicial fue captar fondos para construir 120 habitaciones y totalizar la capacidad del Decameron Salinitas a 670 cuartos.

El segundo proyecto pendiente es la construcción de un complejo de 300 cabañas en la Playa Icacal y, el tercero, edificar y operar un Hard Rock Hotel en San Salvador, con unas 300 habitaciones.

La inversión inicial de la marca en el país fue de 12 millones de dólares y no se descarta continuar la expansión.

"Seguimos pendientes de ver nuevas oportunidades en la zona", advirtió a Expansión Aydee Ramírez, directora comercial de Decameron para Centroamérica.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación