Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ENTREVISTA

George C. Moore, en la cima de una empresa de Berkshire Hathaway

Provee a un gigante que fabrica 2.2 millones de prendas semanales y un "stock" de 50 millones de ropa en existencia. El fabricante de elásticos, con sede en El Salvador, es uno de los grandes proveedores de Fruit of The Loom.

Andrew Dreher, presidente de George C. Moore, fabricante textil con sede en El Salvador. foto CORTESÍA.

Andrew Dreher, presidente de George C. Moore, fabricante textil con sede en El Salvador. foto CORTESÍA.

Andrew Dreher, presidente de George C. Moore, fabricante textil con sede en El Salvador. foto CORTESÍA.

Desde que Warren Buffett, propietario del imperio Berkshire Hathaway Group, compró en 2002 Fruit of the Loom, esta no ha parado de crecer a nivel mundial. Recientemente, adquirió la Russell Corporation, que incluye una serie de famosas marcas mundiales como Russell Athletic, Spalding, Brooks, la división de ropa íntima de la VF Corporation, incluyendo la aclamada marca de lencería Vanity Fair.

Fruit of the Loom es apenas "un pelo" del enorme imperio comercial de Buffett. Su conglomerado es dueño de buena parte de las acciones de American Express, Coca Cola, General Electric, Glaxo Smith Kline, Home Depot, Johnson & Johnson, Procter & Gamble, Wal Mart Stores, entre otras 30 compañías, incluyendo Fruit of the Loom, capaz de producir 2.2 millones de prendas semanales, para más de 30 países, con un "stock" de 50 millones de distintas clases de ropa: deportiva, casual, íntima, de especialidad y de tecnología.

Hace un par de semanas, este gigante de Berkshire Hathaway Group eligió entre sus diez principales proveedores a la textilera que compone el conglomerado empresarial The Moore Company, George C. Moore, de capital estadounidense y con plantas en El Salvador. La noticia ha sido uno de los grandes logros al mando de Andrew Dreher, recién nombrado presidente de George C. Moore, con un equipo de 400 empleados, todos salvadoreños.

La textilera fabrica cintas elásticas planas, impresas y "Jacquard", en tejido plano y de punto, para los mercados de fabricantes de ropa atlética de compresión, interior, calzoncillos, pantalones, prendas deportivas, trajes de baile y de baño, así como para la industria médica, de seguridad y militar.

La empresa forma parte de un clúster regional de textiles y de confección de fibras sintéticas que la producción de hilaza, telas anchas, angostas, diseño y confección de prendas de vestir de alto rendimiento.

Andrew Dreher compartió con Expansión (sin mencionar cifras) las claves que los llevaron a formar parte del "top ten" de los principales proveedores de una de las empresas del multimillonario Warren Buffett.

¿Qué factores les favorecieron para llegar a esta posición?

Específicamente, evalúan nuestra atención de servicio al cliente, tiempos de respuesta, calidad, entregas a tiempo, consistencia de tonos de colores, innovación, desarrollo de nuevos productos y reducciones de costos.

Los altos estándares de calidad y desempeño requeridos para ser considerado un "top ten supplier" nos motiva a superarnos continuamente invirtiendo en nuestra gente, en la sostenibilidad medioambiental y en nuestra capacidad de innovar.

Este reconocimiento que nos otorga Fruit of the Loom nos hace sentirnos muy orgullosos de nuestra fuerza laboral en El Salvador

¿Cuál es la meta trazada para sus operaciones en El Salvador?

Nuestra meta es desarrollar relaciones estratégicas de largo plazo con nuestros clientes y convertirnos en parte de su ventaja competitiva.

Nuestra estrategia es aumentar nuestra participación de mercado con todas las grandes marcas que tienen presencia en la región, razón por la cual constantemente estamos explorando nuevas oportunidades con otras marcas importantes de ropa interior e íntima, atlética, deportiva, uniformes, trajes de baño, accesorios y prendas ortopédicas e industriales, tales como Russell, UnderArmour, Jockey, Reebok y Lands End.

Administrar la complejidad de la cadena de abasto en el mundo cambiante de la moda es nuestro reto todos los días.

¿Cuáles han sido sus inversiones en El Salvador?

Desde que iniciamos operaciones en El Salvador, George C. Moore ha continuado invirtiendo en expandir su capacidad instalada. Constantemente nos encontramos en el proceso de evaluar y desarrollar nuevos diseños de tejidos planos y de punto, nuevas aplicaciones, acabados técnicos y aumentando nuestra capacidad para teñir hilaza y elástico, así como para impresión de logos y artes.

En los últimos años hemos invertido millones de dólares para mejorar nuestra maquinaria y para expandir nuestras operaciones (...) ejecutar las ideas y nuevas propuestas que le permitan a las tiendas detallistas y las grandes marcas incluir pretinas y tirantes innovadores en sus prendas de vestir y que apoyan el posicionamiento de marca.

¿Planean ampliar más sus plantas?

Continuamente evaluamos oportunidades para expandirnos y para captar mayores ganancias y participación de mercado.

Lo hacemos de una manera ordenada, asegurándonos que las condiciones de mercado están dadas para aprovechar las inversiones que realizamos.

¿Cuál es la capacidad instalada en el país?

Tenemos la capacidad de suplir a nuestros clientes más de 5 millones de yardas lineales por semana.

¿Cuánto crecieron las exportaciones y hacia dónde?

No compartimos información financiera, pero puedo comentar que hemos logrado mantener nuestra participación en el mercado de prendas de vestir, también hemos logrado aumentar nuestra participación en más de 20 % en mercados no relacionados con prendas de vestir.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación