Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

BOLSAS

Fondos de inversión mueven $4,819 millones en Centroamérica

El Salvador puede llegar a operar $800 millones en fondos de inversión y se convertiría en el tercer mayor mercado de la región, después de Costa Rica y Panamá.

a industria de los fondos de inversión podría llegar a movilizar transacciones por el orden de los 800 millones de dólares, cifra que equivale a un 3 % del Producto Interno Bruto (PIB) salvadoreño, de alcanzar las proyecciones de niveles de ahorro a nivel nacional, por la diversidad de incentivos y beneficios que vendrían a ofrecer en el mercado bursátil.

De tener el éxito esperado con los fondos de inversión, El Salvador sería el tercer país en Centroamérica en manejar transacciones mayores a los 100 millones. El primero de ellos en la región es Costa Rica, cuyo mercado bursátil opera 3,869 millones de dólares en fondos de inversión, seguido por Panamá, con 900 millones.

En la región, Guatemala registra 150 millones de dólares, mientras Honduras aún no ha entrado al desarrollo de este mercado y Nicaragua tampoco. En total, estos tres mercados bursátiles operan 4,819 millones de dólares.

El Salvador comenzaría a operar esta nueva herramienta de financiamiento y de inversión en el segundo semestre de 2015 y tiene todo el talante de llegar a tener el éxito proyectado por la Bolsa de Valores de El Salvador (BVES).

Rolando Duarte, presidente de la BVES, considera que si el mercado bursátil nacional alcanzó a operar más de 800 millones de dólares en administración de carteras, con un promedio de 45,000 inversionistas, los fondos de inversión pueden llegar a alcanzar el mismo dominio.

Costa Rica, un mercado con mucha tradición de fondos de inversión, maneja las operaciones de 61,000 inversionistas, entre quienes, el 88 % invierten en fondos financieros y el 12 % en fondos inmobiliarios. A septiembre de 2014, el 70 % de la cartera se situaba en fondos financieros, mientras el 30 % restante, en fondos inmobiliarios o no financieros. (Ver gráfica de pastel)

Tipos y destinos

Financieros e inmobiliarios son los dos tipos de fondos que prevalecen en este sector. Entre los primeros los hay de liquidez (invierten en instrumentos de corto plazo); los de renta fija (bonos, certificados de largo plazo); los de renta variable (inversión en acciones); y los de renta mixta (valores de renta fija y bonos de renta variable).

Entre los no financieros los hay inmobiliarios (inversión en bienes inmuebles); de desarrollo (edificios para posterior venta o alquiler); y de capital de riesgo (proyectos empresariales).

La tendencia del país podría llegar a parecerse a la de Costa Rica, según la apreciación de Duarte, debido a que los inversionistas bursátiles ya tienen experiencia en el manejo de dinero por medio de instrumentos de carteras de inversión.

¿Llegarán a convertirse en la competencia de la banca? "El banco tiene su propia forma de dar el financiamiento, pero en la Bolsa de valores tiene la flexibilidad de hacer el traje a la medida. En el mercado de capitales, el cliente escoge la forma que más le conviene en un proyecto de desarrollo", consideró Duarte.

En los fondos de inversión siempre habrá inversionistas dispuestos a diversificar el dinero, por ende, quienes necesiten financiar sus proyectos siempre encontrarán una manera de hacerlo, ajustado a sus necesidades y de esa forma ganan ambas partes, explicó.

"Lo que vamos a darle es la oportunidad a la gente a que invierta y que decida en qué. Los bancos no le ofrecen donde invertir", comparó Duarte. El mercado mundial de los fondos de inversión asciende a 30 trillones de dólares, equivalentes al 75% del PIB mundial. De ese monto universal, Estados Unidos abarca el 50 % y esta cifra representa el 90 % de su PIB.

En Latinoamérica, los fondos de inversión mueven 1.6 billones de dólares, concentrados en México, Brasil y Chile. En Centroamérica, casi se alcanzan los $500 mil millones y El Salvador podría ser el tercer mayor operador en la región.L

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación