Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ZONA VIP

Flyboard, la moda de millonarios y estrellas, en el paísEl Flyboard, la moda de millonarios y estrellas, en El Salvador

Estrellas de cine, millonarios y atletas liberan presiones con la adrenalina del "flyboard", un deporte que ya se practica en las costas salvadoreñas

Leonardo DiCaprio disfruta del "flyboard" en las playas mediterráneas de Ibiza, España, al igual que otros famosos como Vin Diesel. foto Internet.

Leonardo DiCaprio disfruta del "flyboard" en las playas mediterráneas de Ibiza, España, al igual que otros famosos como Vin Diesel. foto Internet.

Leonardo DiCaprio disfruta del \"flyboard\" en las playas mediterráneas de Ibiza, España, al igual que otros famosos como Vin Diesel. foto Internet.

Leonardo DiCaprio y Vin Diesel se han atrevido a elevarse sobre las aguas de las lujosas playas de Ibiza, bajo los efectos de la adrenalina del "flyboard", un deporte exclusivo para las grandes estrellas y magnates que ya se practica en las mejores costas de El Salvador, por un costo de 120 dólares la hora.

Propulsarse, dar vueltas por el aire y saltar sobre el agua, todo es posible. Pareciera una película de villanos y superhéroes, pero no. Con el "flyboard", los atrevidos atletas son impulsados por una moto acuática conectada a un propulsor que impulsa a la persona hacia arriba. Del usuario depende la destreza para aprovechar la fuerza del impulso.

El mismo equipo que DiCaprio usa en Ibiza es replicado en la Costa del Sol, en El Salvador. Un par de pequeños propulsores instalados en las botas del piloto absorben el agua para luego expulsarla con una potencia de 100 caballos de fuerza que mantiene suspendido al usuario hasta 12 metros de altura.

El creador del sistema a nivel internacional es Franky Zapata, un piloto francés campeón de Jet Ski, quien desarrolló y patentó este artefacto en su taller especializado en motos de agua.

La onda expansiva de esta disciplina llegó desde Francia a Latinoamérica rápidamente. En El Salvador ya existe un grupo de profesionales que cuenta con este equipo y ha puesto a volar sobre el agua de lagos y playas a entusiastas e intrépidos salvadoreños y extranjeros.

"Estamos practicando desde el 20 de julio y pudimos hacer exhibiciones en las playas de la Costa del Sol. Es posible practicarlo en cualquier espejo de agua, siempre que cuente con 12 metros de profundidad", explica Jorge Quijano, una de los integrantes del equipo FlyBoard El Salvador.

"No se necesita un entrenamiento previo para entender cómo moverse y hacer las piruetas. Si bien no es complejo, debe realizarlo una persona con un buen estado de salud y cumpliendo ciertas pautas de seguridad", explica Quijano.

En el país son muchos los que ya han practicado esta actividad y aseguran que "es una sensación inexplicable en la que parece que estás volando". Para realizarlo solo se necesita tener muchas ganas, destreza, equilibrio y, sobre todo, valentía", confiesa Marcos Campos, uno de los instructores.

"Mucha gente ve las piruetas y los saltos y quiere probarlo, por eso hacemos muestras todos los fines de semana en el restaurante Acajutla, de la Costa del Sol", dice Quijano.

Además, explicó que los interesados en vivir esta aventura pueden llegar al restaurante. Los horarios de disponibilidad para práctica son de 9:00 de la mañana a las 12:00 del mediodía y de 2:00 a 5:00 de la tarde, los sábados y domingos.

Asegura que si hay grupos de compañeros de oficina o empresas que deseen vivir esta experiencia, puede negociarse el lugar, el día y los horarios.

El costo es de 120 dólares la hora. La empresa planifica realizar un campeonato con participantes de toda la región y expertos internacionales, para agregarse a las competencias de alto rendimiento que se realizan en el mundo.

"Flyboard" es contagioso y cada vez es capaz de despojar a los ejecutivos de sus formales trajes y de sus obligaciones en las torres corporativas de la capital, para elevarlos 12 metros en el mar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación