Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

“La experiencia de Calidad Inmobiliaria en El Salvador es exitosa”

La empresa desarrolla un proyecto inmobiliario corporativo de forma pararalela en El Salvador y Guatemala.

ctv-rdk-dsc 0875

Rafael Monzón, CEOde Caluidad Inmobiliaira, considera que El Salvador posee el clima de negocios adecuados para ejecutar sus proyectos, como Avante y ahora Insigne. | Foto por Huber Rosales

Luego de más de siete años de operar en el mercado inmobiliario salvadoreño, con el Edificio Avante, que costó 45 millones de dólares, la empresa guatemalteca, Calidad Inmobiliaria, anunció la construcción de una segunda torre corporativa.
El edificio, llamado Insigne, será construido en San Benito, en la Zona Rosa, muy cerca del Hotel Hilton Princess.  La inversión ronda los 30 millones de dólares.
El proyecto, que está por anunciarse en los próximos días, espera suplir la demanda de espacios corporativos que hay en este país, en donde la empresa visualizó que abundan las empresas u oficinas que operan en casas grandes. La semana pasada, el semanario  Expansión conversó con Rafael Monzón, CEO de Calidad Inmobiliaria, quien reiteró la confianza que la compañía tiene en El salvador.

¿Cuál es el atractivo de negocios que Calidad Inmobiliaria observa en El Salvador?
La experiencia positiva que hemos tenido con nuestra primera inversión en el país: Edificio Avante, nos ha impulsado a explorar las oportunidades que el mercado salvadoreño ofrece, lo hemos estudiado y hemos encontrado necesidades insatisfechas que nuestro nuevo proyecto Insigne puede suplir. El proyecto  representa una inversión que sobrepasa los $30 millones y reafirma el compromiso de Calidad Inmobiliaria de seguir desarrollando proyectos de gran envergadura y alta calidad en El Salvador.

¿Cuál es su apreciación sobre el clima de negocios e inversiones en nuestro país, comparado con Guatemala?    
Positiva. El “rebalse” que hemos tenido respecto a la demanda de oficinas en Avante, ubicado en Santa Elena, es nuestro referente para continuar apostando por crecer en El Salvador. Mucha gente interesada en oficinas nos ha contactado solicitando diferentes tamaños; tanto inversionistas, como usuarios locales y empresas multinacionales. A raíz de esto empezamos a estudiar la necesidad de espacios adecuados para los diversos rubros empresariales (pequeños, medianos y grandes) y a partir de esos estudios, surge Insigne.  Y un atributo más para invertir en este país es el potencial humano que ofrece al inversionista, y su capacidad de reinventarse y salir adelante frente a cualquier situación que pueda ser considerada inconveniente en un momento específico. Estamos convencidos que el país tiene un potencial para que proyectos como Insigne, así como lo ha sido Avante, sean exitosos.

¿Cuáles son los retos que observa en cuanto a tramitología en El Salvador,  pueel empresariado salvadoreño se queja constantemente de ello?
En nuestro caso, por el momento, no hemos enfrentado ningún inconveniente, contamos con los permisos que se requieren en esta etapa, y esperamos que en la medida vayamos avanzando y se requieran otros documentos contemos con el mismo apoyo que hasta el momento hemos tenido.

¿Para este año, cuáles son las expectativas que poseen de crecimiento?
Nuestras expectativas siempre son positivas, y más que casarnos con una cifra, con lo que nos casamos es con un compromiso de ofrecerle al inversionistas, a las empresas nacionales y extranjeras que buscan diversificar su inversión con el objetivo de minimizar su riesgo tanto de El Salvador y Guatemala, propuestas inmobiliarias vanguardistas, tecnológicas, seguras, con ubicación estratégica,  funcionalidad y que les permita proyectar la solidez de su empresas.

En Guatemala, ¿cómo observa el clima de negocios, tomando en cuenta problemas como corrupción e inseguridad, y clima electoral?
En Guatemala nos pasa lo mismo que en El Salvador: nosotros no vemos problemas, vemos oportunidades de crecer y consolidarnos. Claro que estamos al tanto de lo que ocurre en materia social, política, de seguridad, pero vemos que los países caminan hacia adelante, con mucho esfuerzo y sin detenerse. Calidad Inmobiliaria tampoco se detiene y quiere seguir creciendo, ofreciendo  propuestas diferenciadoras y altamente valoradas que potencian la economía. Avante El Salvador es un ejemplo, porque a pesar de estar en medio de una situación donde la industria de la construcción se contrajo, 2014 fue el año donde se tuvo mejores resultados comerciales en el proyecto.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación