Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ESPECIAL ENADE 2015

"Estas medidas y políticas han sido exitosas en otras partes del mundo"

El presidente de Almacenes Simán, Ricardo Simán, destacó que las estrategias de Giuliani ya han probado su eficacia.El empresario también opinó sobre la posible creación de un fideicomiso de seguridad, entre otros temas.

Ricardo Simán preside Alsicorp Holding, grupo dueño de Almacenes Simán y Prisma Moda, entre otras empresas. Foto EDH/Archivo

Ricardo Simán preside Alsicorp Holding, grupo dueño de Almacenes Simán y Prisma Moda, entre otras empresas. Foto EDH/Archivo

Ricardo Simán preside Alsicorp Holding, grupo dueño de Almacenes Simán y Prisma Moda, entre otras empresas. Foto EDH/Archivo

Una gran oportunidad. Así califica Ricardo Simán la propuesta de combate a la delincuencia que hoy presentará el asesor Rudolph Giuliani.

Simán argumenta que países como Colombia han obtenido buenos resultados con la puesta en marcha de las medidas que plantean el exalcalde de Nueva York y su equipo.

Un país como El Salvador, tan abatido por el crimen, debe aprovechar esta oportunidad porque la situación ha llegado a tal punto que muchas familias viven agobiadas por el acoso de los delincuentes o han perdido seres queridos, mientras que las empresas pagan altos costos de seguridad y pierden oportunidades de crecer, indica Simán.

El también expresidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) se refirió además a la visión de algunos funcionarios de Gobierno que atribuyen la delincuencia a la pobreza.

Desde su perspectiva, esta visión es errónea. Muestra de ello es que hay países con mayores índices de pobreza y con menos delincuencia que El Salvador, aunque también es cierto que muchas familias necesitan mejorar sus condiciones de vida, razonó Simán.

Una de cada tres personas y casi uno de cada cinco hogares en las zonas urbanas de El Salvador dice haber sido víctima de algún acto de delincuencia, según una encuesta que ANEP divulgó la semana pasada. ¿Cómo califica usted la dimensión de estas cifras?

Son gravísimas, gravisísimas, pero no nos extraña. Solo con vivir aquí en El Salvador uno puede estar consciente de lo que nos sucede día a día, en especial nosotros los empresarios, que convivimos y tenemos interacción con nuestros colaboradores todos los días, donde vemos casos difíciles y muy duros en el sentido de las condiciones en las que tienen que desenvolverse ellos, sus familias y amistades. Esto es algo que trasciende cualquier estadística.

ANEP sostiene que los gastos de seguridad para el sector privado en el país rondan los 600 millones de dólares anuales. La delincuencia genera, además, un costo no cuantificable en dinero, que se traduce en el golpe al ánimo de una sociedad y sus posibilidades de desarrollo. ¿Cuál es su perspectiva sobre la dimensión que el problema ha alcanzado en estos dos aspectos?

Es una situación dura para todos los salvadoreños, donde día con día estamos arriesgándonos, especialmente el salvadoreño que viaja en el transporte público y que vive en zonas donde estos grupos delictivos tienen una presencia muy fuerte.

¿Y cuánto cree que está influyendo la inseguridad en el ánimo de los empresarios y en sus decisiones de invertir o no en el país?

Claro que tiene un impacto fuerte, más que todo en los que vengan para invertir, porque los costos que se pueden tener para asegurar instalaciones, colaboradores, etc. desalientan. Y esto, por supuesto, decrece el nivel de competitividad que podemos tener en El Salvador.

No solo estamos hablando de empresas nuevas, también las ya establecidas. Sabemos de algunos que se han retirado del país, no solo por las razones de la delincuencia, sino que en general por el ambiente y por la situación económica que vivimos.

¿Cómo valora la decisión de ANEP de contratar a la empresa de Rudolph Giuliani para que elabore propuestas de combate a la delincuencia en el país?

Creo que es excelente la decisión que han tomado en el sentido de contratar una firma que ha demostrado tener excelencia y buen desarrollo de sus políticas en varios países del mundo.

ANEP, si bien es una institución que está para abordar los temas empresariales y económicos, tiene dentro de sus estatutos un ingrediente muy importante que es social y de país. Yo creo que el problema de la delincuencia trasciende cualquier otro problema de cualquier otro tipo que tengamos los salvadoreños, entonces ANEP como institución y con mucha responsabilidad ha querido buscar siempre, desde hace mucho tiempo, que El Salvador se encamine por la ruta de la prosperidad, del crecimiento, de los beneficios sociales, etc.

Rudolph Giuliani propondrá al presidente Sánchez Cerén una estrategia de combate a la delincuencia, pero no se sabe si él decidirá aplicarla. ¿Qué mensaje le mandaría usted al Presidente sobre la forma en que el Gobierno debe asumir esta propuesta?

Creo que ninguna contribución que el sector privado, ANEP en específico, ha hecho en el pasado o está haciendo en este momento es obligación que el Gobierno la aplique o la tome. Lo que vemos muchos empresarios, y yo creo que la población en general, es que es una oportunidad de aplicar medidas y políticas que han sido exitosas en otras partes del mundo.

Es preocupante que se quiera tratar de enfocar la delincuencia solo por lo que muchos funcionarios dan en llamar la marginación, la exclusión, y la retórica donde se quiere interpretar que los niveles de pobreza son los generadores de la delincuencia.

Yo no quiero negar que al estar en una situación económica de familia dificultosa adonde los padres también abandonan a muchos de sus hijos, no son propensos a estar en estas actividades delictivas, pero hay países en los que la pobreza tal vez es todavía mayor que la nuestra, y no tienen los índices delincuenciales que tenemos en El Salvador. Esto es crimen organizado.

Por supuesto, y no quiero negar en ningún momento que las familias necesitan contar con mayores recursos, con mejores oportunidades, pero esto solo se va a mejorar creando mejores oportunidades de trabajo.

En el seno del Consejo Nacional de Seguridad se está discutiendo la creación de un fideicomiso para la seguridad. ¿Qué opina de esta figura?

La verdad, no conozco absolutamente nada de esa idea, de esa visión de formar un fideicomiso. Primero hay que analizar de dónde lo van a fondear, si va a ser ayuda internacional, si están pensando solo ponerle mayores impuestos a la población y a las empresas. Ya vamos viendo que la carga es bastante pesada, pero que obtengamos los beneficios que argumentan para poder hacer estos cambios y estos aumentos de tributos, porque los últimos gobiernos han recibido cantidades de dinero muchísimo más altas que los que les precedieron, y la verdad es que la situación económica y la situación social no ha mejorado en absoluto. Al contrario, tenemos desestímulo, desinversión, y ese panorama hay que cambiarlo como salvadoreños.

Es importante definir quiénes van a formar parte del fideicomiso, ¿son personas adecuadas?, ¿son personas que conocen de inversión y que van a cuidar esos recursos de los salvadoreños? En Colombia, sé que hubo un esfuerzo similar que lo formó el presidente Uribe, y ese fideicomiso, ese patrimonio fue manejando por gente de muy alta responsabilidad, y ellos eran los que tenían la llave del fideicomiso para poder erogar, y para poder destinarlo a inversiones en concreto. Era gente proba, y entiendo que había muchos empresarios en ese fideicomiso porque eran los mayores contribuyentes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación