Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

PERFIL

Enigmático millonario tras canal nica

Ha desembolsado $100 millones para los estudios de factibilidad del proyecto más $10 millones mensuales para ejecutar una parte del mismo en Nicaragua

Wang Jin es un empresario chino, accionista del rubro telefónico, que ha decidido trazar un canal acuático en Nicaragua, más grande, profundo y ancho que el de Panamá. fotoREUTERS

Wang Jin es un empresario chino, accionista del rubro telefónico, que ha decidido trazar un canal acuático en Nicaragua, más grande, profundo y ancho que el de Panamá....

Wang Jin es un empresario chino, accionista del rubro telefónico, que ha decidido trazar un canal acuático en Nicaragua, más grande, profundo y ancho que el de Panamá. fotoREUTERS

PEKÍN. Wang Jing, el enigmático hombre de negocios tras el proyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, le resta importancia a las dudas que despierta el hecho de que un poco conocido empresario sea capaz de impulsar una obra de ese tamaño, e insiste en que no es un agente del Gobierno de Pekín.

"Yo sé que no me cree", dijo Wang, quien reconoce que ha dedicado 100 millones de dólares a los trabajos para preparar el canal y está gastando 10 millones más al mes en el proyecto.

"Usted cree que hay personas del Gobierno chino en bastidores entregando ayuda. ¿Por qué, entonces, al final es solo Wang Jing quien está al frente?", añadió.

Altos funcionarios chinos, que incluyen al presidente Xi Jinping, al primer ministro Li Keqiang y a exlíderes como Jiang Zemin y Wen Jiabao, han visitado la empresa de tecnología para comunicaciones móviles que desde hace cuatro años es controlada por Wang.

Wang, cuya actividad empresarial pasó casi desapercibida en China y el resto del mundo, hasta el anuncio en Nicaragua del año pasado, no ha hecho más fáciles las cosas por su negativa a referirse a detalles sobre sí mismo o períodos de su carrera.

Durante dos entrevistas en la sede en Pekín de Xinwei Telecom Technology Inc y en varios correos electrónicos, Wang, de 41 años, ofreció nuevos detalles de una vida que sigue siendo misteriosa. "Nací en diciembre de 1972 en Pekín", dice Wang. "Y todos estos años he tenido una vida muy normal".

Proyecto arriesgado

Wang llegó a los titulares de la prensa mundial en junio pasado, cuando firmó una controvertida concesión renovable, sin concurso, con el Gobierno sandinista para desarrollar un canal que competirá con el Canal de Panamá, y otra infraestructura relacionada en Nicaragua por 50.000 millones de dólares. Cinco grupos internacionales han acordado invertir en el proyecto.

Wang parece disponer de efectivo, al menos en el papel. Su principal activo es un 36.97 % de Beijing Xinwei, el desarrollador del estándar tecnológico para comunicaciones inalámbricas de China, que se especializa en redes y productos móviles.

Beijing Xinwei tenía en marzo activos estimados en 26,890 millones de yuanes ($4,333 millones)

El enfoque propuesto es ambicioso. Considera la construcción de un curso de agua que podría tener 210 kilómetros, dependiendo de la ruta, junto con dos puertos, una vía ferroviaria, un oleoducto y un aeropuerto internacional.

El canal sería más largo, profundo y ancho que el de Panamá, que une a los océanos Pacífico y Atlántico, a unos 800 kilómetros al sudeste. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación