Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EMPRESAS

Edesal invertirá $2.5 Mlls. en la modernización de la red en 2016

Con una porción pequeña del pastel de usuarios energéticos, EDESAL confirmó su plan de inversiones para 2016.

Edesal sigue plan de inversiones

La empresa, con sede en San Juan Opico, atiende a clientes del sector residencial, comercial e industrial.  | Foto por Lissette Monterrosa

Dos nuevas subestaciones de energía se encuentran en el tintero de la Empresa Distribuidora Eléctrica Salvadoreña (Edesal), una firma de capital local que en 10 años de operaciones ha logrado afianzar una porción del pastel energético local.

Aunque se encuentra entre los participantes minoritarios, la compañía distribuidora ha invertido desde 2006 a la fecha un total de $9 millones en infraestructura, que incluye líneas de transmisión y dos subestaciones, (un conjunto de equipos que tranforman el voltaje de valores altos a más pequeños desde donde se ramifican las líneas de distribución de energía a los clientes).

En la actualidad, Edesal cuenta con un portafolio de 15 mil clientes, entre residenciales y comerciales e industriales en Santa Ana, San Salvador, La Libertad, San Miguel y Usulután.

En este último segmento, poseen una cartera de 91 clientes, como: Galvaniza, Coca Cola, Plásticos El Panda, Megablock, Gumarsal, Industrias Sanchia, Zeta Gas El Salvador, CS, Salazar Romero, y el centro de Distribución de DHL, entre otros.

Al portafolio de clientes se sumará dentro de poco OPPFilm, una inversión peruana que se ha establecido en San Juan Opico.

Leonel Bolaños, director presidente de Edesal, aseguró que debido al crecimiento que en los últimos años ha registrado la demanda de energía, la compañía ha emprendido un agresivo plan de expansión.

Este año, por ejemplo ha invertido un millón de dólares en la incorporación de 20 kilómetros de líneas. Para 2016, la inversión programada alcanzará los $2.5 millones, destinados a modernizar el servicio de su red. Esto incluirá líneas de transmisión, ampliación de los sistemas de control y dos nuevas subestaciones.

Una de las subestaciones, cuya construcción cuesta $1.3 millones, es Versalles, al norte de San Salvador. Se estima que el proyecto inicie operaciones en marzo del próximo año con una capacidad de 20 Mega voltioamperios (Mva).

“Eso nos dará la capacidad de atender nuevos clientes y mejorar la atención de los actuales, sobre todo a los industriales”, afirmó.

La firma también tiene en el tintero la construcción de una subestación en la colonia Montecarlo, en San Miguel, al oriente del país, en donde en la actualidad tiene redes con alrededor de 6 mil clientes conectados. La inversión asciende a $1.3 millones.

Tanto el terreno como los diseños están listos, sin embargo, siguen pendientes algunas gestiones con la Empresa Transmisora de El Salvador (Etesal). De superar esa fase, la construcción iniciará en marzo, y estaría operando en agosto 2016.

La empresa energética también ha incluido en su plan de desarrollo sostenible el apoyo al desarrollo de las energías renovables en nuestro país.

De hecho, el año pasado un 10% de la energía que comercializa, fue comprada a empresas que ya están generando con este tipo de energía, aseguró. Asimismo, recientemente realizó una alianza con una empresa que construirá en San Juan Opico una central fotovoltaica que generará 5 megavatios.

La participación de Edesal, si bien será minoritaria, marcará sus primeros pasos en el rubro de la energía verde, específicamente, en comercialización.

La infraestructura

Bolaños, uno de los socios fundadores, recuerda que los inicios de la compañía no fueron fáciles, pues en ese entonces comenzaron con dos redes de distribución y apenas cinco clientes. El capital semilla fue de 300 mil dólares.

Hoy día -cuenta- ha logrado afianzar 1.2 % de los usuarios de energía eléctrica del país, que son atendidos a través de dos subestaciones alimentadas desde una interconexión con la central eléctrica INE Talnique, desde donde retira la energía y la distribuye.

La primera subestación, ubicada en Ciudad Versalles, tiene la capacidad de transformar la energía retirada de 46 a 23 kilovoltios (subtransmisión y distribución, respectivamente) e interconectarla con tres bahías de alimentación.

La segunda subestación es Cuyagualo, La Libertad, que tiene la capacidad de trasformar la energía de 46 a 13.2 kilovoltios, para servirla en Lourdes Colón, en la zona de Pasatiempo.

Edesal también cuenta con un sistema de monitoreo, el cual espera mejorar en el corto plazo con la instalación de un equipo de control remoto -en tiempo real-, que le permitirá identificar y atender en forma rápida cualquier irregularidad.

En este punto, Bolaños destacó que, de acuerdo a controles que efectúa la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget), son la empresa con el menor índice de reclamos, gracias a que la infraestructura es nueva y no está sobrecargada. “Le apostamos a la calidad en el servicio que le ofrecemos a nuestros clientes, por eso realizamos reuniones frecuentes con ellos”, reiteró.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación