Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REPORTAJE

La economía crecerá este año a tasa similar a 2015

El precio del petróleo se mantendrá bajo y EE. UU. seguirá creciendo a una tasa similar a la que registró el año pasado, prevén analistas consultados por Expansión.

PIB

La Cepal prevé que el PIB de El Salvador crecerá este año un 2.4%. | Foto por EDH

Perspectiva favorable. Las condiciones económicas internacionales beneficiarán a El Salvador en 2016, según prevén analistas consultados por Expansión.

El nuevo año pinta para la economía muy similar al que recién concluyó. Por eso las proyecciones apuntan también a resultados parecidos a los de 2015, salvo cambios fuertes difíciles de prever.

El Banco Central de Reserva (BCR) proyecta un crecimiento económico de entre 2.3 % y 2.8 %. La Comisión Económica para América Latina (Cepal) anticipa que la economía salvadoreña crecerá un 2.4 %.

“La economía de El Salvador para el 2016 podría crecer a una tasa levemente superior a la de 2015, entre tres y cuatro décimas hacia arriba”, sostiene, por su parte, el economista y asesor privado Rigoberto Monge.

El analista destaca que “en esta estimación interviene un positivo entorno económico internacional para países en desarrollo como El Salvador, que somos importadores netos de materias primas (especialmente petróleo y derivados), cuyos precios en el mercado internacional continuarán siendo bajos, así como por un positivo crecimiento de la economía de Estados Unidos”.

Los bajos precios del petróleo implican una mayor disponibilidad de dinero por parte de las familias y de algunas empresas en el país.

Un crecimiento de la economía norteamericana, por su parte, conlleva buena demanda para productos generados en El Salvador, como prendas de vestir, azúcar, café, y calzado de cuero, entre otros.

La buena salud económica de Estados Unidos se traduce también en mayores y mejores oportunidades de trabajo para los salvadoreños que viven en aquel país, lo que a su vez significa un creciente flujo de remesas familiares.

¿Y LOS FACTORES INTERNOS?

A nivel interno, los analistas ven difícil que la inversión privada mejore y la delincuencia disminuya, dos factores que ayudarían a elevar el crecimiento.

Lo previsible es que la delincuencia seguirá siendo un factor que perjudique a la economía, opina el exministro de Hacienda Manuel Hinds.

En cuanto a la inversión, él cree que difícilmente aumentará, porque el FMLN “tiene metido en su ADN que ellos quieren un país socialista en el sentido de que no haya propiedad privada (...). La gente, poco a poco se ha ido dando cuenta de que eso ahí está y de que lo quieren hacer, y por eso la inversión es bien baja”.

Al preguntarle si cree que el gobierno de Sánchez Cerén ha reducido la confrontación con el sector privado, que caracterizó a la administración Funes, Hinds responde que no.

“La inversión no cae porque los traten mal (a los empresarios) o porque les digan insultos, sino porque creen que el gobierno les va a quitar su inversión”, señala el economista.

Monge, por el contrario, observa que ya en 2015 hubo avances en este sentido. “Algunos espacios de mejora de diálogo que se han iniciado en 2015 entre algunos componentes del gobierno en general y del sector productivo se han traducido en anuncios de nuevas inversiones”.

PREVÉN POCO IMPACTO DE FOMILENIO II

Con respecto a la ejecución de proyectos del segundo compacto de los Fondos del Milenio, los analistas anticipan un impacto pequeño para el crecimiento económico.

De hecho, la propuesta de inversión para el primer año es de 25.5 millones de dólares, un monto que repercutirá en las comunidades donde se ejecuten los proyectos, pero no a escala nacional, anticipa Hinds.

Adicionalmente, Monge teme que el clima de delincuencia e inseguridad pueda frenar el impacto de estos proyectos de Fomilenio II.

Los analistas también coinciden en que el Gobierno debería aprovechar el viento internacional favorable para tomar medidas que fortalezcan el crecimiento económico y permitan mejorar las condiciones de vida de la población.

Una de las áreas en que se puede mejorar es en la agilización de trámites y de burocracia para exportar, coinciden tanto Hinds como Monge.
Por ejemplo, se debe corregir “la revisión intrusiva de las exportaciones e importaciones, y la falta de una infraestructura física moderna en los puntos de salida y entrada de mercancías”, detalla Monge.

Uno de los proyectos que las autoridades analizan para desarrollar en Asocio Público Privado con dinero de Fomilenio tiene que ver, precisamente, con infraestructura para exportación e importación: el desarrollo de la terminal de carga del Aeropuerto Internacional Monseñor Romero.

Pero los analistas no ven señales claras de que la ampliación del aeropuerto inicie este año.

“La ampliación es urgente. Vemos remodelaciones en marcha en el Aeropuerto, pero se necesita saber el estatus detallado de la ampliación y modernización de las instalaciones aeroportuarias”, opina Monge.

Con respecto a la largamente pospuesta concesión del puerto de La Unión, los analistas anticipan que difícilmente se concretará en 2016.
Hinds cree que no habrá empresas interesadas en el puerto, mientras que Monge sostiene que no se ven anuncios claros del gobierno, con calendarios definidos para otorgar la concesión.

Otro aspecto que según los analistas ha frenado la economía en años recientes ha sido el aumento de impuestos. Hinds cree que el Gobierno volverá a hacerlo este año, “porque tiene una incapacidad de recortar gasto terrible”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación