Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

REPORTAJE

El Diagnóstico se codea con los latinoamericanos competitivos

Se compara con centros como el Fleni, de Argentina; Das Clínicas, de Brasil, y ABC, de México, por prestigio y uso de tecnología de punta para cáncer, cerebro y corazón Compite en el mercado de pacientes que buscan hospitales de prestigio de Florida

Comenzarán a construir una torre de especialidades médicas que albergará un instituto de neurociencias y 60 consultorios.

Comenzarán a construir una torre de especialidades médicas que albergará un instituto de neurociencias y 60 consultorios.

Comenzarán a construir una torre de especialidades médicas que albergará un instituto de neurociencias y 60 consultorios.

El Hospital de Diagnóstico es el único en El Salvador asignado por las autoridades para atender posibles urgencias médicas en las visitas de grandes personalidades, entre ellos, los presidentes Barack Obama, Bill Clinton y George W. Bush, así como a el Príncipe Felipe, la Reina Sofía de España o a Hillary Clinton. También se ha posicionado como el único en Latinoamérica en tener el primer centro de radiación e investigación con radios gamma rotatorios y tomoterapia, la posición más alta alcanzada en el mercado hospitalario para el tratamiento del cáncer.

Su posicionamiento en el mercado latinoamericano lo ha llevado a codearse con los centros hospitalarios más avanzados del hemisferio, tales como la Fundación Fleni, de Argentina, reconocido por sus tratamientos contra enfermedades neurológicas; el Das Clínicas, de Sao Paulo, el mayor complejo médico de la región que posee siete institutos de especialidades, y el ABC, de México, especializado con centros de neurología, ginecología, pediatría, cardiología, nutrición y trasplantes.

En los últimos cinco años, el Hospital de Diagnóstico ha invertido más de 12 millones de dólares en la adquisición de los más avanzados aparatos médicos para el tratamiento del cáncer, enfermedades neurológicas y cardíacas. El monto incluye la creación del Centro Internacional del Cáncer, el cual cuenta con los equipos más avanzados en radioterapia, quimioterapia y radiocirugía, lo más tecnificado del mercado médico que permite la precisión quirúrgica sin bisturí.

Estas inversiones han permitido a la institución convertirse en el primer centro hospitalario de Latinoamérica con la tecnología más avanzada en el tratamiento del cáncer.

Fundado hace 30 años, el Hospital de Diagnóstico se ha convertido, a la vez, en el único en El Salvador en el desarrollo de especialidades médicas y de inversión en infraestructura y tecnología de vanguardia.

Hasta la fecha, el complejo es integrado por dos sucursales hospitalarias, una en la colonia Escalón y otra en la colonia Médica, el Centro de Imágenes Brito Mejía Peña, el Instituto de Neurociencias, el Laboratorio de Diagnóstico Escalón y el Centro Internacional de Cáncer.

Planes para 2013

Rodrigo Brito, presidente y director del Hospital de Diagnóstico, así como Eduardo Lovo, encargado del Centro Internacional del Cáncer, confirmaron a Expansión que para el próximo año apostarán mayor inversión para dotar de mayor desarrollo al Centro del Cáncer y los servicios de especialidades del cerebro con tratamientos de neurocirugía.

"Se invertirá en el primer centro latinoamericano de radiación e investigación con radios gamma rotatorio, una modalidad de radioterapia para cerebro, con precisión marcada que puede tratar no sólo tumores, sino Parkinson, epilepsia, trastornos compulsivos, dolor de cabeza, y dolor de cara", comentó Lovo.

Para 2013, el Diagnóstico será el centro más avanzado de latinoamérica y el primero en el hemisferio con tecnología de radios gamma rotatorios.

Los tratamientos con tal tecnología estarán disponibles en marzo de 2013, inversión que se eleva a casi tres millones de dólares.

"La tomoterapia para el cuerpo y la radioterapia para el cerebro son la joya de la corona, no hay nada más arriba de eso en Latinoamérica, esta es la carta de presentación nuestra. Eso, y toda la tecnología adquirida para otras especialidades nos pone en un lugar comparable a cuatro centros en el hemisferio y ninguno de Centroamérica, en el mercado de pacientes con cáncer y con enfermedades neurológicas complejas", resaltó Lovo.

Invierten la utilidad en tecnología

"No compramos equipo usados, ni reacondicionados o viejos. Todos los equipos son de última generación, eso nos hace muy buenos, no hay otra forma de hacerlo bien y de ser los primeros en Latinoamérica", comparó Brito, al referirse al avance y al prestigio alcanzado frente al resto de hospitales del país y de la región.

Brito comparó que mientras el resto de hospitales locales se ha quedado en la antigua filosofía de vender servicios y ganar utilidades, el Hospital de Diagnóstico sustentó su apuesta por la constante inversión en tecnología y desarrollo de capacidades, para atender no sólo la demanda interna, sino la internacional.

Tres cuartas partes de las utilidades que recibe la junta directiva son destinadas a la compra de equipo de punta, capacitación de personal y mejora de infraestructura.

Anualmente, agregó, se invierte un millón de dólares, sin contar los créditos bancarios gestionados para los proyectos que se ejecutan. La construcción del Centro Internacional del Cáncer costó más de 6 millones de dólares y la compra de aparatos modernos ascendió a 6 millones más, informó.

Expansión, la próxima meta

Brito descarta que vayan a fusionarse con algún hospital local para expandir sus operaciones en El Salvador. "Preferimos hacerlo nosotros mismos y hacer las cosas bien", reiteró al refutar la idea.Brito confirmó que ara abril de 2013 arrancarán la construcción de una torre de especialidades médicas que albergará un instituto de neurociencias y 60 consultorios, alojados en cuatro niveles e intercomunicados con el Hospital de Diagnóstico Escalón por una pasarela que cruzará el paseo del mismo nombre. La inversión estimada es de los 12 millones de dólares y comenzará a operar en 2014.

A partir de 2014, el horizonte próximo que el Hospital de Diagnóstico tiene preparado es la construcción de un nuevo centros hospitalario y clínico para atender la demanda de servicios médicos de la zona sur de la capital y del departamento de La Libertad.

El crecimiento de la población hacia las zonas de Santa Elena y carretera al Puerto de La Libertad ha ayudado para que el junta directiva avale esta nueva inversión, la cual está valorada en 20 millones de dólares, incluyendo terrenos, infraestructura y tecnología.

La estrategia de expansión que el Hospital se ha trazado, consideró Lovo, está enfocada en captar la demanda de tratamientos médicos de avanzada que hay tanto en El Salvador como en Centroamérica y el resto de Latinoamérica.

En promedio, el Hospital de Diagnóstico atiende 45,000 pacientes anuales, de los cuales el 5% proviene de Centroamérica, de Colombia, Ecuador y Bolivia, informó.

Las nuevas inversiones, agregó, también buscan competir de frente con la demanda de pacientes que buscan centros hospitalarios de Florida, Estados Unidos.

Contrario a lo que los pacientes internacionales creen, ejemplificó, el uso de radiocirugía con radios gamma rotativos para el tratamiento del cáncer sin bisturí no es una tecnología que está disponible en Estados Unidos, donde sólo existen un promedio de 70 máquinas de este tipo, versus 5,000 de clase convencional.

"La probabilidad de ser tratado con esta máquina nueva en Estados Unidos es baja que hacerlo en El Salvador. Muchos pacientes latinoamericanos son tratados en El Salvador a una fracción menor del costo que tendría en Estados Unidos", comparó Lovo.

Los pacientes internacionales buscan tratarse en el Hospital de Diagnóstico de El Salvador, porque les resulta más barato en términos geográficos, tecnológicos y de costo. Un día son intervenidos y retornan a sus países al día siguiente, porque no hay necesidad de cirugía, señalaron. Para Brito, las posibilidades de servir a pacientes internacionales es cada vez mayor en la medida en que invierten en tecnología para tratar enfermedades de cáncer, cerebro y corazón, la especialidad del Diagnóstico.

Sólo en El Salvador, la incidencia de cáncer en la población es de 0.4%, es decir, 20,000 nuevos pacientes anuales y 90,000 a nivel centroamericano, si se usa el mismo parámetro. El Parkinson, la metástasis cerebral y las epilepsias reflejan unos 50,000 pacientes nuevos por año.

Para Brito, la demanda de servicios en estas áreas es inmensa y sólo puede ser satisfecha con tecnología de punta y recurso humano capacitado, por ser enfermedades de alta complejidad.

"Nuestra visión es reinvertir continuamente en tecnología, si no, nos quedamos en el pasado y el que se detiene, retrocede, porque los demás avanzan", concluyó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación