Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dakota del Norte: Susurro de drones reemplaza rugido de jets

Dakota del Norte es uno de los seis sitios en el país donde se ensayan los aviones no tripulados, que aún provocan temores sobre seguridad y violaciones de la privacidad.

Foto: AP

Foto: AP

Foto: AP

El rugido de grandes bombarderos y aviones cisterna de la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha dejado de oírse en la base aérea Grand Forks y en su lugar se escucha ahora el murmullo generado por los drones en el primer aeródromo del país dedicado exclusivamente a los artefactos voladores no tripulados.

La construcción de las instalaciones en Grand Sky probablemente comenzará en mayo, pero empresas nacionales e internacionales buscan su espacio en el parque de 110,000 metros cuadrados (1.2 millones de pies cuadrados) junto a la vieja plataforma donde en otros tiempos los bombarderos y cisternas estaban en alerta para remontar vuelo en cualquier momento.

Dakota del Norte es uno de los seis sitios en el país donde se ensayan los aviones no tripulados, que aún provocan temores sobre seguridad y violaciones de la privacidad. Los inquilinos del nuevo parque probablemente investigarán y desarrollarán drones para numerosas aplicaciones: agricultura, mantenimiento del orden, energía, administración de infraestructura, seguridad pública, seguridad costera, entrenamiento militar, búsqueda y rescate y respuesta a desastres naturales.

La gran empresa de tecnología para la defensa Northrop Grumman, con sede en Falls Church, Virginia, ha firmado una carta de intención para construir en el parque y otros colosos probablemente imitarán su ejemplo, dijo el presidente de Grand Sky Development, Tom Swoyer. Añadió que se reunió la semana pasada con representantes de dos compañías interesadas, una de ellas un "nombre muy familiar en la industria de sistemas no tripulados" que se negó a identificar.

"Las compañías del sector empiezan a tomar nota", dijo Swoyer. "Estamos recibiendo mucha información".

Una compañía que quiere ser de las primeras es Smart C2, una empresa de informática de reciente creación que decidió instalar su sede en Dakota del Norte porque el estado promueve el vuelo no tripulado. Su presidente y director general, Stuart Rudolph, dijo que todos los actores cruciales estarán en el parque.

"Grand Sky será el crisol", dijo Rudolph. Señaló otros factores favorables como la presencia de profesionales, la facultad aeroespacial de la Universidad de Dakota del Norte, una escuela técnica cercana, el apoyo del gobierno, la financiación privada y mucho espacio aéreo.

La posibilidad de tener a los competidores bajo el mismo techo también es bueno, dijo Rudolph.

"Este sector es demasiado joven para preocuparse por la competencia", dijo. "Invertimos en Dakota del Norte porque creemos que aquí se reunirá la gente idónea para resolver los problemas de Estados Unidos".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación