Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

ESCÁNDALO

Cúpula brasileña de Petrobras podría tener que renunciar

La presidenta ejecutiva de la petrolera estatal dijo que altos directivos podrían tener que irse, excepto ella misma

Un manifestante limpia la entrada del edificio central de Petrobras en una protesta para exigir "limpieza" en la compañía estatal petrolera.

Un manifestante limpia la entrada del edificio central de Petrobras en una protesta para exigir "limpieza" en la compañía estatal petrolera.

Un manifestante limpia la entrada del edificio central de Petrobras en una protesta para exigir \"limpieza\" en la compañía estatal petrolera.

RÍO DE JANEIRO. Altos directivos de Petrobras podrían tener que renunciar para evitar que se retrase más el reporte de resultados auditados del tercer trimestre de la petrolera estatal, dijo hoy la presidenta ejecutiva de la empresa brasileña.

Maria das Graças Foster aseguró que conversó con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, sobre posibles renuncias, incluida la de ella misma, en medio de una investigación sobre un presunto esquema de corrupción que involucra a la compañía, contratistas y la coalición política gobernante.

"La presidenta cree que debería continuar", dijo Foster a periodistas. "Mi motivación es evitar demorar la divulgación del balance de nuestras ganancias debido a la investigación".

Petrobras retrasó la entrega de sus resultados trimestrales el mes pasado luego que su auditor, PricewaterhouseCoopers, rehusó avalarlos hasta finalizar una investigación interna sobre corrupción.

ACUSACIONES DE SOBORNO

Fiscales acusan a contratistas de Petrobras de formar un cartel que cobró de más por proyectos de construcción e ingeniería, aumentando el valor de los activos y canalizando sobornos a ejecutivos y partidos políticos, lo que eleva las perspectivas de una fuerte amortización en el próximo balance de la compañía.

La compañía tampoco ha podido divulgar resultados financieros no auditados para el período y no cumplió con el plazo final que se había impuesto -el viernes pasado- para solucionar el problema.

El escándalo llevó a presentar cargos sobre casi 40 personas, incluyendo ex ejecutivos de Petrobras, en las ciudades de Curitiba y Río de Janeiro.

También está remeciendo el inicio del segundo período de Rousseff tras su estrecha victoria en octubre, en una de las carreras presidenciales más ajustadas del último tiempo.

Rousseff fue presidenta del directorio de Petrobras entre 2003 y 2010, cuando se habría producido la mayor parte del supuesto esquema de corrupción y los sobrecargas. La mandataria ha dicho que no tenía conocimiento de los hechos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación