Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

AUTOS

Cuarto poder

BMW introduce la Serie 4 al país, una expresión deportiva y sensacional de uno de los sedanes deportivos más exitosos del mundo.

Una sensacional combinación de materiales en el interior con una carga tecnológica muy importante, rinden un gran equilibrio entre lujo y tecnología.

Una sensacional combinación de materiales en el interior con una carga tecnológica muy importante, rinden un gran equilibrio entre lujo y tecnología.

Una sensacional combinación de materiales en el interior con una carga tecnológica muy importante, rinden un gran equilibrio entre lujo y tecnología.

Por décadas, BMW fabricó un coupé de talla mediana bajo la denominación de la Serie 3. Luego de casi cuatro décadas, los alemanes cambian el juego y han dotado al auto de una personalidad propia, marcadamente más intensa y un nuevo nombre: Serie 4.

Ya está en El Salvador y aunque se trate de un vehículo de nicho, es un símbolo de prestigio y prestaciones que subraya los valores de marca que imprime BMW en sus vehículos de talante más atlético.

Si bien está construido sobre la misma arquitectura básica del Serie 3, el sedán de mayor venta de BMW, el vehículo se distingue de manera inequívoca gracias a la estética más enfocada en los valores atléticos. El perfil es donde mayor distancia interpone con su hermano de cuatro puertas, tiene una proporción que destaca con más fuerza los rasgos musculosos y la distribución de volúmenes.

Hay pequeños detalles que dejan claro que este es un vehículo para vivir la velocidad con distinción. Por ejemplo, las tomas de aire situadas detrás de los guardabarros delanteros. No es algo solamente estético, pues están destinados a mejorar el flujo de aire por los costados del vehículo y a disipar el calor proveniente de los frenos.

Igualmente, los para golpes frontales y los faros tienen un diseño más agresivo y cercano al piso.

El desempeño del vehículo está más enfocado en brindar sensaciones fuertes. A diferencia de su hermano de cuatro puertas, el auto tiene una suspensión más comunicativa, con el objetivo de brindar aplomo durante la conducción entusiasta, pero también un balance razonable con los valores de comodidad requeridos para viajes largos. Es decir, el Serie 4 es un grand tourer muy respetable.

Nada de eso podría ser si no se contara con los argumentos dinámicos. El auto cuenta con un reparto de pesos de 50/50 en ambos ejes, un balance ejemplar. Bajo el capó hay motores de cuatro y seis cilindros, el 428i tiene un cuatro cilindros con turbo de 254 HP, mientras el 435i es movido por un seis cilindros con turbo de 306 HP. Se puede optar por una caja manual de seis cambios o una automática de ocho velocidades con opción a mando secuencial.

ELEGANCIA NATA

El lujo y los valores emotivos están también plasmados en la cabina del Serie 4. Al diseño deportivo y el empleo de materiales de altísima calidad, el equilibrio entre ergonomía, practicidad y funcionalidad es extraordinario en este vehículo de cuatro plazas. Todo lo que toca el cuerpo expresa esmero y obsesión germana por la calidad.

Por estos días, BMW está experimentado un crecimiento extraordinario en muchos frentes. Por ejemplo, en marzo pasado BMW vendió por primera vez en su historia más de 200 mil automóviles, también amplió su capacidad de producción en 50 % en la planta de Spartanburg, (Carolina del Sur, EE. UU.) que ahora podrá fabricar hasta 450,000 autos anuales. No hay duda de que la firma de Munich vive un florecimiento sin precedentes.

Volviendo al Serie 4, es un automotor acorde a las exigencias ambientales, cuenta con sistema Start-Stop y un consumo reducido hasta en 20 % gracias a los principios de eficiencia aplicados mediante la filosofía Efficient Dynamics. Por supuesto, el auto tiene la interfaz de manejo iDrive para operar el equipo de entretenimiento abordo, que cuenta con una aplicación propia para teléfonos móviles.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación